Estratégicamente acomodados y caraduras

El presidente de Diputados, Esteban "Tuty" Amat, uno de los vacunados - Imagen: Agenda Salta

Sobre el operativo de vacunación en Salta y la cuestión de privilegios de clase adoptada por funcionarios parásitos. Opina el abogado y periodista Daniel Tort.

Por Daniel Tort*

Muchas veces hemos insistido desde esta columna editorial, de la necesidad de construir una sociedad sin privilegios irritantes, sin sectarismos de clase y sin tener que tolerar el ejercicio abusivo del poder, al que nos tienen acostumbrados los gobernantes de turno.

Y es que en cada oportunidad que los funcionarios a cargo del erario tienen la oportunidad de sacar ventajas  burocráticas a su favor o el de su entorno, lo hacen sin ningún empacho, y esa novela repetida se torna cansadora.

Viajes, viáticos, nombramientos, designaciones irregulares con la sola apariencia de concursos arreglados, pasando por la promoción y ascensos meteóricos de parientes o amigos incondicionales al mantenimiento del estatus quo del mismo poder que los nombra.

Y en estos tiempos azarosos que corren para todos con las dificultades de la pandemia que nos acosa y nos limita, los miembros de esa clase parasitaria que hace de las decisiones administrativas un festín para propios y allegados, han demostrado una vez más su condición de miserables.

El sistema de vacunación para la prevención del COVID 19 se diagramó como es obvio, elemental y lógico, sin que se pueda pensar en galimatías o atajos, comenzando por el personal que más riesgo de vida podía tener  en relación al contagio.

Y de esta manera el personal de salud, los  ancianos, enfermos con patologías crónicas, y en general todo aquél que por su función u oficio tuviera contacto directo y estrecho con la  enfermedad, debía tener prioridad.

Pero aparecieron los entenados de siempre, haciendo gala de su condición de ventajistas y carentes de toda vergüenza, a sacar provecho de su posición cercana al poder, para pasar primero, para no hacer fila, para obtener otra vez una ventaja personal.

Sobre el tema: Esteban divulgó lista con 22 vacunados «estratégicos» y fue cuestionada su veracidad

Conocido que fuere por una  prolija y aguda investigación, que esas prioridades mencionadas se habían alterado, y que diversos personajes se habían vacunado irregularmente, tuvimos que escuchar las sórdidas explicaciones que ensayaron.

Y así el señor ministro de gobierno el Ingeniero VILLADA, comenzó diciendo que todo era una cuestión de mala fe periodística y de abusos varios con vídeos, y se encargó de repetir siete veces, que el gobernador no estaba entre los avivados, lo que pareció más bien un mandado que una conferencia de prensa.

Otros que salieron a explicar, increíblemente adujeron que  a ellos los llamaron por teléfono, para decirles que vayan al hospital tal o cual, y que por ello estaba todo en regla, como si esa comunicación no fuera   precisamente el medio por el cual se consumaba el privilegio.

Te puede interesar: Pamela Ares sobre ‘vacunaciones estratégicas’: «Córtenla con los privilegios, señores, córtenla»

Ese privilegiado que con total desdén  de otros ciudadanos en riesgo, que fue llamado desde el COE para decirle que vaya a vacunarse, recibe esa llamada no por casualidad, sino porque está en la lista de los elegidos para gozar del privilegio.

Y para tratar de explicar o tapar lo que no requiere explicación ni puede ocultarse, instalaron  los términos personal estratégico, algo que a la luz de la mediocridad de la burocracia salteña es imposible.

Y esa imposibilidad se observa a simple vista si se considera  que el equipo de gobierno no cuenta con estratega alguno, y solamente se avizoran como meros administradores de la cosa pública, y encima muy malos.

Antes: Esteban niega «vacunados VIP» y habla de «vacunados estratégicos»

Lo estratégico debió haber sido precisamente cuidar a las personas que por su función, trabajo, oficio o cercanía con el virus, debían tener prioridad, y no auto proclamarse  personal estratégico sólo  porque ocupan un cargo.

Para ilustrar basta un ejemplo claro. Quien escribe esta columna ha sido calificado por la pandemia como esencial, para priorizar el derecho a la información, pero eso no me convierte en estratégico, ya que desde el piso de una radio, mi riesgo de contacto con el virus no ha sido mayor que el del resto de los ciudadanos.

También está: «Me la puse antes que Alberto Fernández»: «Tuty» Amat también se vacunó contra el Covid-19

Aquí se ha logrado instalar la falacia de que estratégico es el funcionario que por su cargo debe tratar con muchas personas, y entonces hay que vacunarlo antes, como si  función laboral oficial y riesgo fueran la misma cosa.

La coronita de  estos avivados  malsanos ha postergado a personas  mayores, personal de salud, choferes de ambulancias, enfermeros y toda clase de trabajadores formales o no formales que a diario han convivido con el riesgo de contagio.

Si por tratar con muchas personas y en una tarea esencial se pude describir, podemos señalarle al comité operativo de emergencia que en los comedores de emergencia de los barrios donde ellos nunca van, interactúan en condiciones de hacinamiento mujeres que conviven con cientos de vecinos en el reparto diario de viandas, pero a ellas nadie las llama para vacunarse.

Por eso no se trata de una falta menor o de una situación que con una tardía resolución administrativa posterior los designe como estratégicos, porque la maldad y el desprecio por el otro ya no tienen remedio.

El circo del disimulo, la pretensión de explicaciones absurdas, el tan mentado yo no fui, me llamaron, hice la fila, no me oculté o pregúntenle al ministerio porqué me llamaron, no justificó en ningún caso ni justificará nunca la manifiesta inmoralidad.

No solamente no los justifica a ninguno de ellos, sino que los muestra  prestos a la única habilidad que cultivan y conocen bien, la de actuar y mostrarse siempre como estratégicamente acomodados y caraduras.

*Editorial del programa radial «La madre que las parió», que se emite en FM Noticias 88.1 mhz todos los viernes desde las 11:00.

Compartir en

El menú social no está configurado. Necesitas crear el menú y asignarlo al Menú Social en los ajustes de menús.

Instagram did not return a 200.