Santa Victoria Este: Originarios pedían agua potable y alimentos, los reprimieron

Algunas comunidades están bebiendo agua de lagunas. También reclaman por el retraso en la distribución de los módulos alimentarios y piden insumos para protegerse del coronavirus. Denuncian discriminación de policías criollos.

Este viernes a la madrugada se desató una violenta represión a las comunidades originarias de Santa Victoria Este, al norte de Salta, quienes se encontraban tomando la Municipalidad para visibilizar una serie de demandas.

Los originarios piden al intendente wichí Rogelio Nerón que gestione ante el Gobierno de la Provincia y de la Nación la realización de pozos de agua potable y la repartición de módulos alimentarios a tiempo.

Nosotros tenemos problemas de la necesidad. La necesidad es del agua: no contamos con pozos de agua“, explicó Abel Mendoza, oriundo de esa localidad del departamento Rivadavia.

Mendoza recordó que saludaron el gesto del empresario Marcelo Tinelli para realizar 10 pozos de agua– anunciado por el propio gobernador Gustavo Sáenz– pero lamentó que hasta el momento algunos de ellos no se hayan concretado. “Nosotros esperanzados, contentos, pero después nos dimos con que hicieron 2 nomás“, señaló en diálogo con FM Noticias 88.1. Uno de esos pozos se hizo en el municipio Rivadavia Banda Sur, ya que estaban destinados para distintas localidades del Chaco Salteño.

Gustavo Sáenz anuncia junto a Tinelli la construcción de los pozos de agua

“Tenemos mucha escasez. Estamos tomando agua de laguna”, relató el Mendoza para graficar la situación. Al ser consultado por el rol del Ejército en la distribución de agua, dijo que por la cantidad de comunidades- 74 según detalló– no alcanzan las provisiones.

Tenemos mucha escasez. Estamos tomando agua de laguna

Abel Mendoza, wichí de Santa Victoria Este

Por otro lado, a la necesidad del agua se le suma la de los alimentos y la falta de dinero. Según detalló uno de los originarios que tomó la Municipalidad, la repartición de los módulos alimentarios que adoptó el Gobierno Nacional y canalizó el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia “de a poco se fue desapareciendo, se fue alargando los meses”. “En fin, ya no tenemos esperanza de que los módulos alimentarios vengan a Santa Victoria”, lamentó.

Mendoza comentó que, al principio, cada niño recibía un bolsón por familia una vez al mes. Después pasó a ser cada dos meses y hasta tres. “Nosotros ya no aguantamos”, espetó, en claro tono de tristeza.

Ya no tenemos esperanza de que los módulos alimentarios vengan a Santa Victoria

Por otro lado, el originario señaló que no existe control en los ingresos y salidas de esa localidad, que limita con Bolivia y Paraguay. “El cuidado sobre las calles, el control de las personas, con todo lo que es insumo de higiene y todo lo que es para evitar el contagio del coronavirus es tierra de nadie. Acá no hay control ni seguridad para protegernos del famoso coronavirus“, precisó.

A su vez, el oriundo de la comunidad Santa Victoria 2 dijo que reclamaban por la discontinuidad de un programa que otorgaba 300 pesos por persona. “No es mucho, pero alcanza para harina, azúcar“, dijo, tras detallar que en la nueva gestión se paralizó.

Por su parte, Mendoza recordó la muerte del dirigente wichí Pedro Lozano, quien fuera secretario del gabinete municipal, y lamentó que no haya tenido un cajón para su entierro y que fuera envuelto en una bolsa de nailón. “Cuando fallece queda la esposa de este difunto con cinco hijos, totalmente quedó desamparada, sin la ayuda del municipio y está padeciendo hambre“, agregó.

Represión y discriminación

El desalojo habría tenido el aval del juez Nelson Aramayo, del distrito Tartagal, a pedido del fiscal Armando Cazón de Salvador Mazza. Se cursó a medianoche, con lo cual la represión llegó de madrugada.

Nos maltrataron, nos pegaron, nos han tirado la comida de la olla, nos han desarmado las carpitas. Nos hicieron de todo. Manoseaban a las mujeres“, detalló un originario reprimido.

Sobre los policías, dijo que “se mataban de risa” y les decían que “el indio es vago” que no tienen “derecho a vivir porque son como animales” y amenazaron que si volvían, los “iban a matar porque son estorbos del Estado”.

Facebook Comments
Instagram did not return a 200.