“La pandemia desnudó el sistema sanitario”: advierten por la precarización laboral en Salud

Promesas incumplidas, sueldos chatos, recortes en el boleto de Saeta, falta de diálogo con autoridades de Gobierno y aprietes a quienes reclaman. El mix de problemas en Salud podría agravar la situación epidemiológica.

Cuando florecieron los aplausos a personal sanitario al inicio de la pandemia del coronavirus se contrapuso una idea sencilla y profunda: mejor sería que garanticen insumos de protección y salarios dignos. Pasaron meses y los aplausos son cosa del pasado. Sólo prevalecen los reclamos por la precarización laboral, que no encuentran eco en las autoridades del gobierno salteño.

Hoy los trabajadores se encuentran, lamentablemente, sin un contrato, sin una ART, sin una Obra Social desde el 30 de junio y con el incumplimiento de actas por parte el Ministerio de Salud con respecto a los pase a plantas y designación temporaria“. Quien habla y pincela la situación es Víctor Chuquisaca, representante gremial de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) del sector Salud.

En diálogo con el programa Sapo de Otro Pozo (FM Noticias 88.1), Chuquisaca apuntó a las esquivas de la administración Gustavo Sáenz para abrir diálogo con el sector gremial y puso énfasis en el “silencio” de la ministra de Salud, Josefina Medrano De la Serna.

También está: Covid-19: asciende a 206 el total de casos y hay 3 pacientes en terapia intensiva

Esta pandemia desnudó el sistema sanitario“, describió el referente gremial acerca del sector salud, cuyas carencias se arrastran desde hace años y se agravan toda vez la gestión actual no responde las demandas de quienes están en el llano. Por esa razón, comenzaron con jornadas de reclamo, pacíficas, aún sin paralizar servicio ni movilizarse.

“Necesitamos que lo que habla el Gobernador o habla la Ministra- cuando hablan de los trabajadores de la salud- realmente se vuelvan hechos concretos, cuando hablan de dignificar al trabajo. Porque hoy, los trabajadores de la primera línea, más de la mitad están precarizados y no están cobrando ni el sueldo como uno de planta, pero sí se les exige las obligaciones como uno de planta”, espetó Chuquisaca.

Te puede interesar: Del total de casos, el 1,5% no se sabe cómo contrajo la Covid-19

Por otro lado, el representante de ATE Salud advirtió que mientras se sostiene una gran cantidad de trabajadores precarizados desde hace varios años, al mismo tiempo se contrata personal con doble o triple de sueldos, sin antigüedad. “Hoy la necesidad es el recurso humano”, dijo, y agregó que hasta la fecha no se sabe dónde fueron a parar los cargos de 2.500 jubilaciones. “Sabíamos que había un ajuste con el macrismo, pero con este gobierno seguimos de la misma forma“, señaló.

Recorte al boleto

Una de las medidas de reconocimiento al personal sanitario- y principalmente para amortiguar el impacto de la crisis en su poder adquisitivo- se lanzó la Tarteja Covid-19 para que viajaran de forma gratuita en el transporte público, a cargo del conglomerado empresarial SAETA.

Sin embargo, de forma imprevista, el beneficio se cortó. “No están dando la cobertura del boleto como se había prometido. Ya hace una semana los trabajadores están volviendo a pagar el boleto y nadie dice nada. No sabemos porqué, pero nadie te da explicaciones, cuando eso también estaba en una promesa del Gobierno”, explicó Chuquisaca.

Además, el referente gremial señaló que es llamativo el recorte ya que el personal de salud es quien viene trabajando los sábados, domingos y feriados, dado que se les cortaron las licencias y, obviamente, “había que darle un acompañamiento al bolsillo”. “Hoy no lo están teniendo”, lamentó.

Presiones

Los señalamientos a la cartera sanitaria por el presunto condicionamiento para silenciar voces críticas a la gestión o que bien puedan ser “muy sinceras” respecto a la situación epidemiológica son cada vez más recurrentes. “Solo la Ministra o quien ella designe, puede salir en los medios”: ésa frase que citó el semanario Cuarto Poder y que sería la consigna que se encarga de cumplir la encargada de prensa de la cartera, Gabriela Farah, es un ejemplo.

Pero esa presión tomó cuerpo también en el personal sanitario. “En todos los lugares donde se hicieron presentes trabajadores manifestándose con carteles, sufrieron aprietes, amenazas de que no se van a renovar los contratos”, advirtió Chuquisaca, en tono de preocupación. Como responsables señaló a gerentes de hospitales, jefes de agrupamientos y “una bajada de línea” de autoridades “de más arriba”, que podrían transformarse en denuncias formales cuando así lo requieran las víctimas.

Chuquisaca fue sintético: “El trabajador de salud se siente solo”. Si hay algo triste en esta pandemia- dijo- es cuando no hay diálogo, cuando no te atienden las autoridades gubernamentales.

Hasta ahora, del total de casos positivos (206) registrados por el Ministerio de Salud, un 10% corresponde a personal sanitario, según informó ayer el epidemiólogo Francisco García Campos.

¿Podrá la administración Sáenz resolver esos problemas de gestión y atender las demandas del personal sanitario, que se acentúan al compás de que los casos de Covid-19 avanzan? ¿Cómo impactaría el arrastre de la precaria situación descrita en el avance del coronavirus?

Facebook Comments
Instagram did not return a 200.