Una familia necestió $56.459 de ingresos en enero para no ser pobre

Las cifras desprenden del INDEC. En el primer mes del año, la Canasta Básica Total registró una suba del 4,2% y la de alimentos un 4,6%, mayor a la inflación general.

Un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesitó tener ingresos por $56.459 para no caer debajo de la línea de la pobreza en enero. Los datos corresponden a un relevamiento del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), el cual arrojó un aumento del 4,2% en la Canasta Básica Total (CBT).

Por su parte, la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide únicamente el consumo de alimentos, registró una suba mensual de 4,6%. Así, una familia necesitó al menos $23.722 para no caer en situación de indigencia.

De esta forma, dos salarios mínimos, vitales y móviles no alcanzaron para superar la línea de la pobreza: con el aumento del 10% en diciembre, quedó en $20.587,50. A ello debe sumarse que si bien la CBT contempla gastos por mantenimiento de hogar, no así el pago de un alquiler, por ejemplo.

La tendencia alcista de los precios de los alimentos por encima de la inflación confirma que el impacto de la inflación perjudica aún más a sectores de ingresos medios-medios bajos. La canasta básica total incrementó un 38,8% respecto a igual mes del año anterior, mientras la canasta básica alimentaria lo hizo en un 44%.

La canasta básica alimentaria responde a los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para un determinado grupo familiar, compuesto entre otros productos por pan, arroz, fideos, papa, azúcar, legumbres secas, carne, menudencias, fiambres, aceite, huevo y leche, entre otros.

En tanto, para determinar la canasta básica total se utiliza como base la canasta familiar y se le suma los precios de bienes y servicios no alimentarios.

Instagram did not return a 200.