Mangione logra una “tregua” con médicos que reclaman mejoras salariales

El nuevo ministro de Salud logró un principio de acuerdo hasta febrero, fecha en que se deberán retomar las paritarias. «Me han dado un voto de confianza», asegura Mangione. El contexto en el que asume: la crisis sanitaria y las demandas del interior profundo.

En lo que podría ser su primer triunfo al frente del Ministerio de Salud, Federico Mangione ha logrado una tregua con las y los profesionales de la medicina que vienen reclamando mejoras salariales y de las condiciones de trabajo hace varios días.

Las protestas de médicos se habían intensificado cuando se conoció la renuncia de Juan José Esteban. En hospitales de Capital y del Interior afloraron las quejas contra el reemplazante de Josefina Medrano de la Serna (2020) por no haber cumplido las promesas sobre la estabilidad laboral.

De hecho, en algunos hospitales y centros de salud se redujo la atención a la ciudadanía, funcionando a pleno solo para emergencias y áreas sensibles como de pediatría, oncología, entre otras.

“Lo que se logró ahora es una tregua. Me han dado un voto de confianza porque me conocen, porque saben cómo trabajo. Nos pusimos de acuerdo en varios puntos”, celebro Mangione tras la primera reunión con el sector.

El flamante titular de la cartera sanitaria dijo que han convenido avanzar en la jubilación con el 82% móvil y en la reducción del impuesto a las ganancias, dos cuestiones que si bien escapan a las facultades locales, tendrán el acompañamiento por parte de la gestión.

Con respecto al aumento, estamos tratando de ver. Hemos logrado un pacto de tregua que nos vamos a juntar dentro de las paritarias, con todos. Para mí es una gran satisfacción y un gran compromiso porque ellos confiaron en mí y en mi palabra, la cual yo voy a honrar”, concluyó Mangione.

Así las cosas, el funcionamiento del sistema sanitario se normaliza hasta febrero próximo, cuando comiencen las negociaciones paritarias. Ahora Mangione estará de otro lado, el del Gobierno, desde donde intentara hacer realidad aquellos reclamos que hizo llegar vía prensa a su predecesor.

Pero el reclamo salarial no es el único reclamo que Mangione deberá sortear; él sabe que asumió en un momento delicado, con un brote de salmonella, casos de desnutrición y deshidratación en niños y niñas del Chaco Salteño, la inminente propagación de casos de Dengue por la época estival, entre otras problemáticas.

Como advirtió BUUFO, la crisis sanitaria que atraviesa Salta ha profundizado una interna en el oficialismo: profesionales de la salud y representantes del norte provincial ya alzaron la voz en contra del exministro Esteban.

Desde Orán, el intendente Pablo González sostuvo que la gestión de Esteban olvidó al hospital San Vicente de Paul, donde faltan insumos y personal médico para atender las problemáticas de la ciudadanía. El jefe comunal le pidió al funcionario provincial que visite el lugar y se interiorice en las problemáticas, que no vaya a pasear.

Luego se sumaron a las críticas los cirujanos de ese nosocomio cabecera de la ciudad norteña. A través de una nota, advirtieron que desde abril no cubrirán guardias los fines de semana por el sobrecargo de trabajo. Señalaron además que el ministro Esteban está al tanto de la falta de personal hace más de un año.

Esteban respondió en la FM Ciudad de Orán. Dijo que «es lamentable» cómo González «usa el hospital para hacer política» y sostuvo que es un «necio» por no reconocer el aporte de su gestión: recordó «la incorporación de recurso humano» y el aporte de «nuevos vehículos para el parque automotor».

Tras el cruce verbal entre Esteban y González, se sumó al debate la diputada Gladys Paredes (departamento General San Martín), quien también cuestionó la política sanitaria de Grand Bourg ante la falta de profesionales.

«EnTartagal hace un año que no tenemos cirujanos y tenemos también problemas graves en neonatología donde contamos solamente con 3 profesionales médicos, de los cuales una de ellas está de vacaciones», explicó la legisladora norteña.

Paredes recordó que el titular de la cartera sanitaria dijo en diciembre pasado que faltan cubrir 2.500 cargos en el sistema y describió a la situación actual de los profesionales como «angustiante» porque dicha escasez de recursos humanos perjudican el rol diario.

«Le trae al profesional un estrés emocional que repercute en su función diaria y en el pensar hasta cuándo va a poder tener este aguante para poder seguir cumpliendo guardias y dar cobertura al servicio», apuntó la legisladora en diálogo con Radio Nacional.

Según explicó Paredes, la falta de personal se debe a que el funcionamiento de los hospitales y la legislación vigente «quedaron obsoletas» por la cantidad de profesionales de la salud que hay y el crecimiento poblacional. Cuestionó que la única forma de incorporar gente al sistema sea por contrato y no por nombramiento de cargo vacante.

Si bien la diputada consideró que es difícil incorporar masivamente a profesionales de la salud, sugirió que se vayan incorporando año tras año «como para poder dar soluciones de forma paulatina».

Las líneas precedentes explican, en parte, la situación del sistema sanitario provincial y de sus integrantes. Desde luego que Mangione conoce de cerca la realidad del Hospital Materno Infantil del cual fue gerente. Ahora tuvo un voto de confianza que puede anotar como un primer triunfo de la difícil tarea que le toca enfrentar.

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.