“Piden ajustar las jubilaciones. No lo vamos a hacer”: Argentina rechaza contraoferta por deuda

El ministro de Economía, Martín Guzmán, señaló que lo que piden los bonistas «significa más desempleo y más angustia para la gente». “La oferta que hicimos es definitiva y tiene nuestro máximo esfuerzo”, ratificó.

Tres grupos de acreedores privados presentaron una contra oferta a la República Argentina para reestructurar la deuda bajo legislación extranjera. De esta manera, rechazaron la última iniciativa que presentó el Gobierno de la Nación.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, señaló que “lo que los acreedores piden significa tener que ajustar las jubilaciones y eso no lo vamos a hacer”. En una entrevista con el canal TN (Grupo Clarín), el titular del Palacio de Hacienda explicó que “ese grupo de acreedores que rechazó nuestra oferta ya lo había hecho antes y no entiende cuáles son las restricciones de Argentina».

La oferta que hicimos es definitiva y tiene nuestro máximo esfuerzo”, ratificó Guzmán. Y agregó: “Nosotros no nos queremos pelear con nadie, queremos resolver un problema que ya teníamos. Cuando se emitió esa deuda se pagaba 7% y los acreedores sabían que tomaban un riesgo elevado. No hay deudor irresponsable sin acreedores irresponsables. Ahora les pedimos que ganen menos”.

“No hay deudor irresponsable sin acreedores irresponsables. Ahora les pedimos que ganen menos”.

Martín Guzmán

Al ser consultado por el pedido de los bonistas, Guzmán refirió que “aceptar lo que ellos piden significa más desempleo y más angustia para la gente, significa tener que ajustar jubilaciones, eso es algo que no vamos a hacer. La Argentina ya está en default”.

“Hay una cantidad de acreedores que sí aceptan la oferta”, explicó el titular de la cartera Economía, y señaló que “hoy es imposible pagarle al FMI en los plazos acordados. El próximo paso va a ser buscar un acuerdo con el FMI que nos permita pagar esa deuda”.

La postura de Guzmán, por supuesto, es la postura del presidente Alberto Fernández, quien ratificó que no habrá nueva oferta. «Es imposible moverse del último esfuerzo que hicimos«, dijo el Jefe de Estado.

Tras conocer la propuesta de los acreedores, desde el Gobierno emitieron un comunicado donde se afirma: “Acá hay un país. Acá hay familias. Hay personas. Aceptar lo que piden algunos acreedores significaría someter a la sociedad argentina a más angustia, implicaría por ejemplo ajustar jubilaciones, y no lo vamos a hacer. Seguimos esperando que prime la buena fe por parte de los acreedores«.

Facebook Comments
Instagram did not return a 200.