Por la unidad revolucionaria para la toma del poder y el socialismo

Carlos Holmquist, militante del Movimiento Obrero Campesino Estudiantil, aborda en esta nota las principales problemáticas del país y propone la conformación de un frente político con unidad de criterios. Coloca al Banco Mundial, los Fondos Buitres y el FMI como los enemigos de Argentina y brega por el control de los puertos y la nacionalización de recursos estratégicos.

Por Carlos Arturo Holmquist*

El Movimiento Obrero Campesino Estudiantil Popular (MOCEP) propone la construcción de un frente político de nuevo tipo, es decir un frente donde confluyan las organizaciones revolucionarias, intelectuales, mujeres y varones independientes que se planteen, que la toma del poder y la construcción del socialismo es posible, por tanto, la unidad revolucionaria para la toma del poder y el socialismo es una tarea urgente a cumplir.

El frente que planteamos desde el MOCEP, es poder contar de forma práctica, concreta y democrática con una herramienta política organizativa donde se respete la autonomía e identidad de todas y cada una de las organizaciones y de personas que tomen parte en la construcción de este frente, al tiempo que sostenemos que los acuerdos deben tener un carácter provincial, regional, ya que los desarrollos políticos, económicos, sociales y culturales se caracterizan por ser heterogéneos, la realidad nos indica que, lo que sucede en una provincia o región no siempre tienen el mismo tenor en todo el país.

En nuestro país luchamos contra todo gobierno que sostenga el capitalismo, dicho de otra manera, que sostenga la explotación del hombre por el hombre provenga de donde provenga.

Así, el MOCEP es una organización política de neto corte Marxista-Leninista, sus génesis la podemos encontrar hacia agosto de 1966, fecha en que se fundó en la cárcel el Frente Revolucionario Peronista (FRP), luego de una acción relámpago en señal de repudio a los reyes de Bélgica, Balduino y Fabiola por el asesinato de Patrice Lumumba en 1965.

Dicha acción culminó con la quema de la bandera belga, la cual fue llevada por cuatro jóvenes de la época pertenecientes a la JP salteña, militantes populares y revolucionarios, que perduraran por siempre en la historia de las luchas políticas, entre explotados y explotadores. Ellos fueron Armando Jaime, Justo José Suarez, Juan Carlos Salomón y Marcelo Zavaleta.

armando-jaime-peronismo-fas2

Hacia 1978, una vez que el FRP se fue reagrupando en el exterior, concretamente en México, se empezó a discutir la necesidad de construir un nuevo espacio político. En los primeros meses de 1984, con el retorno a nuestro país, se fue plasmando en la realidad a través de la práctica concreta el MOVIMIENTO OBRERO CAMPESINO ESTUDIANTIL POPULAR (MOCEP).

Como hemos dicho, el enemigo a nivel país son todos los gobiernos que sostengan el capitalismo, dicho de otra manera, que sostengan la explotación del hombre por el hombre provenga de donde provenga. Reconocemos algunos aciertos durante la era kirchnerista, por ejemplo, los juicios a la última dictadura por el genocidio perpetrado desde 1976 hasta 1983, aunque denunciamos que en el último tramo varios juicios están parados y no vemos la voluntad política de acelerarlos, como son los casos de los empresarios del Ingenio Ledesma y de la Veloz del Norte, Calos Blaquier y Marcos Levin, respectivamente, quienes participaron de la represión ilegal. Al mismo tiempo, es honesto de nuestra parte reconocer leyes impulsadas como la del aborto legal y gratuito, ley de matrimonio igualitario, jubilaciones de las amas de casa, moratoria para jubilaciones sin aportes, y algunas más. Sin embargo, repudiamos la firma de la ley antiterrorista por parte de Cristina Fernández de Kirchner y el veto a la ley de protección de los glaciares, verdaderos reservorios de agua dulce y deposito naturales de una infinidad de metales preciosos.

Tampoco olvidamos que Néstor Carlos Kirchner avaló con su voto positivo las privatizaciones de empresas nacionales estratégicas, existen fotografías que muestran la alegría y la felicidad por nefasta traición a la patria junto a Juan Carlos Romero, hoy senador nacional por Salta, hombre de ultra derecha peronista. Medidas que se pergeñaron durante el mandato del nefasto Carlos Saúl Menem, neoliberal peronista. De igual manera no olvidamos la entrega de Vaca Muerta a Chevron, empresa sancionada y expulsada de Ecuador en el gobierno de Rafael Correa por ser altamente contaminante y por negarse a pagar los daños ocasionados al medio ambiente.

