Piden juicio contra tres policías por falsedad ideológica y encubrimiento

Los azules del Destacamento Los Álamos, Cerrillos, chocaron con el móvil a una mujer y a un hombre. Fue en ese marco donde se cometieron los delitos sindicados.

Móvil de la Policía de Salta - Imagen Ilustrativa

El fiscal penal de Derechos Humanos, Gabriel González, requirió la elevación a juicio de la causa contra tres policías imputados por varios delitos: Daniel Alberto López Farfán por lesiones leves agravada con vejaciones y falsedad ideológica; Rodrigo Gabriel Betanzos Abán por falsedad ideológica con encubrimiento agravado y Carlos Alberto González por encubrimiento.

Los azules fueron imputados tras un hecho ocurrido en la madrugada del 1° de enero en Barrio Congreso Nacional de la localidad de Cerrillos en el marco de una gresca callejera.

Al ver la presencia del móvil policial que se desplazó al lugar, una de las damnificadas salió a pedir auxilio. Lejos de asistirla, el sargento López Farfán la embistió, levantándola por el aire y cayendo al suelo.

Pero no quedó ahí. En ese momento, un hombre salió a asistir a la mujer atropellada, tras lo cual también resultó lesionado ya que el policía retrocedió y colisionó a ambos, según la reconstrucción del Ministerio Público Fiscal.

Como consecuencia, la mujer presentó “contusiones en la cabeza” y el hombre sufrió una fractura de rodilla izquierda. En concreto, el certificado médico señala que en este último caso, el ciudadano presentaba “contusión, fractura de epífisis (extremo) superior de tibia”.

Una vez que el hombre que resultó gravemente lesionado fue asistido en el Hospital de Cerrillos, el sargento López Farfán volvió a agredirlo, pero esta vez de manera verbal, a través de un trato denigrante, “con el exclusivo propósito de mortificar al destinatario, atacando su sentimiento de dignidad y respeto que merece como persona y con el que espera ser tratada”, afirma el fiscal y cuya conducta configura el delito de vejaciones.

Por otro lado, el delito de falsedad ideológica en el que incurre el sargento López Farfán se debe a una declaración falsa en la que tergiversó la mecánica de cómo sucedió la colisión del móvil hacia los damnificados con el objetivo de justificar su proceder ilegítimo.

El sargento manifestó en su denuncia que la mujer se tiró encima del móvil y que ellos se alejaron al ver una gran cantidad de hombres con piedras y palos. Y que, cuando volvieron, el hombre supuestamente pateó el vehículo.

A su vez, Betanzos falsificó las versiones para ocultar información relevante del caso y tampoco denunció el delito del sargento, por lo cual se agrava su situación al tratarse de un funcionario público. De igual manera operó el sargento González.

En los fundamentos de la acusación, el fiscal González destaca que “la Violencia Institucional por parte de las fuerzas de seguridad es una práctica estructural de violación de derechos humanos por parte de funcionarios públicos policiales y del servicio penitenciario, cuya tutela de bienes jurídicos le ha sido encargada dentro del sistema constitucional y democrático”.

Finalmente, afirma que “la violencia institucional referida conlleva un plus de reproche, por cuanto es cometida por funcionarios públicos que, por sus responsabilidades y obligaciones, se encuentran autorizados en los supuestos legales, para hacer uso de la fuerza pública, la que debe ser racional, cuya práctica se transforma en violatoria de derechos humanos elementales por parte de miembros del Estado y que se advierte en la presente causa”.

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.