Los países del G20 piden la revisión de sobrecargos en créditos del FMI

El reclamo va en sintonía a lo planteado por el Gobierno argentino. También solicitan la creación de un nuevo fondo para financiar a largo plazo a los países de ingreso medio y bajos.

Parte de los líderes mundiales del G20 - Foto AFP

Los líderes de los países que integran el G20 solicitaron la revisión de la política de sobrecargos del Fondo Monetario Internacional y, además, solicitaron al organismo multilateral la creación de un nuevo Fondo de Resiliencia y Sostenibilidad para proporcionar financiación asequible a largo plazo a países pobres.

Así surge de la declaración final de la cumbre realizada en Roma, Italia. Y va en sintonía con el planteo que hizo el Gobierno argentino en distintos foros, en sus negociaciones bilaterales con el FMI y en encuentros con líderes de países europeos.

De hecho el presidente Alberto Fernández se reunió con la directora gerenta del FMI, Kristalina Georgieva, en el marco de la renegociación de la deuda externa por US$44 mil millones contraída por el gobierno de Mauricio Macri.

El objetivo de conseguir una reducción de la sobrecargos es un punto central en la negociación que el Gobierno mantiene con el organismo multilateral. También se ha solicitado la extensión de los plazos para los vencimientos que permitan al país reconstruir la economía sin condicionamientos.

Por su parte, los países del G20 confirmaron que seguirán trabajando para ampliar la canalización voluntaria de parte de los Derechos Especialis de Giro (DEG) asignados para los países vulnerables. Esto es, que puedan utilizar los fondos para afrontar la crisis agravada por la pandemia.

“Estamos trabajando en opciones para que los miembros con fuertes posiciones externas amplíen significativamente su impacto a través de la canalización voluntaria de parte de los DEG asignados para ayudar a los países vulnerables, de acuerdo con las leyes y regulaciones nacionales”, dice el documento.

También hubo apoyo a «la promoción de flujos de capital sostenibles, el desarrollo de los mercados de capital en moneda local y el mantenimiento de una Red de Seguridad Financiera Global fuerte y eficaz, cuyo centro sea un FMI fuerte, basado en cuotas y con recursos adecuados”.

Alberto Fernández dijo ante sus pares que «sin la construcción de un nuevo paradigma financiero internacional ninguno de estos desafíos será superado«, y aseguró que «desde las periferias del mundo» se necesita «financiamiento genuino para el desarrollo, sin la complicidad local de quienes lo fugan a paraísos fiscales», indicaron fuentes oficiales.

La posición de Argentina es conocida, pues tanto Fernández como el ministro de Economía, Martín Guzmán, plantearon la reducción de las sobretasas y extensión de plazos al FMI y reunieron apoyos de Francia, España, Italia y Alemania. Guzmán mantiene reuniones con el equipo del Fondo.

«Es evidente que Argentina no puede pagar 19 mil millones de dólares el año que viene, estamos trabajando para que podamos lograr un acuerdo que sea sostenible. Que no se postergue el desarrollo y no se nos imponga un plan que socialmente cueste y que se pueda cumplir en el tiempo», dijo a la prensa argentina que cubre la gira internacional el Jefe de Estado al llegar de Edimburgo.

Fernández participaba este lunes de la Cumbre de Líderes de la 26ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), que se desarrolla en la ciudad escocesa de Glasgow, en el Reino Unido, hasta mañana.

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.