Otro sacudón a la Iglesia Católica: quieren que pague impuestos por sus edificios

La iniciativa surge en la Cámara de Diputados de la Provincia y se da en medio de una fuerte crítica al papel de la institución tras el rechazo al aborto legal.

Un proyecto de ley promovido por organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos busca cambiar el Código Fiscal Provincial para que los predios que ocupa la Iglesia Católica paguen impuestos. Se buscaría modificar los artículos 126 y 275 de la mencionada norma.

Los fundamentos radican en que, según señala el bloque de diputados del Partido Obrero, la institución tiene 212 propiedades en la Provincia. De ese total, la mayoría fueron donaciones del Estado; 15 son rurales y 197 urbanas, y representan 800 mil metros cuadrados.

De esta manera, el objetivo es que la Iglesia Católica contribuya a las arcas públicas pagando los impuestos de igual forma que cualquier otro edificio.

Traspié. Existen dos hechos claves que molestan no sólo a su cúpula de la institución clerical sino también a ciertas figuras de la política local que defienden a capa y espada el catolicismo en la vida diaria. A su vez, ambos tienen características similares.

El primero de ellos tiene que ver a la educación religiosa en las escuelas públicas salteñas. Un grupo de padres y madres iniciaron demandas para que los planes de estudios se apeguen a la laicidad que la Constitución Nacional garantiza. La discusión llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que ordenó eliminar de la currícula las clases de enseñanza religiosa (que principalmente eran católicas).

Si bien algunos funcionarios de las escuelas o del Poder Legislativo (a la cabeza monseñor Andrés Suriani, legislador PRO) se resistieron a acatar el fallo de la Corte, la repercusión es un hecho. La caída en las asistencias de niños y niñas a las misas que conlleva la celebración del Señor y la Virgen del Milagro es un claro ejemplo. Tan sólo 24 estudiantes primarios participaron de la primer jornada, mientras que años anteriores- en horario escolar y por obligación en lugar de contraturno y por voluntad- la Catedral se colmaba.

El segundo tiene que ver con el rol que cumplió la Iglesia Católica el cual desembocó en el rechazo a la legalización del aborto en el Senado de la Nación. La institución hizo un fuerte lobby que torció voluntades hacia la indiferencia estatal para con miles de mujeres que mueren a causa de abortos clandestinos. Esto provocó una reacción social de la militancia ‘verde’ que se auto-convocó para renunciar a su filiación con la Santa Iglesia.

Ambos sucesos significan un traspié para la Iglesia Católica, en el momento previo a celebrar un fenómeno multitudinario: la procesión por el Señor y la Virgen del Milagro. Es un sacudón a la cúpula, aunque tal vez tenga rédito político a través de quienes la defienden. Será cuestión de esperar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram did not return a 200.