Wichís hacen una rifa para comprar un doppler fetal y un oxímetro infantil

Chaco salteño pobreza niños

Nenes de la etnia wichi de Alto La Sierra, Santa Victoria Este, Rivadavia - Foto: Agustín Ochoa / Archivo

Se trata de la comunidad de Capitan Pagé ubicada al límite con Formosa, donde la atención sanitaria es sumamente precaria. «Hay problemas de salud en los niños, no hay cómo controlarles acá», explicaron desde el norte salteño.

Demetrio Soraire es de Capitán Pagé, una comunidad del pueblo wichí ubicada en el departamento Rivadavia, municipio Banda Norte (Coronej Juan Solá, Morillo). Se encuentra al límite con Formosa y la temperatura por estos días rondan los 37 grados.

En los últimos días esa comunidad norteña lanzó una rifa para poder comprar un doppler fetal y un oxímetro infantil para niños y niñas de la zona, habida cuenta la pobreza estructural en el sistema de salud.

«Hace poco tuvo un problema una chica de acá, embarazada, y no hay cómo controlarle en la salita«, contó Soraire en diálogo con Sapo de Otro Pozo (FM Noticias 88.1). A raíz de la imposibilidad de tratarse en su comunidad, explicó el referente originario, deben trasladarse 60 kilómetros hasta el pueblo de Morillo y si ahí no pueden atenderse, la única salida es ir hasta Orán, a 250 kilómetros.

El dinero recaudado a pulmón será almacenado en una cuenta de Mercado Pago y realizarán, además, un mini bingo. También analizan si hacer un campeonato de fútbol y otras actividades para conseguir los fondos. «Acá siempre lo hacemos a pulmón. Estamos haciendo colectas entre los vecinos, entre los buenos que escuchan la radio que por ahí mandamos mensajes y colaboran», dijo Soraire.

Respecto a los aparatos que quieren comprar, el miembro de la comunidad Capitán Pagé aseguró que es «de suma utilidad» y explicó que la presencia de profesionales es irregular: «No contamos con médicos todos los días; no tenemos ambulancia».

Clara, otra integrante de la comunidad, añadió que también buscan que se puedan reparar los equipos de una odontóloga que trabaja en el lugar ya que por ahora «lo único que se puede hacer es la extracción de muelas». «Es como que en salud estamos bastante flojito acá«, sintetizó.

«Pagé es un pueblo muy lejano, muy cargado, muy abandonado, muy olvidado por los politicos porque siempre estan todos los demás pueblos y al último llega todo a Pagé. El puesto sanitario necesita muchas cosas la camilla en el puesto sanitario esta calzada por ladrillos , no se puede mover mucho porque el paciente termina en el suelo pero necesitamos muchas cosas aquí», indicó la mujer.

Sobre la falta de profesionales de la salud, Clara dijo que «según la autoridades dicen que los médicos no quieren venir a trabajar a esta zona porque es muy fea. Pero bueno, hay población acá, somos salteños y esperamos que el gobierno provincial se acuerde de vez en cuanto de nosotros porque tenemos muchas necesidades».

Por otro lado, Demetrio Soraire contó que si bien ahora tienen agua, no han recibido un tanque que le prometieron hace 3 años desde el Gobierno de la Provincia y deben recorrar casi 400 metros para sacar algunos litros. Sin embargo, el agua de allí tiene arsénico, que es altamente perjudicial para la salud.

Además, relató que en los meses de mayo y junio funcionarios provinciales arribaron al lugar para analizar el suministro de agua. Según contó Soraire, les prometieron que iniciaría una obra, pero hasta el momento no hubo avance alguno.

Instagram did not return a 200.