La UTEP llevó a la Iglesia su preocupación por el «hostigamiento judicial»

Del encuentro con monseñor Oscar Ojea, participaron también los principales referentes del Movimiento Somos Barrios de Pie, de la Corriente Clasista y Combativa, del Movimiento Evita y de la organización social y política Túpac Amaru, que conduce a nivel nacional la dirigente Milagro Sala, actualmente con prisión domiciliaria en la provincia de Jujuy.

El titular de la Conferencia Episcopal Argentina y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, recibió este jueves a una delegación de dirigentes sociales

La Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) llevó este jueves a la Iglesia su preocupación por el «hostigamiento judicial y político» que sufren dirigentes de organizaciones sociales, durante una reunión realizada en la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), encabezada por el titular de ese organismo, monseñor Oscar Ojea.

Ojea, también obispo de San Isidro, recibió en la porteña sede eclesiástica de la calle Suipacha 1032 al secretario general de la UTEP, Esteban «Gringo» Castro, y a los principales referentes del Movimiento Somos Barrios de Pie, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), del Movimiento Evita y de la Tupac Amaru, que conduce a nivel nacional la dirigente Milagro Sala, actualmente con prisión domiciliaria en Jujuy.

«En el contexto social sumamente complejo y preocupante que vivimos, la Iglesia comparte la preocupación por la situación de indigencia de una parte importante de la población, que se suma a la gravedad de la crisis económica que hace imposible llegar a fin de mes para una gran mayoría», expresaron desde la Oficina de Prensa de la CEA.

Durante el encuentro, Ojea reiteró «la necesidad de dialogar siempre en la búsqueda de aquellas medidas de Gobierno, posibles y necesarias en este momento para evitar todo tipo de violencia, recordando que los movimientos sociales históricamente han sabido trabajar para la construcción de la paz social».

El presidente de la CEA recordó también un fragmento del mensaje de los obispos de la Comisión Episcopal de Pastoral Social en la Semana Social del mes pasado, en el que se llamó a «anteponer la producción a la especulación, la distribución a la concentración y el acaparamiento y el bien común a la rentabilidad sectorial».

«Estamos muy agradecidos de haber sido recibidos por el titular de la Iglesia argentina; tuvimos la oportunidad de encontrar un padre que escuchó nuestro clamor; el poder político y judicial nos persigue por estar organizados y defender a los más pobres», reflexionó Castro, en declaraciones a Télam.

Según indicaron las organizaciones, Ojea recomendó profundizar el diálogo con funcionarios y organismos pertinentes para lograr garantizar el libre ejercicio de los derechos constitucionales de los militantes y dirigentes.

Como ejemplos de violencia y persecución, Castro mencionó que este jueves hoy hubo un «intento de incendio de un local social en el Chaco, a Juan Grabois le iniciaron 9 causas penales, en Jujuy la CCC tiene 16 causas en contra de 70 militantes y Milagro Sala que sigue detenida».

«Esta crueldad del poder escuchó Ojea, quien pidió un listado de todas las causas penales de la persecución que sufrimos», dijo Castro.

En otro orden, el dirigente contó que Ojea «puso en valor» el trabajo social realizado por mujeres en los barrios, en comedores y merenderos y en las tareas de cuidado.

«Él tuvo su experiencia, en su diócesis, San Isidro, durante la pandemia y dijo estar conmovido porque vio cómo los barrios alimentaron a los barrios. La comunidad se organizó. Nos pidió seguir con nuestro trabajo comunitario y reclamos siempre en la paz», resaltó.

Télam, agencia estatal de noticias

About Post Author

Instagram did not return a 200.