Ofendido con Marocco, Orozco apunta contra las «células infectadas» del Gobierno

El vicegobernador se reunió con el intendente Solís y el dipu-policía estalló de bronca. Orozco acusó al «estratega» Antonio Hucena de sustraer su lista de concejales y dijo que el Secretario de la Juventud «tiene negocios con el Estado».

La visita del vicegobernador Antonio Marocco al intendente de Rosario de la Frontera, Gustavo Solís, generó malestar en el legislador por ese departamento, Gustavo Orozco, quien pidió a Gustavo Sáenz que intervenga para esclarecer la alianza política.

El diputado-policía dijo en la sesión de la Cámara baja ayer que decidió acompañar al Gobierno porque le «convenció la idea de ir contra la corrupción», pero manifestó que esa postura pareciera haber quedado atrás.

En concreto, Orozco protestó por el «abrazo» de Marocco a Solís e hizo alusión a las investigaciones por corrupción que pesan en contra del jefe comunal. «Entonces, ¿en qué quedamos?», preguntó, al parecer, el legislador a Sáenz. «No voy a acompañar la corrupción«, continuó.

«Creo que este Gobierno tiene bases bien cimentadas, que han sido algo ideal cuando se ha formado. Pero lógicamente hay células dentro de este Gobierno que están infectadas y que solamente miran sus negocios, que han entrado al gobierno para hacer sus negocios«, disparó el diputado.

Respecto a esas «células infectadas», Orozco señaló que el Secretario de la Juventud, Pablo Marcial, «tiene negocios con el Estado», lo cual consideró que se debería prohibir. También apuntó contra el secretario de Relaciones Institucionales y «estratega» político de Grand Bourg, Antonio Hucena, a quien acusó de «desaparecer» una lista de concejales «para que no pudiera ganar la elección». «Esa gente no puede estar en el gobierno», apuntó.

El legislador por Rosario de la Frontera sostuvo que «tiene mucha fe» en Sáenz pero rechazó la convivencia con tales funcionarios. «O cambiamos la dirección, o meten un timonazo y empiezan a decidir bien, o como yo, muchos mas nos vamos a empezar a expresar«, amenazó Orozco.

Ofendido con Marocco, Orozco dijo que «el pueblo rosarino está descepcionado, no tiene confianza en el Gobierno desde el momento en que el vicegobernador llegó a sellar un pacto con el intendente Solís». «Es una vergüenza», espetó.

Transcurridos varios minutos del enérgico descargo, el presidente de la Cámara baja Esteban «Tuty» Amay Lacroix pidió a Orozco que «vaya redondeando». Y allí el dipu-policía lanzó su última acusación: dijo que «gente del Gobierno» lo quiso golpear. «Se equivocan: a mí no me van a hacer perder los políticos, a mí me va votar el pueblo rosarino porque yo trabajé. Yo voy a ganar en Rosario», concluyó.

Instagram did not return a 200.