Nuestra caracterización del actual gobierno peronista de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, es un gobierno que ha demostrado su incapacidad para resolver los distintos problemas de la Argentina, ha llevado la deuda con el FMI al Congreso solo para legalizarla, ya que desde su inicio es leonina y fraudulenta, pues la contrajo el gobierno de Cambiemos de Mauricio Macri, con la complicidad de Donald Trump y Christine Lagarde (ex directora del FMI durante la era macrista en el país).

Es un gobierno debilitado que no ha podido parar la inflación, ni reducir los índices de pobreza, ni las altas tarifas de los servicios y de los combustibles que afectan a la mayoría de las/os trabajadoras/es con las subas de precio. Mientras tanto se continuó beneficiando a los sectores del poder económico, por ejemplo, a los formadores de precios, al agronegocio y la minería con más explotación y saqueo de nuestros recursos naturales. Y en este sentido, solo se piensa en el 2023 como año electoral en el cual todos son oposición sin solución a la raíz de estas problemáticas que, hasta ahora, no han estallado en una oleada popular.

Desde MOCEP decimos que solo un gobierno socialista será capaz de dar soluciones políticas a nuestro pueblo teniendo como clave la liberación nacional, con crecimiento productivo y sustentable. Por eso es necesario el control estratégico de nuestros recursos naturales y eso solo será posible con la unidad y la lucha en ese objetivo revolucionario que cambie el sistema económico capitalista por un sistema de igualdad y popular como el socialista Plan quinquenal para una planificación de la economía basada en puntos claros:

  • Control de los puertos;
  • No al ingreso de la DEA, FBI, Homeland Security, y de otros organismos de inteligencia a nuestro país, que según el ministro de seguridad Aníbal Fernández, se estacionarían en San Nicolás, a 231 km de CABA;
  • Nacionalización de los recursos estratégicos;
  • Nacionalización de la banca;
  • Respeto a los derechos de pueblos originarios Política de igualdad de género y diversidades;
  • Educación, salud, trabajo, tierra y agua.

Todo esto será posible con la mayor unidad revolucionaria. Es bueno recordar una conversación de Fidel Castro con estudiantes chilenos en 1971 en la que les dijo: “Lo ideal en política es la unidad de criterios, la unidad de doctrina, la unidad de fuerzas, la unidad de mando como en una guerra. Porque una revolución es eso: es como una guerra. Es difícil concebir la batalla cuando se está en el medio de la batalla con diez mandos diferentes, diez criterios diferentes, diez doctrinas militares diferentes y diez tácticas. Lo ideal es la unidad. Ahora, eso es lo ideal. Otra cosa es lo real. Y creo que cada país tiene que acostumbrarse a ir librando su batalla en las condiciones en que se encuentre. ¿No puede haber una unidad total? Bueno, vamos a buscar la unidad en este criterio, en este otro y en este otro. Hay que buscar la unidad de objetivos, unidad en determinadas cuestiones. Puesto que no se puede lograr el ideal de una unidad absoluta en todo, ponerse de acuerdo en una serie de objetivos”.

agustin-tosco-armando-jaime

El frente que propone el MOCEP contiene puntos claros y bien definidos:

  • Nuestro enemigo en lo político a nivel internacional, es el Imperialismo Norte Americano,
  • En el aspecto militar la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) formada en 1949 y los gobiernos genuflexos de Europa que responden siempre al imperialismo Yanqui en cualquier punto del mundo,
  • Con Inglaterra a renglón aparte decimos que es nuestro enemigo por haber tomado por la fuerza militar las Islas Malvinas, litigio que data de 1774 aprox. La real ocupación británica de las islas Malvinas fue una operación militar del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda que el 3 de enero de 1833 tomó el control de esas islas. A pesar de estar en relaciones de paz con la Confederación Argentina, el Reino Unido empleó dos buques de guerra (el H.M.S Clio y el H.M.S Tyne) para desalojar a la guarnición argentina de Puerto Soledad [1]. El 26 de agosto de 1833 los gauchos y criollos al mando de Antonio Rivero o Gaucho Rivero, tomaron por asalto las casas de Puerto Soledad y las embarcaciones inglesas. Combatieron y eliminaron a los que servían a las órdenes inglesas. Antonio Rivero y sus gauchos mantuvieron la presencia argentina en las Islas Malvinas e izaron el pabellón nacional hasta el 7 de enero de 1834. Pero al final los soldados y sus familias se marcharon dos días después, dejando atrás la población civil de la colonia, unas veinte personas;
  • En lo económico nuestros enemigos tienen nombre y apellido, Banco Mundial, FMI, Fondos Buitres.

*Referente del Movimiento Obrero Campesino Estudiantil (MOCEP) Regional Salta

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.