Para el «Chato» Correa, la alianza de la UCR con Olmedo es «fatídica»

El dirigente radical criticó el «giro hacia la derecha» que tuvo su espacio en los últimos años, se distanció de Rodríguez Larreta y elogió al gobernador jujeño Gerardo Morales. En el plano local dijo que intentan «mostrar que el radicalismo puede hacer otra cosa».

Rubén «Chato» Correa, presidente del Comité Capital de la Unión Cívica Radical (UCR), se postula como candidato a diputado provincial junto a Bernardo Solá (candidato a Senador), Alberto Salim (que buscará una banca en el Concejo Deliberante) y Tusnelda Castañares (candidata a convencional constituyente).

En diálogo con el programa Sapo de Otro Pozo, el dirigente radical sostuvo que el escenario electoral es «muy complicado y complejo» ya que «evidentemente la crisis de los partidos políticos obedece a algunas cuestiones que en la sociedad salteña y en Argentina han marcado la eclosión y fragmentación de los partidos«.

Correa definió la alianza con el partido del exdiputado nacional Alfredo Olmedo (Ahora Patria) como «fatídica» y criticó el «giro hacia la derecha» que tuvo el radicalismo al integrar la alianza Juntos por el Cambio con Mauricio Macri. Para el profesor universitario la UCR fue «furgón de cola» en la coalición de gobierno liderada por el PRO, por lo cual decidieron presentar lista propia por fuera de la alianza a nivel país.

De allí que el partido centenario, según contó Correa en FM Noticias 88.1, mantiene reuniones con históricos dirigentes para definir la posición y «recuperar el radicalismo» con un frente progresista. En ese sentido, marcó distancia del alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta y ponderó al gobernador jujeño Gerardo Morales.

En el plano local, el historiador consideró que en «el mayor desafío» de la UCR es la performance en Capital porque, además de ser el departamento más poblado, «supone» que el intendente de Tartagal, Mario Mimessi, hará una buena elección en el departamento General San Martín.

También señaló que el diputado nacional Miguel Nanni logró acuerdos electorales con el PRO pero que «solamente pudo nuclear 4 departamentos de los cuales dos están encabezados por radicales»: Orán y Anta. De manera tal que en otros municipios, como Campo Quijano, han impulsado listas propias.

Luego de señalar que la vocación de la UCR es «sostener la identidad radical», Correa contó que están definiendo posturas para la reforma de la Constitución de la Provincia que impulsó el gobernador Gustavo Sáenz. Si bien consideró que fue «mal convocada», dijo que harán «un esfuerzo por poner una posición coherente».

El académico se mostró «muy contento» por el trabajo de su sector y mencionó que han creado un Instituto de Políticas Municipales para conocer la «cantidad de empleados y de personal jerárquico», dar seguimiento a la ejecución de obras públicas y el cumplimiento de licitaciones. Dijo que militantes de Franja Morada, la agrupación universitaria de la UCR, atiende a quienes necesitan hacer trámites online y que han impulsado un curso de «capacitación para emprendedores».

«Mirá, yo estoy realmente muy contento porque tenía mucha ganas de conducir aunque sea en la Capital el partido radical y darlo vuelta, es decir mostrar que el radicalismo puede hacer otra cosa. El radicalismo parece que frente a la pérdida del liderazgo de (Raúl) Alfonsín es como si se hubiera licuado y me parece que los 130 años de historia del partido radical marcan que podemos hacer otra cuestión», celebró Rubén «Chato» Correa.

Respecto a la campaña electoral, Correa dijo que aquellas personas que están ejerciendo un cargo al mismo tiempo en que compiten por una banca tendrán ventaja en cuanto recursos. «Por otro lado hay candidatos que tienen la cara hace rato en las calles en las paradas de colectivos, dentro de los espacios de las instituciones oficiales yo he visto caras gigantesca dentro del espacio de aguas del norte y yo hubiera querido hacer eso antes primero no me da el cuero para sostener semejante cartelera», agregó.

Finalmente, el dirigente radical manifestó que para las campañas se necesitan hasta 30 o 40 millones de pesos. «Es una barbaridad. Me parece que la política y los políticos tiene que darse cuenta que la sociedad va a castigar y va a mirar mal eso porque es una situación que en un Estado de crisis cómo la que estamos pasando la efervescencia de la campaña te ocupa todos los espacios y alquilar un cartel, poner una gigantografia en la calle, sale entre 60 mil pesos. Habría que ver si Bettina (Romero, intendenta de Capital) ya llamó a la nueva licitación de la carteleria pública y todo lo demás y en manos de quien está todo eso», acotó.

Compartir en

El menú social no está configurado. Necesitas crear el menú y asignarlo al Menú Social en los ajustes de menús.

Instagram did not return a 200.