Regalan unos 560 KG de Coca a la Agrupación Gauchos de Güemes

Surge del informe presentado ante el Senado por el ministro Juan Manuel Pulleiro. Estaban destinadas a las comunidades indígenas. También recibieron el Hospital Ragone, una fundación que estaría vinculada al romerismo y un referente del Pueblo Diaguita en el IPPIS.

El destino de las hojas de coca secuestradas en operativos de las fuerzas públicas siempre fue un enigma. La pandemia y el consecuente cierre de fronteras afectó también el mercadeo informal de la coca, dado que proviene de Bolivia, ya que no está regulada por el Estado.

Así fue que la escasez de este producto ancestral, cuyo consumo no está penado, derivó en un pedido de abastecimiento gratuito a comunidades indígenas y trabajadores que se apunan en la altura a partir de la distribución de lo secuestrado.

Lo hicieron los gobernadores de Jujuy y Salta, Gerardo Morales y Gustavo Sáenz, respectivamente, y lo avalaron los fiscales federales Federico Zurueta y Eduardo Villalba, además del fiscal Dieglo Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad.

Pasado el tiempo y ante la falta de información acerca de cómo se distribuyeron en Salta los más de 800 KG, la Cámara de Senadores pidió un informe al ministro de Seguridad Juan Manuel Pulleiro. Respondió el jueves 10/9, sobre la hora. Contiene sólo 4 hojas, siendo la primera de ellas una nota dirigida al presidente del cuerpo, el vicegobernador Antonio Marocco.

En el informe presentado por Pulleiro- al que accedió en exclusiva BUUFO- se adjuntan datos relevados por la Agencia Antidrogas, a cargo de Ignacio Berón de Astrada, que es la entidad competente para «supervisar y fiscalizar las entregas de dicha mercadería».

Según el detalle, le dieron 28 bultos de unos 20 kilos cada uno a la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes. Es decir, el presidente de esa institución, Francisco Aráoz, recibió unos 560 kilos de hojas de coca. Este medio intentó contactarse Aráoz pero al cierre de esta nota no obtuvo respuestas.

Además, informan que le dieron 13 bultos de unos 20 kilos cada uno a Fernando Acuña del Hospital Ragone (260kg); 17 bultos que hacen 340 kilos a Fabián Saúl del Pueblo Diaguita (IPPIS); y 30 bultos que harían 600 kilos a Pedro De Los Ríos de la Fundación Vicuñita (IPIS).

«Las hojas de coca serán entregadas gratuitamente a los consumidores, mediante un procedimiento que garantice íntegramente la trazabilidad y transparencia de dicho proceso, acompañando un protocolo», había afirmado el ministro salteño tiempo atrás, según consignó La Nación.

Más allá de la competencia que pudieren tener los destinatarios aludidos y su correlación con lo dispuesto por el Ministerio Público Fiscal, cosa que se debería analizar, llamó la atención en la Cámara Alta la displicencia de la cartera Seguridad. Le habían pedido cantidad de hojas de coca retiradas, fecha de la extracción, nombre y apellido del funcionario y/o personal que realizó el retiro.

Pulleiro, todavía en el Ejército; Aráoz y el por entonces gobernador, Juan Manuel Urtubey

En el informe hablan de una «rápida distribución» que se realizó en bultos de aproximadamente 20 kilos- «idéntica» fracción a la recibida- ya que no cuentan con “depósitos de almacenamiento adecuados con controles de temperatura y humedad, ni elementos indispensables para hacer el fraccionamiento”.

Desde la Agencia Antidrogas aclaran que no hablan de 836 kilos de hojas de coca sino más bien de 1.440 kg, que es el total secuestrado en lo que va del 2020. Pero la suma de los bultos según el peso aproximado informado serían unos 1.760 kilos; es decir, declaran haber entregado más de lo que supuestamente se secuestró, aún cuando refieren que una parte estaba seca o podrida por la humedad. La diferencia oscila en unos 300 kilos.

Por estas horas el 1/4 de kilo de las hojas de coca oscila los $1.500, con lo cual el kilo rondaría los 6 mil pesos. Si fuera así (no se tiene un precio fijo dado que no está regulado ni tampoco era para vender), lo «donado» a la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes equivaldría a más de $3 millones. ¿Será que los distinguidos señores se apunan al recorrer sus campos?

BUUFO intentó comunicarse- sin éxito, tal vez por la falta de señal- con Fabían Saúl. Entonces, se le consultó a referentes del Pueblo Nación Diaguita sobre la llegada de hojas de coca, quienes manifestaron que sí repartieron en las comunidades, más o menos, 1 kilo por cada una de ellas.

Por otro lado, cabe decir que el responsable de la Fundación Vicuñita lleva igual apellido al del ministro de Producción, Martín De Los Ríos, y a un ex Secretario de Salud, Antonio De los Ríos, aunque no se sabe si son parientes. En Facebook, Pedro De Los Ríos milita a Juan Carlos Romero y a la alcaldesa capitalina Bettina Romero. ¿Le habrán dado la despalillada? En este caso, tampoco se sabe cómo la repartió el titular de esa entidad que, dicen, se habría armado apenas meses atrás.

De igual forma, se realizaron llamadas al teléfono que figura al público del Hospital de Salud Mental Dr. Miguel Ragone. No hubo éxito, es feriado por el Milagro. Por supuesto, nadie podría estar en contra de que se les distribuya coca a quienes allí se alojan; cuentan los que saben que estas hojas adquieren un valor especial en ese entorno. Ojalá hayan llegado a destino y todo muy pronto deje de ser un enigma.