Mujer católica recibirá la eutanasia en Colombia: «Dios no me quiere ver sufrir»

Martha Sepúlveda se convertirá en la primera persona con un diagnóstico no terminal en acceder al procedimiento. Asegura que tras la aprobación se siente «más tranquila» y que se avecina su «descanso».

La ciudadana colombiana Martha Liria Sepúlveda, de 51 años, será la primera paciente con una enfermedad no terminal en acceder a una eutanasia en su país. Dicho procedimiento se realizará este domingo 10 de octubre en la ciudad de Medellín.

Martha Sepúlveda fue diagnosticada con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) en 2018 y desde entonces la enfermedad le ha causado un dolor intenso en el cuerpo y dificultades para moverse. A fines del 2020 el sufrimiento se agravó y por una decisión político-judicial, podrá acceder a la eutanasia.

La mujer solicitó el procedimiento a su EPS Sura el 27 de julio de este año, apenas cuatro días después de que la Corte Constitucional de Colombia ampliara el derecho a la muerte digna para pacientes que padezcan intenso sufrimiento por lesión corporal o enfermedad grave e incurable. Fue aprobado.

«Soy de buenas, tengo buena suerte. Y, como le digo, estoy más tranquila desde que me autorizaron el procedimiento: me río más, duermo más tranquila«, asegura Martha en una entrevista con Noticias Caracol.

A días de su muerte, Martha sostiene: «Si es desde el plano espiritual, yo estoy totalmente tranquila. Soy una persona católica, me considero muy creyente en Dios, pero, repito, Dios no me quiere ver sufrir a mí y yo creo que a nadie. Ningún padre quiere ver sufrir a sus hijos«.

Martha es católica, apostólica y romana y no encuentra contradicción alguna con su decisión. Esta semana un cura la confesó, pero no pudo aplicarle los santos óleos (aceite santo bendecido en la misa) por impedimentos de la Iglesia.

El periodista Juan David Laverde Palma le pregunta: «¿Cuando vas a la iglesia y les cuentas a estos sacerdotes lo que piensas hacer, qué te dicen ellos?». Y ella responde: «Pues que les cuente por qué, cierto, y la respuesta es la misma: porque estoy sufriendo, porque creo en un Dios que no quiere verme así. De hecho, para mí esto lo está permitiendo Dios, así lo veo yo, si me quiere no quiere verme en esta condición«.

Con un estado avanzado de la enfermedad, la mujer sostiene que «lo mejor que me puede pasar es descansar». «Y para mí la muerte es un descanso«, afirma. Martha cree que Dios «está permitiendo esto, él me está premiando a mí de cierta forma porque no voy a estar postrada en una cama«.

«Yo lo miro como un acto de amor de él porque me dijo: ‘mami yo la apoyo’. No fue fácil, pero yo lo miro como que me ama tanto que no me quiere ver así. Es lo mismo que digo: Dios me quiere tanto que no me quiere ver aquí otra vez caída y vuelta nada porque es difícil». Martha habla de su hijo Federico Redondo, quien comparte la entrevista.

Federico tiene 22 años y estudia derecho. Sobre la situación, explica: «Yo lo vi como el acto de amor más grande que he hecho nunca en mi vida, porque a priori yo necesito a mi mamá, la quiero conmigo, casi que en cualquier condición, pero sé que en sus palabras ya no vive, sobrevive«.

Martha Sepúlveda accederá a la eutanasia este domingo a la mañana. Asegura que fue muy feliz en su vida e insiste en que la decisión es para dejar de sufrir y encuentra amparo en Dios y en sus seres queridos.

Instagram did not return a 200.