«Se podría haber evitado»: el papá de Nahuel sobre la inacción de Seguridad

Federico Vilte señala que el crimen de su hijo «estaba todo preparado, todo organizado» y que se consumó por la no intervención policial ante los llamados realizados. Afirma que Javier Ponce y Alejandra Quinteros, los «patrones» del Parque, manipulan a sus empleados y tratan mal al resto, además de que tendrían vínculos con funcionarios municipales. «Quiero que se haga Justicia. Que caigan todos los que tengan que caer», pidió.

El crimen de Nahuel Vilte (21) fue el trágico desenlace de una pelea entre puesteros del Parque San Martín que se podría haber evitado. También es, entonces, una consecuencia del abandono estatal que opera en dos sentidos: la falta de regulación (o el control amañado) a las actividades de la economía informal por parte de la Municipalidad de la Capital en el Parque San Martín y lugares públicos en general y la inacción del Ministerio de Seguridad dependiente del Gobierno de la Provincia.

A tales conclusiones ha llegado el padre de la víctima, Federico Vilte. Según relató el hombre en el programa Sapo de Otro Pozo (FM Noticias 88.1), antes de la pelea que terminó en el asesinato de su hijo habían llamado a la Policía al menos cuatro veces para advertir las agresiones por parte de Javier Ponce y María Alejandra Quinteros, la pareja señalada como los patrones del lugar y que habría co-participado del homicidio, cuya ejecución corrió por cuenta de su empleado Rafael Falcón. Hasta ahora nadie sabe dónde están.

«Yo siento que a nosotros nos abandonó el Estado, nos abandonó la Seguridad, nos abandonaron todos en el momento. Porque cuando Ponce fue a hacer problemas al carro se llamó a la Policía y cuando la Policía llegó, se paró en el lugar de la mujer de Ponce y ellos señalaron para nuestro lado. Osea como que ellos se sentían que nosotros le hicimos algo y nosotros no le hicimos nada. Vino la policía como queriendo decir que nosotros los estábamos incitando a la violencia y nada que ver. En el vídeo está a la vista. Llegaron no sé cuántos móviles, infantería, y les explicamos. Y les hicimos ver el vídeo», sostuvo Vilte en referencia a las imágenes tomadas antes del crimen en las que se puede ver la agresión de Ponce a su esposa e hija.

SOBRE EL TEMA: El asesinato de Nahuel enciende la polémica entre Provincia-Municipio

Para el papá del joven asesinado, si «hubiesen dejado un policía» en el lugar la muerte de Nahuel «se evitaba». «Pero esto estaba todo preparado, todo organizado. Ellos (por Ponce-Quinteros) siempre fueron los mismos: siempre incitaban a sus empleados a ser malas personas. Era un patrón patotero (…) siempre andaba con gente atrás o si alguien le decía algo, agarraba un palo o un caño», apuntó Vilte para describir el accionar de esta pareja. También dijo que la violencia que ejerce este dúo «antes de la pandemia nunca hubo en el Parque«, y rememoró: «Yo conozco puesteros que nunca hicieron problemas porque se puso otro puesto cerca. Y nunca pasó nada«.

Lo relatado por Vilte hasta aquí permite desdibujar el rol policial en el caso, pero, además, aporta información sobre la situación de los puesteros y la intención de la pareja Ponce-Quinteros de dominar el negocio acaparando la mayor cantidad de locales posibles mediante la violencia. «Siempre dijeron que son los dueños del Parque«, dijo el padre de Nahuel sobre los patrones. Además de «manipular a sus empleados» y usarlos como «títeres», dijo Federico Vilte, Ponce se hacía pasar ante las autoridades de Control Municipal como «delegado» de los puesteros sin haber tenido la legitimidad de las familias que allí trabajan.

Vilte cuestionó el rol municipal y se hizo eco de las palabras de la jefa comunal Bettina Romero que habló de «mafias» en sus redes sociales. «Ella hablo de mafias… ella como Intendenta, como quien maneja la Ciudad, tendría que ver qué clases de funcionarios tiene. Tendrían que escarbar ahí qué es lo que hay.. porque este tipo (por Ponce) tenía teléfonos del supuesto Director de Control, de Cordeyro, de uno y de otro.. siempre tenía reuniones con uno y otro. Hasta los mismos inspectores por ahí te decían ‘este Ponce siempre está en la Alvarado’ y se presentaba como delegado (…). Habla macanas de ustedes para acomodarse él», manifestó el padre de Nahuel para describir la presunta connivencia de Javier Ponce y empleados municipales.

Ponce se hacía pasar ante las autoridades de Control Municipal como «delegado» de los puesteros sin haber tenido la legitimidad de las familias que allí trabajan.

«Quiero que se haga Justicia. Que caigan todos los que tengan que caer. Yo siento que el Estado y la Seguridad nos dejó solos. Esto se podría haber evitado, la muerte de un chico de 21 años… no sé qué decirte en este sentido. Yo siento que nos dejaron solos», expresó Federico Vilte y adelantó que accionarán legalmente: «Justicia por mano propia no se puede hacer«. El hombre aclaró que no tiene nada en contra de Ponce y Quinteros, dijo que incluso antes se saludaban, pero sostuvo que las agresiones comenzaron cuando decidieron darle un techo a una pareja venezolana con un bebé en brazos.

La familia Vilte tiene un carro de comidas en el lugar, situación por la cual han sido denigrados por Ponce. «Una vez le dijo a mi hija ‘lo único que saben es vender hamburguesas'», relató el padre de Nahuel en el programa radial de este medio. Sobre la cancelación al trabajo en el Parque que proponen las autoridades gubernamentales (Provincia y Municipio), Federico dijo que le parece que «está mal» porque «hay gente que necesita trabajar dignamente«. «Es el día a día; hoy como está la situación está todo difícil», dijo.

Nahuel tenía 21 años, era fanático del Club Peñarol, trabajaba de cadete y a veces ayudaba con el negocio de su familia. El joven fue al Parque San Martín porque alguien le avisó que habían agredido a su hermana y a su madre. Cuando llegó, intentaron calmarlo al decirle que ‘no pasaba nada’. Pero en ese momento aparece su hermana con un golpe en la cara, tras lo cual reaccionó y fue a buscar respuestas. Se agarraron a pelear a Falcón: Nahuel le estaba ganando en el mano a mano y ahí se meten Javier Ponce y un tercero que le pega de atrás. Logran reducirlo de espaldas y finalmente lo degollan.

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.