Para García Salado, el olor en el agua «no significa que no sea potable»

El titular de Aguas del Norte habló del ajuste en la tarifa que será definido por Sáenz, explicó cómo aborda la institución los casos de salmonella y consideró que el agua puede tener olor por sus componentes.

El presidente de Aguas del Norte, Luis María García Salado, aseguró que «no tiene idea» cuánto será el aumento de la tarifa de este servicio público ya que la decisión final está en manos de Gustavo Sáenz. Sí dijo que pidió un ajuste del 20%, aunque desconoce cómo tratará la solicitada el titular del Ejecutivo. «Está en la decisión del Gobernador de decir ‘te doy el 20 (por ciento), te doy el 10, te subsidio un 30», deslizó.

Según ha manifestado García Salado en rueda de prensa, el gobernador sabe que «el problema del agua es un tema transversal» que incluye a las redes y a una desinversión de Provincia y Nación. «A nosotros nadie nos subvenciona nada, nadie nos da un peso de nada», se quejó el ex Jefe de Gabinete de la Municipalidad de Capital durante la gestión Sáenz.

«Entonces, bueno, si aquí hay una situación socio-económica muy complicada por el tema de la pandemia y necesidades, bueno, esto va a estar a criterio del gobernador de decir ‘bueno, aumenten un 10 por ciento, un 15, o no aumenten nada, pero yo les subsidio a ustedes como hace, por ejemplo, con SAETA«, insistió el funcionario.

García Salado dice que los ingresos de la empresa actualmente son 2.700 millones de pesos cuya estructura de costos se subdivide: un 36% de sueldos, un 46% en ‘horas extras’ o ‘guardia rotativa’ y un 20% de impuestos (IVA, actividad económica, impuesto a las ganancias). También precisó que gastan 550 millones de pesos en la energía eléctrica que brinda EDESA, siendo «el principal cliente» de la prestataria.

Además, dijo, destina un 20% de todo lo que sea inversión para mantenimiento y costo en redes, pago de productos químicos y contratación de maquinarias, entre otras. «Al haber una desinversión de maquinarias, todo tengo que salir a contratar, todo tengo que salir contratar. Eso es lo que queremos cambiar», redondeó el referente del partido Propuesta Salteña.

Potabilidad

A su vez, el titular de la prestataria del servicio público de agua potable sostuvo que existen casos en que el agua llega con olor por ciertos componentes, y puso de ejemplo al municipio norteño Embarcación. «Pero ese olor no significa que el agua no sea potable«, consideró el abogado. Y agregó: «Si hay una cosa que Aguas del Norte garantiza es la potabilidad del agua«.

«También quiero decirle algo a la gente. Muchas veces la gente, cuando se corta el agua, se vacía el tanque. Y yo te puedo asegurar, pregúntale a la gente hace cuántos años que no limpia el tanque. (…). No estoy liberando responsabilidades, pero muchas veces es eso: el tanque tenés que limpiarlo una vez al año», agregó.

García Salado explicó que cuando se detecta un caso de Salmonella, desde cualquier institución sanitaria se comunican con COSAySA para realizar los análisis pertinentes y, así, verificar si la enfermedad fue provocada por el consumo de agua. Esto es, personal técnico-médico de la empresa extrae una muestra del líquido en el hogar a fin de realizar los estudios.

Pozos en el interior

El presidente de Aguas del Norte detalló que realizaron 2 pozos en Salvador Mazza, otros 2 en Embarcación y 1 en Tartagal. «¿Y qué es lo bueno que se detectó?», se preguntó García Salado. Y se respondió: «Nadie hizo un estudio para determinar lo que nosotros determinamos: que hay agua en ese costado de la ruta».

Por otro lado, recordó que Salta fue sede de la Mesa Nacional del Agua en el que participaron muchas organizaciones y donde hubo diversas promesas de mejoras. «De todo eso que prometieron, fue muy poco lo que se cumplieron», espetó. Y luego mencionó el caso de Santa Victoria Este, donde se tomó un pozo que ya se había secado y que debían volverlo a hacer.

Instagram did not return a 200.