Gobierno imputa a empresas por venta amañada de sus productos

Se detectó presuntos engaños en el etiquetado y rotulado. El caso de un café muy famoso que subió el precio al mismo frasco, el de un aceite de oliva supuestamente «extra virgen» con aceite de girasol y el de unas galletitas.

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, imputó a las empresas Nestlé, Agropecuaria Paso Viejo y- otra vez- a Mondelêz por «presuntas transformaciones o engaños en el etiquetado y rotulado de productos». Básicamente, se habla de que cambian mínimamente una propiedad del producto o agregan alguna frase en la etiqueta para aumentar su precio.

Para el caso de Nestlé, se detectó que ofrecería dos frascos de café de igual tamaño, contenido y variedad con rótulos diferentes y aumentando hasta un 40% su precio. Mientras que Mondelez comercializaría las galletitas Oreo en dos envases distintos haciendo parecer que son distintos, pero que sólo hay 1 gramo de diferencia y aumenta el precio en más del 50%.

En tanto la firma Agropecuaria Paso Viejo fue imputada por la comercialización del producto Viejo Olivar que se presenta como «Aceite de Oliva Extra Virgen«, cuando en realidad en la letra chica se indica que contiene aceite de girasol y de oliva. Y agrega en su descripción «aceite comestible mezcla», con lo cual engañaría sobre su verdadera calidad y naturaleza.

Sobre estas conductas, Comercio Interior advirtió que no se estarían informando de manera cierta, clara, y detallada las diferencias existentes entre bienes de igual categoría, marca y sabor. «Estas prácticas pueden confundir sobre la naturaleza del producto y sus principales características, motivando al error, y promoviendo la adquisición de un bien no deseado», indicó el organismo a cargo de Español.

Desde la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores sostienen que estas mañas «podrían inducir a la confusión» de potenciales clientes. Así, lo que se pretende es «modificar prácticas sistemáticas» que vulneran derechos de la ciudadanía y al mismo tiempo, «proteger las relaciones de consumo».

En caso de que se confirmen las conductas advertidas, que en la jerga popular se conocen como «meter el perro» o «vender gato por liebre», las multas pueden ascender a un máximo de $550.000.000.

Instagram did not return a 200.