Juzgan a integrantes de banda narcocriminal tutelada por Juan Lapad, hermano del senador

Inició el juicio contra tres hombres acusados de tráfico de estupefacientes. Es la misma causa en la que fueron condenados los Lapad a seis años de prisión. Fiscalía resaltó la «connotación política que era utilizada por los líderes de esta organización».

El Tribunal Oral Federal Nº 1 de Salta inició este miércoles el juicio contra Ramón Jesús Cortez y Teodoro y Enzo Arias por el delito de transporte de estupefacientes agravado por el número de intervinientes y la utilización de una persona menor de edad.

Los acusados formaban parte de una organización narcocriminal que fue desarticulada el 18 de octubre de 2019 tras una investigación de la PROCUNAR. De la misma se logró secuestrar 29 kilos de marihuana y, además, detener a 11 personas, entre las que se encontraban Juan Lapad y su hijo Sergio, «quien también llevaba la voz de mando entre los implicados».

Juan Lapad es hermano del senador por el departamento Rivadavia y vicepresidente primero de la Cámara de Senadores provincial, Mashur Lapad, una «connotación política que era utilizada por los líderes de esta organización», según consideró la Fiscalía. Por ello, el caso levantó polvareda en Salta.

Antes: Narcotráfico: condenan a 6 años de prisión al hermano del senador Mashur Lapad

El tribunal es presidido por el juez Federico Díaz e integrado por los vocales Marcelo Juárez Almaraz y Marta Liliana Snopek.

Cabe recordar que ocho de los imputados optaron por someterse a un juicio abreviado, el nuevo proceso incorporado en el modelo acusatorio, acorralados por la contundencia de las pruebas recogidas.

Así, Juan Lapad y su hijo Sergio fueron condenados a la pena de seis años de prisión. Eduardo Santillán, quien acordó el ingreso de la droga desde Paraguay, al igual que Nicolás López, el conductor del auto donde la transportaban, fueron condenados a 4 años de prisión. Por su parte, Marcelo Cruz, Diego Juárez, Luis Figueroa y Eva Choque fueron condenados a tres años de prisión.

La Fiscalía dispuso, además, multas que van desde los 100 mil pesos a más de 1 millón de pesos, en el caso de Juan Lapad. También ordenaron el decomiso de los vehículos secuestrados, entre los que se encontró una camioneta Ford 100 y una Chevrolet Montana.

“Como pocas veces sucede, en esta ocasión la fiscalía trae al tribunal a todos los componentes de una organización. Es la película completa, con todos los protagonistas, desde los actores de reparto hasta los que tenían roles de mando en las maniobras de narcotráfico”.

Eduardo Villalba, fiscal federal de Salta

El fiscal general Eduardo José Villalba, de la Unidad Fiscal Salta, detalló los hechos imputados a los tres acusados: “Como pocas veces sucede, en esta ocasión la fiscalía trae al tribunal a todos los componentes de una organización. Es la película completa, con todos los protagonistas, desde los actores de reparto hasta los que tenían roles de mando en las maniobras de narcotráfico”.

Villalba detalló que la investigación se inició el 26 de julio de 2019, pero que recién se pudo desarticular el 18 de octubre de ese año, cuando en “tiempo real” se coordinó el seguimiento del convoy que la organización había tramado para el traslado de la droga desde la localidad fronteriza de Morillo a la capital.

“Se trata de conexiones importantes, las cuales le daban cierto resguardo, lo cual surge incluso de las pesquisas realizadas”.

Eduardo Villalba

Los roles de cada integrante

El fiscal Villalba explicó que, en ese entramado, Cortez tuvo un rol preponderante al ser nexo directo con Juan Lapad, a quien le reportaba el resultado de las maniobras en el norte provincial. Además, dijo que cumplía el rol de “barrer” la ruta de tránsito, o bien hacer de coche “puntero”, tareas clave dentro de la organización, pues así se garantizaba la seguridad del traslado de la droga.

Bajo el mando de Sergio Lapad, ejecutor de las órdenes de su padre en la zona norte, Cortez debía recorrer la ruta e informar sobre los controles de las distintas fuerzas de seguridad; incluso, cuando se decidió concretar el transporte de los 29 kilos de marihuana, iba de coche puntero”, explicó.

Respecto a Teodoro Arias y de su hijo Enzo, Villalba sostuvo que, de las investigaciones realizadas, existen suficientes elementos de prueba que permiten establecer que los mismos fueron los proveedores de la droga.

Los Arias eran los responsables de obtener y trasladar la droga desde el límite con Paraguay hasta Morillo, desde donde Sergio Lapad retiró la carga para su traslado a Salta, donde se distribuía en distintas bocas de expendio”, señaló.

Villalba se refirió también al fuerte peso que la organización, por sus nexos de orden político, tenía en el norte. “Se trata de conexiones importantes, las cuales le daban cierto resguardo, lo cual surge incluso de las pesquisas realizadas”, apuntó.

Por último, el fiscal mencionó las pruebas reunidas y que serán presentadas a lo largo del debate, entre ellas documentales, testimoniales, informes e intervenciones telefónicas que demuestran, paso a paso, el accionar de cada uno de los integrantes de la organización.

Instagram did not return a 200.