Olmedo, el Bolsonaro salteño: los hermanos evangélicos se quieren

El diputado nacional por Salta celebró el triunfo del candidato de la ultraderecha desde Brasil. Las similitudes entre sus posturas y estrategias. (Carlos Vidal Pereira).

Bolsonaro se bautizó evangélico de grande. Olmedo también. Bolsonaro pregona la apología a la dictadura militar en Brasil. Olmedo con la de Argentina. Bolsonaro discrimina. Olmedo también. Bolsonaro es homofóbico. Olmedo también.

El diputado nacional por Salta, Alfredo Olmedo, celebró el triunfo de Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales en Brasil. ¿Qué dijo? ¿Por qué lo hizo? ¿Qué similitudes hay entre ambas personas?

A través de sus redes sociales, Olmedo manifestó: “Es contundente el apoyo que recibió Bolsonaro y esto demuestra que toda la región de Latinoamérica está cambiando. La gente se cansó de la corrupción, lo mismo pasará en Salta y en todo el país”. El diputado viajó hasta el vecino país para vivir de cerca la jornada electoral.

“En Brasil ganaron los valores, la recuperación de la familia, la recuperación del orden. SE va a acabar con la ideología de género, lo mismo que debe pasar en nuestra provincia”, agregó el referente de Salta Somos Todos, quien sueña con gobernar Salta en el 2019.

Coincidencias. Bolsonaro se despachó con polémicas frases que pesan sobre su persona. “No te voy a violar porque no te lo mereces”, le espetó a una diputada del Partido de los Trabajadores en el recinto. “Los afrodescendientes no hacen nada, creo que ni como reproductores sirven más”, dijo el ultraderechista en una entrevista. Además, se refirió sobre los pueblos originarios como “indios hediondos, no educados y no hablantes de nuestra lengua”.

Olmedo tiene tierras en el norte argentino donde explota soja. En la zona viven comunidades indígenas que sufren el avance del monocultivo con la expansión de la frontera agrícola y la deforestación. Ésa es una forma de no respetar los derechos de los pueblos originarios, más camuflada que la postura de Bolsonaro, pero desprecio al fin. Algo tendrá que ver la denuncia por «trabajo esclavo» en una finca que tiene en La Rioja que le hicieron, a pesar de haber negado las acusaciones con fotos incluidas.

“Kirchner fomentó la homosexualidad”, consideró el diputado salteño tiempo atrás. En su rol votó en contra del matrimonio igualitario, en 2010, y en declaraciones a Lanata dijo: “Tengo la mente cerrada y la cola también”. Fue en relación a las disidencias sexuales de la sociedad argentina.

Bolsonaro dedicó su voto por la destitución de Dilma Rousseff al Coronel Carlos Alberto Brillante Ustra, quien torturó a la expresidenta de Brasil. Olmedo dijo que el Terrorismo de Estado en Argentina durante los setenta fue “una guerra”, avalando la teoría de los dos demonios.

Pero tal vez la coincidencia más épica es que ambos se bautizaron en la Iglesia Evangélica de grandes. Olmedo lo hizo en el 2017 en una pileta pelopincho en el templo “Jesús es el Centro”. Bolsonaro es considerado “Messias” por los evangélicos brasileños, que suman una importante cantidad de fieles y que inclinaron la balanza en las elecciones de ayer. Fue bautizado en 2016, antes que el salteño.

Las declaraciones de Bolsonaro y Olmedo permiten hacer una relación política-ideológica que se funden en el conservadorismo, la violencia verbal hacia las minorías y su pertenencia al evangelismo como conveniencia política.

La extrema derecha avanza en América Latina. Hay que estar atentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram did not return a 200.