La carne aumentó 75% en el 2020 (pico de 20% en diciembre), según informe de CEPA

En el estudio aseguran que la suba de los últimos dos meses se debió a una «lisa y llana especulación» de frigoríficos e intermediarios. La demanda de China persuade a exportar, mientras se intenta desacoplar precios del mercado interno.

La disparada del precio de la carne vacuna durante diciembre y enero está asociada a una «lisa y llana especulación» por parte de los frigoríficos y las cadenas de comercialización concentrada, según un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA).

De acuerdo al trabajo realizado por los y las profesionales del CEPA, la celebración de las fiestas de diciembre fue una «ventana de oportunidad» para aumentar los valores de la carne «con una suba de 20% que se mantuvo, aunque en un nivel inferior, en enero (y se percibió incluso en noviembre)».

«La carne vacuna manifestó una suba significativa en torno al 75% a lo largo del 2020», explica el informe. Respecto a las causas, el estudio pone el foco en la creciente demanda del mercado internacional- principalmente China- y en el incremento del precio del maíz, una materia prima que sin regulación estatal se comercializa en Argentina a valores de exportación.

Sin embargo, indicaron que la incidencia del aumento del maíz en la carne vacuna es menor (8%), aunque sí resaltaron que es significativo en la cría de pollo, la leche o la producción porcina. «Y adicionalmente, los novillos actuaron, en el segundo semestre de 2020, como reserva de valor impulsando el precio al alza», precisaron.

El CEPA sugiere la necesidad de desacoplar o desenganchar el precio internacional del precio local para evitar «que el aumento de las demandas de carne o la suba del precio del maíz signifiquen un traslado inflacionario al mercado local, a la par de medidas que permitan controlar los aumentos arbitrarios y excesivos».

Si bien en el Gobierno Nacional pusieron la lupa en los aumentos de la materia prima- la cual incide más en el pollo, los chanchos o la leche y no así en la carne vacuna-, hay quienes ponen el foco en la exportación y con ello, a los incrementos en el mercado interno.

Por ejemplo, en 2006, la por entonces ministra de Economía, Felisa Miceli, por instrucción del presidente Néstor Kirchner, suspendió las exportaciones de carne vacuna durante seis meses con el fin de frenar el alza de los precios en el mercado local. Kirchner advirtió a los ganaderos que no les «interesa exportar a costa del hambre y el bolsillo del pueblo argentino», según reflejó el diario El País de España.

Como sea, ahora la Secretaría de Comercio Interior logró tardíamente un acuerdo de «carnes populares» para comercializar con descuentos de hasta 30% desde febrero a marzo. Son 8 cortes de tal convenio, más 2 que ya estaban incluidos en Precios Cuidados.

Instagram did not return a 200.