Las tierras confiscadas a narcos y las críticas de la UBA al Gobierno de Salta

La Universidad de Buenos Aires administra unas 28 mil héctareas en Salvador Mazza que el capo narco Delfín Castedo intenta recuperar desde el penal de Ezeiza. El papel del Secretario de Ambiente por la inacción ante denuncias de tala ilegal y la frase de un funcionario judicial: «Orán es la Sinaloa Argentina, está tomada por el narcotráfico».

El capo narco Reinaldo Delfín Castedo intenta, desde el penal de Ezeiza, donde cumple prisión condenado por varios delitos, recuperar las 28 mil hectáreas de las fincas Aybal y Pajeal en Salvador Mazza que administra la Universidad de Buenos Aires (UBA) por orden del Poder Judicial de la Nación, según se advierte en un artículo publicado por el diario digital Infobae.

Titulado «La pelea entre la UBA y el narcotraficante más poderoso del país por 28 mil hectáreas en Salta«, la nota pone en el centro de la escena las denuncias por deforestación ilegal y su abordaje «deformado» (a propósito) en la prensa salteña, además de revelar una «sospechosa inacción gubernamental» ante las denuncias de la casa de estudios agraviada. Todo ello al mismo tiempo en el que los representantes de Castedo solicitaron al juez la restitución de las fincas y sus tierras porque «provoca daños patrimoniales y personales irreparables».

Mientras se acusa a la UBA de la tala y venta de madera de forma irregular, la UBA denunció que «se pretende instalar» tal relato «con la única finalidad de que la Sociedad Administradora se retire, dejando así una vasta zona fronteriza en un vacío amparado por la inacción ante las frondosas denuncias realizadas y, confundiendo en esta perversión mediática a la víctima con el victimario».

Para la Sociedad Administradora de la UBA hay «intereses espurios» que influyeron en lo que el periodista Andrés Klipphan llama «deformación de los hechos presentados ante la opinión pública a través de medios locales». No especificó, pero hay que mencionar que el diario El Tribuno ha publicado noticias informando tal versión a partir de denuncias de otros propietarios de la zona fronteriza (por ejemplo, el caso Barrozo del paraje El Sauzal, ventilado en abril de 2021).

La UBA denuncia falta de patrullaje y desmonte ilegal en los campos que por orden judicial administra y que le fueron decomisados a Reinaldo Delfín Castedo
La UBA denuncia falta de patrullaje y desmonte ilegal en los campos que por orden judicial administra y que le fueron decomisados a Reinaldo Delfín Castedo –

«En este entramado de omisiones y sospechosa inacción gubernamental, el colmo ha sido ver como las fotos que fueron presentadas como pruebas en la Secretaría de Ambiente y Desarrollo sustentable fueron difundidas a la opinión pública para culpar del hecho a la UBA«, sostiene el escrito presentado por Adolfo Reichemberg ante el Juzgado Federal de Lomas de Zamora, que entiende en la causa.

Allí se explica que el 20 de Junio de 2020 se cursó una nota al ingeniero Alejandro Aldazábal, Secretario de Ambiente de la Provincia, para advertir: «En estos momentos, la propiedad se ve amenazada por el flagelo del robo de madera. Las actividades ilegales de corta realizadas afectaron la pista del gasoducto por el tránsito y la acumulación de productos forestales«.

Junto a la nota, la sociedad administradora envió fotos y vídeos de camiones saliendo de las fincas con los troncos que circulaban con guías de explotación otorgadas a comunidades indígenas, pero «nada se hizo al respecto», sostuvo la UBA. De hecho, todo lo contrario: se imputó por la tala ilegal de árboles a la UBA, es decir a los propios denunciantes.

También consta en el expediente el pedido de la UBA para obtener las guías correspondientes para utilizar la tierra con fines comerciales (con la ganadería no pudo por las condiciones del lugar) y cuyos ingresos se destinarían a becas para estudiantes del Norte Argentino, solicitud que no fue autorizada por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

Ante las barreras de la secretaría a cargo de Aldazábal, en las fincas narco comenzaron a robar ganado e instalar campamentos clandestinos de tala clandestina de madera, hechos denunciados ante Gendarmería y en sede judicial. En el Juzgado creen que los Castedo quieren recuperar las tierras para reactivar «los cruces fronterizos secos» para traficar cocaína.

Foto que presentó la UBA como prueba de la desforestación ilegal que se realiza dentro de las 28.000 hectáreas de campos que la justicia le decomisó a Reinoso Delfín Castedo
Foto que presentó la UBA como prueba de la desforestación ilegal que se realiza dentro de las 28.000 hectáreas de campos que la justicia le decomisó a Reinoso Delfín Castedo

En el artículo, además, se reconstruye la relación del clan Castedo y el narcotráfico con el exdiputado provincial «el finado» José Ernesto Aparicio (a quien colocan como un dirigente que era candidato a suceder a su jefe político Juan Carlos Romero) y con el exjuez federal Raúl Reynoso que fue condenado por favorecer a narcotraficantes a cambio de cuantiosas sumas de dinero.

Y también se aborda el caso de Liliana Ledesma, la mujer que fue asesinada tras denunciar que los Castedo y Aparicio habían «cerrado un camino vecinal que unía Salvador Mazza con Bolivia para utilizarlo para traficar drogas». Su cuerpo tenía cortes en su boca como una amenaza, razón por la cual el fiscal federal Carlos Amad pidió que los Castedo sean juzgados como los autores intelectuales. Pero tal pedido- de competencia- fue rechazado por los jueces Federico Díaz y Marta Snopek, con lo cual el caso tramitará en el Poder Judicial de Salta.

No se puede permitir que esos campos los recupere el narcotráfico. La UBA nunca realizó tala ilegal. Y tampoco legal porque las autoridades de Salta no autorizaron las guías para hacerlo. Sí, en cambio, la Sociedad Administradora de Campos de la UBA fue quien denunció en varias oportunidades el robo de maquinarias, la tala clandestina, la posible apertura de pasos fronterizos clandestinos para tráfico ilegal y hasta la instalación de campamentos de obreros para la deforestación ilegal”, le dijo a Infobae un alto funcionario judicial, que se despachó: «Orán es la Sinaloa Argentina, está tomada por el narcotráfico«. Vaya la aclaración: Salvador Mazza es un municipio que pertenece al departamento San Martín, aunque también tiene frontera con Bolivia.

Facebook Comments Box
Instagram did not return a 200.