PJ de Salta: sale el «Indio», entra el «Loro» y nada cambia

La supuesta refundación del histórico brazo electoral del peronismo en tierra gaucha presenta nubarrones. El acercamiento de Estrada podría ser el desembarco de la pata nacional, aunque otros nombres desdibujan un contorno neoliberal.

Por William Cooque

El Coordinador de Enlace y Relaciones Políticas de Salta, Pablo “Loro” Outes, asumió ayer la conducción del Partido Justicialista de Salta secundado por el ex ministro de Hacienda y candidato a vice-gobernador del Frente de Todos, Emiliano Estrada.

Outes, dirigente de café más que de territorio, integra la mesa chica del gobernador Gustavo Sáenz. Por su parte, Estrada, de la escuela de profesionales cercana al banquero Jorge Brito, ocupa un lugar en el Ministerio del Interior de la Nación, que conduce el camporista Eduardo Wado De Pedro. La dupla, vista rápidamente, pareciera ser un acercamiento de posiciones en miras a las legislativas de 2021. Aunque puede haber cortocircuitos.

El PJ salteño perdió capital político y cargos electivos a punto tal que en las últimas elecciones no logró catapultar ni un solo concejal en el departamento más poblado, la Capital. El derrotero de la conducción del ex gobernador Juan Manuel Urtubey se terminó de vislumbrar en las elecciones nacionales de 2019, cuando incursionó sin éxito en una plataforma electoral por afuera del Frente de Todos.

Sin embargo, en la supuesta refundación del PJ perduran dirigentes con un pasado que les condena. Es el caso del ex diputado nacional Pablo Kosiner, quien tuteló el interbloque que le aportó a Mauricio Macri los votos necesarios para aprobar leyes claves contra el pueblo, como la Reforma Previsional.

Lavagna y Urtubey cierran la campaña en Salta | Kosiner: "Vamos a imponer  el federalismo" - Cuarto

Además, hay que sumar la reaparición de la ex ministra “U” Pamela Calletti. Con Kosiner, integran la Red de Acción Política (RAP), la usina ideológica del imperialismo yanqui para aplicar políticas impopulares en la periferia. Es el costado neoliberal del PJ que obtura una hoja de ruta a largo plazo.

Tampoco pasaron desapercibidas la ex intendenta de Cerrillos, Yolanda Vega, y la diputada provincial Socorro Villamayor. La otrora jefa comunal, mimada con fondos del macrismo para obras aún inconclusas como el Parque de la Independencia (en conjunto a la Municipalidad de la Ciudad que conducía Sáenz), saltó a la fama cuando dijo que no le importa que sus vecinos la voten porque se va tres meses a Europa y está feliz. En tanto Villamayor es una espada legislativa del saencismo en la Cámara Baja: desde la Comisión de Legislación General que preside blindó la intervención al municipio Aguaray por el robo millonario de los caños del Gasoducto NEA.

Es importante mencionar también al empresario tabacalero y ahora presidente de la Cámara de Diputados, Esteban «Tuty» Amat Lacroix, y a su coterráneo Jorge Soto, presidente del bloque «Salta Tiene Futuro» en el Senado local. Ambos juegan un rol crucial para el saencismo parlamentario.

Si la salida de Santiago «Indio» Godoy de la Comisión de Acción Política del PJ quiso marcar un antes y un después, con la aparición de ciertas figuras se entierra cualquier esperanza de reencauzar la línea del histórico brazo electoral del peronismo. ¿O es una estrategia de Nación y los díscolos a la persistente idea de Ruberto de querer ser amigos de todos? La posición que adopte de aquí en más permitirá dilucidar.

El movimiento obrero se reúne en Uthgra: Sáenz y Barrionuevo estarán  presentes - Que Pasa Salta
Sáenz y Barrionuevo, bien abrazados

«Hoy se sabe que la intervención al Partido Justicialista fue decidida por Mauricio Macri. Como suponíamos y denunciamos, Macri y sus amigos quisieron quedarse con el Partido, intentaron proscribirnos para que no participemos de las elecciones. Pero la fuerza de miles de compañeras y compañeros que con compromiso militante estuvieron en los peores momentos, hizo posible que algunos que creíamos propios y también extraños no se salieran con la suya. Hoy la intervención es un mal recuerdo».

El contundente descargo del PJ Nacional sobre el premio del turista suizo a su amigo el gastronómico Luis Barrionuevo, conocido por quemar urnas y traicionar a sus representados, podría tener su capítulo en Salta. Barrionuevo estuvo en la asunción de Sáenz como gobernador. ¿Qué dirá el saencismo justicialista?