Murió otro niño wichi y el Gobierno culpa a la cultura: “Ocurre por la forma de vida”

Tenía 8 meses, falleció en el hospital de Tartagal y suma la quinta muerte en lo que va del año. El Secretario de Salud provincial deslizó que “no son muertes por desnutrición” y que «esconden a los enfermos en el monte».

Un bebé de 8 meses murió en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal, tras llegar en grave estado desde la comunidad wichi de Las Vertientes, municipio Santa Victoria Este.

La muerte se produjo el miércoles 22, justo un día después de la asunción del gerente general del nosocomio, el anestesista Juan López.

Es la quinta muerte sucesiva de un menor en el Chaco Salteño en lo que va del año. La razón es la misma: la pobreza estructural que implica desnutrición y deshidratación. Lo confirmó el intendente de SVE, Rogelio Nerón.

Sin embargo, desde el Gobierno replicaron la versión maldita de la gestión anterior invocando a la cultura indígena como el problema en lugar de la desigualdad y marginalidad a la que están condenados los pueblos originarios del norte salteño.

En realidad no son muertes por desnutrición, sino que la desnutrición es un componente más en el cuadro clínico de los niños. Esto ocurre por múltiple factores relacionados con la forma de vida de las comunidades aborígenes, especialmente wichis, que son reacias a la atención médica”, deslizó el Secretario de Salud de la Provincia, Antonio de los Ríos.

En una clara muestra de discriminación, desconocimiento e inoperancia, el funcionario provincial sostiene que «las comunidades wichis, que son muy cerradas, deben adquirir nuevos hábitos de higiene«. «Tenemos muchos problemas con ellos por falta de entendimiento cultural, por ejemplo esconden a los enfermos en el monte, hay que ir a denunciarlos a la policía para poder asistirlos y si el agente sanitario los denuncia no puede entrar más a la comunidad», agregó De los Ríos.

De esta manera, Provincia intentó aplacar la gravedad de la situación relegándola a una supuesta problemática cultural. “Hay muchas barreras culturales y cuando están agonizando los chicos recién los llevan al hospital”, continuó el funcionario, consigna El Tribuno.

Finalmente, Antonio de los Ríos continuó diciendo al matutino: “Es muy lamentable que esto ocurra y por eso estamos poniendo en funciones a facilitadotes interculturales para tratar de que nuestros hermanos no se nos mueran así, que entiendan que ya no sirve seguir sosteniendo ciertas costumbres que los llevan a la muerte”.

Santa Victoria Este es el municipio desde donde se lanzó la Tarjeta AlimentAR y que permitió al ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, palpar la pobreza estructural que se vive en el interior salteño.

La respuesta fue aumentar el plan- dada la falta de tecnologías- y complementar con el envío de 40 mil módulos alimentarios para las comunidades originarias por parte de Nación en un convenio con Provincia. Y se suma el compromiso de realización de obras.

Pero todo ello no funcionará si no hay un Gobierno con sensibilidad social y compromiso político para resolver, poco a poco, la abrumadora desigualdad de nuestras tierras. Y, por supuesto, si no dejan de maltratar a las comunidades como lo ha hecho Antonio de los Ríos.

Compartir en

El menú social no está configurado. Necesitas crear el menú y asignarlo al Menú Social en los ajustes de menús.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram did not return a 200.