Rosario de Lerma: A los gritos y sin barbijo, Galleguillos & Cía. contra cambio de autoridades del CD

Los polémicos hermanos y concejales Galleguillos - Imagen Ilustrativa

La concejala Griselda Galleguillos fue desplazada de la presidencia del cuerpo deliberativo con una resistencia irracional y tal vez inédita. El bloque que lidera Ramos, al cual se sumó la edil Abigail Cruz tras portazo al “galleguismo”, eligió por mayoría nuevas autoridades. Cuál es el trasfondo de tamaña polémica.

Un verdadero escándalo se vivió hoy en el Concejo Deliberante de Rosario de Lerma. Entre gritos, acusaciones cruzadas, señalamientos a la prensa y una nueva mayoría política para normalizar la institucionalidad, ediles de ese municipio del Valle de Lerma eligieron nuevas autoridades. Fue en una sesión especial que, al parecer, será judicializada.

A los gritos y atornillada a la banca en la cabecera de la mesa, Griselda Galleguillos intentó fraguar la sesión y con ello, su desplazamiento de la Presidencia del cuerpo deliberativo. Desplazamiento que ya había sido debatido en el recinto tiempo atrás, lo que evidenciaba lo inminente del trámite legislativo.

“Que se vayan todos”, “delincuentes” y “llamen al 911” fueron algunas de las acusaciones que lanzó Galleguillos, siempre con el barbijo en la garganta, luego de repeler la presencia de la prensa. A su lado estaba el resto de integrantes del espacio que lidera: su hermano Guillermo Galleguillos, Gastón Liendro y Mónica Soto.

En la mesa, en tanto, estaban sentados y sentadas ediles del bloque que lidera Facundo Ramos, integrado por Leonardo Rosas, Noelia Faundez y Liliana Céspedes. “Queremos que se cumpla la ley”, decía “Topito” Ramos, mientras intentaba explicar la necesidad de “normalizar el funcionamiento institucional” con la elección de nuevas autoridades.

Según la norma de ese municipio, para cambiar autoridades del cuerpo se necesita mayoría simple sobre un total de 9 bancas. Esa mayoría se logró con los votos de Ramos, Faundez, Rosas y Céspedes, y se sumó el de Abigail Cruz, quien abandonó el “galleguismo” y aportó la voluntad  necesaria para torcer el atrincheramiento de sus ex compañeros de bancada.

Traidora”, le espetó Galleguillos a Cruz, en una clara muestra de descontento por el desplante. También la acusó de haber sido “comprada”, calificación que podría revestir una gravedad más allá del esquema corruptivo al cual convocó. Cruz hizo saber que la actitud de Galleguillos “no deja trabajar” seriamente.

Cualquiera que no conozca el paño y vea el vídeo que realizó el colega Alfredo Cruz para FM Auténtica, a quien de paso Galleguillos acusó de recibir pauta del diputado provincial Ignacio Jarsún, se preguntará por qué tanto escándalo. Y tiene razón. Cabe repasar brevemente un episodio– no el único- para comprender más o menos la temperatura adquirida en la jornada de hoy. Vea el vídeo AQUÍ:

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=1286577338369059&id=100010504150562

Días atrás el concejal Guillermo Galleguillos y la pareja de la concejala Faundez, Daniel Guzmán, parecen haber protagonizado una trifulca o forcejeo que terminó en la vía Judicial. Por el hecho, Galleguillos denunció golpes con un fierro en su brazo, mientras que Faundez acusó la difamación en redes sociales de su hija de 13 años a través de una cuenta de Facebook que estaría vinculada al “galleguismo” o «comando alegría».

Si bien Galleguillos (antes denunciado por delitos sexuales y por no querer reconocer al bebé fruto de una relación con una adolescente) aduce que hubo una “feroz golpiza” como respuestas a denuncias que hicieran contra la “corrupción”, no se sabe a ciencia cierta qué hay detrás. Lo determinará el Poder Judicial a su turno, que seguramente se hará un festín repasando estos antecedentes, toda vez que se ve a la víctima vendada del brazo aplaudiendo estoicamente.

No obstante, voces sabias del pueblo explicaron a BUUFO que se trata de un problema que rayana con lo irracional y que encuentra una suerte de explicación en la idea que adoptó el dúo Galleguillos sobre el funcionamiento de la vida democrática e institucional. Lo que sucede, más bien, parece ser una travesura familiar. Que los hermanos se ofuscaron por perder una cuota de“poder, es decir la mayoría simple y con ello la conducción del cuerpo, o como le dicen en el barrio, el “kiosquito”. Pero volvamos a la acalorada sesión de hoy.

Finalmente y al cabo de varios minutos entre gritos que evocaban la peligrosidad de la Covid-19, dado que había muchas personas en un lugar cerrado y algunas de ellas no tenían el barbijo puesto como debe ser, se avanzó en la vida política e institucional.

Tras elaborar un acta sin la adhesión del “galleguismo”, tomó juramento la edil Céspedes. Lo hizo porque es la mayor del concejo deliberante, en cuanto a edad se trata, siguiendo el protocolo de sesiones preparatorias. En realidad, todo continuará cuando las nuevas autoridades puedan tomar posesión, dado que la jura debería hacerla la autoridad saliente. Algo difícil que ocurra, dicen.

Así las cosas, hay consenso para que asuman a la presidencia Faundez; que Rosas quede en la vicepresidencia primera y que Céspedes avance como vicepresidenta segunda. Por su parte, Galleguillos adelantó que acudirá a la vía judicial.

Como sea, lo sucedido en Rosario de Lerma hoy quedará para la historia. Gritos, amenazas, atrincheramiento, traspasos de bloques y denuncias cruzadas completan el cóctel de un municipio sumamente afectado por la pandemia: registra ya 435 contagios. “Por eso se enoja la gente. Pero bueno, se supone que en un país civilizado se vota y chau, fin de la discusión, aceptas y te vas… pero no”, lamentó un edil ante este medio.

Instagram did not return a 200.