La pista narco que salpica al sacerdote Rosa Torino, hoy juzgado por abuso sexual

El cura Rosa Torino en una finca en Salta

El cura salteño está acusado por tres casos de abuso sexual agravado. Pero también lo vinculan con el narcotráfico: ex allegados dijeron que recibieron dinero de «El Chapo» Guzmán y lo ingresaron a la Argentina.

Corría el año 1986 cuando el sacerdote salteño Agustín Rosa Torino había obtenido la aprobación del entonces papa Juan Pablo II para fundar el instituto religioso de derecho diocesano «Hermanos Discípulos de Jesús de San Juan Bautista» en la provincia.

Una institución que años más tarde, en 2019, se vería forzada al cierre por orden de otro papa, Francisco, a raíz de una serie de denuncias en contra de su ideólogo por abuso sexual en perjuicio de tres personas.

Sin embargo, pesan en contra del religioso otras investigaciones ante el Poder Judicial Federal luego de que lo acusaran por lavado de activos y narcotráfico.

La señal TN publicó un informe en el cual aseguran que integrantes de la congregación recibieron dinero del cartel de Sinaloa que lideraba «El Chapo» Guzmán en México.

Ex religiosos (de su comunidad) confirmaron que el cura Agustín Rosa los obligaba a transportar dólares desde México a la Argentina, ya que el capo narco iba a pagar la reparación del techo de un convento”, dice el artículo de la periodista Miriam Lewin.

Además, los narcotraficantes le pedían a Rosa Torino y a sus curas que bendijeran los operativos importantes de droga, según relató un ex integrante del grupo católico que vivió en México, donde el instituto religioso tiene varias sedes.

El denunciante también dijo que parte del dinero se lavó «escondido adentro de una imagen de la Virgen de Guadalupe«. «Yo viajé a la Argentina llevando 30 mil dólares y juré que nunca más lo iba a hacer«, agregó.

«Una vez fueron al convento para que la superiora los bendiga, porque no estaba el cura del pueblo. Estacionaron muchos autos. Era imposible decirles que no, eran como 30 monos armados«, relató el ex integrante de la organización que lidera Rosa Torino.

Y agrega: «Un señor estuvo a punto de hacernos el techo del convento que se vino abajo por una lluvia. Lo que nos iba a regalar era una locura, la reparación entera salía como U$S50.000. Un día nos iba a entregar la plata y el anterior lo detuvieron. Y ahí me enteré de que el señor, que tenía visto porque venía a la iglesia y las monjitas lo conocían, era nada menos que el Chapo Guzmán. Parecía un tipo rebueno«.

Las acusaciones derivaron en una causa que tramita lentamente ante el Poder Judicial Federal de Salta y también en una intervención desde el Vaticano. Sumados los hechos de abuso sexual contra Rosa Torino, desde la Santa Sede exhortaron el cierre de la institución y suspendieron al religioso, que este 25 de junio comienza a enfrentar el juicio en su contra.

Compartir en

El menú social no está configurado. Necesitas crear el menú y asignarlo al Menú Social en los ajustes de menús.

Instagram did not return a 200.