¿Por qué Salta amplió el grupo de personas a vacunarse contra la Covid-19?

Stock de dosis, anti-vacunas, imposibilidad para inscribirse por internet y un período ventana para los contagiados: las razones de la campaña intensiva de este fin de semana. Cómo sigue el plan de inmunización.

Tras una sorpresiva ampliación de los grupos prioritarios para aplicar las vacunas contra la Covid-19 en los centros de salud de la provincia, incorporando este domingo a personas mayores de 40 años sin turno, desde el Gobierno explicaron que han tomado tal decisión por la llegada de un importante lote de nuevas dosis (72 mil) desde Nación y, a su vez, por la merma en la demanda de quienes ya estaban habilitados a recibir su inyección pero no lo hicieron por motivos varios.

La Jefa del Programa de Inmunizaciones, Adriana Jure, detalló que se ha vacunado a más de 46.000 personas el fin de semana y aseguró que el número podría variar por la demora en la carga de datos en el sistema. En conferencia de prensa, la funcionaria relató que al preguntar en los barrios a los adultos mayores si ya estaban inmunizados, una amplia mayoría respondió que sí. «Por ahí había alguna persona no lo estaba pero realmente es porque no tiene voluntad de vacunarse», sostuvo.

Según el Secretario de Modernización Martín Güemes, existen tres grandes grupos de personas que no se vacunaron contra el coronavirus a pesar de poder hacerlo. El primero de ellos- explicó el funcionario- está integrado por quienes no están dispuestos a vacunarse; el segundo es el que que aún no está convencido de hacerlo; y el tercero, que responde a brechas geográficas y digitales que obstaculizaron su inscripción/aplicación y que la campaña casa por casa pretende sortear.

No obstante ello, Jure descartó que se haya detectado a muchas personas que no se quieren inocular el antídoto contra la Covid-19. «La verdad que no es así. Hemos detectado pocas personas no vacunadas- especialmente adultos mayores, muy poquitos, que no están convencidos- pero son pocas. No son muchas personas», manifestó la jefa del programa de inmunización.

Asimismo, Güemes deslizó que también hay menos demanda por la situación epidemiológica que atraviesa la provincia con picos de hasta 700 casos positivos diarios. Es que una persona que se ha contagiado, una vez concluido el aislamiento, debe esperar de 3 a 6 meses para recibir su inyección. Se trata de un período ventana en el cual el organismo ya tiene inmunidad por lo cual, explicó Jure, «es difícil que se enferme en ese período».

Y si bien circularon hipótesis acerca de un posible vencimiento de dosis o bien de una supuesta bajada de línea desde Nación respecto a la diferencia entre vacunas recibidas/aplicadas, el Gobierno no hizo alusión a ninguna de ellas. Llamativamente, tampoco hablaron sobre la baja en la edad de personas contagiadas cuyos cuadros de salud se agravaron en los últimos tiempos, uno de los argumentos quizás más importante también a la hora de convencer a quienes dudan.

Respecto al tiempo diferido entre ambas dosis, una decisión tomada primeramente en Europa y luego replicada en el país, Jure señaló: «Todas las segundas dosis se espera por lo menos 3 meses y no se vence en el organismo de las personas«.

Finalmente, los funcionarios provinciales que encabezaron la conferencia de prensa señalaron que se continuará con la modalidad de sacar turnos previos y, además, con las jornadas de intensificación en territorio. Ello a razón de la cantidad de dosis que lleguen a la provincia- y a sus características- y a la demanda de la ciudadanía.

«En Salta, se continúa inmunizando a la población objetivo, entre ellos se encuentran profesionales de la salud, docentes y no docentes, personas mayores de 40 años, pacientes con insuficiencia renal, trabajadores de las fuerzas de seguridad y armadas y a personal del Servicio Penitenciario», precisaron fuentes oficiales.

Además, se sigue administrando las dosis a personas de 18 a 39 años que tengan algunas de las siguientes patologías:

  • Cirrosis.
  • Diabetes tipo 1 y 2.
  • Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).
  • Cardiopatías severas especificadas: Insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, reemplazo valvular y/o valvulopatía.
  • Obesidad grado 2 (Índice de Masa Corporal mayor a 35) y grado 3 (Índice de Masa Corporal mayor a 40).
  • Enfermedades respiratorias crónicas especificadas: Hernia diafragmática, EPOC, enfisema, displasia broncopulmonar, traqueostomizados crónicos, bronquiectasias, fibrosis quística, asma moderada y grave.
  • Pacientes oncológicos y oncohematológicos: con diagnóstico reciente o con la enfermedad activa.
  • Pacientes con tuberculosis activa.
  • Personas con discapacidad intelectual y del desarrollo y con Síndrome de Down.

Recordando que las personas deben presentar el certificado médico que acredite tal patología, sin excepción.

Instagram did not return a 200.