Esta vez, no pasarán

La oposición insiste en una campaña claramente golpista que degrada, insulta, miente, desinforma y alienta el descontento social con todo y por todo.

Por Daniel Tort

La Argentina transita por estos días momentos muy difíciles, y al avance de la pandemia COVID-19 ha complicado sobremanera la situación del País, en particular en siete distritos entre los que se encuentra Salta, en los cuales es inminente la toma de decisiones drásticas.

Con errores y aciertos el gobierno nacional ha enfrentado esta crisis, y ha logrado mantener a la Nación en niveles bajos de mortalidad en comparación a otros países, con un costo económico real que costará años  para encontrar soluciones, y que posterga a la mayoría de la sociedad acosada por el virus.

En medio de este caos social, sería esperable que la llamada oposición tuviera una conducta constructiva, de colaboración, de apoyo, o en su caso de prudente silencio ante la emergencia, en vez de estar sobre actuando y llevando adelante una evidente campaña desestabilizadora y golpista como la que han puesto en marcha.

La escasa cintura y la deplorable oratoria del ex presidente Mauricio Macri, le ha obligado a ese equipo de golpistas a resucitar a personajes que habían anunciado hasta el cansancio su retiro, y así por ejemplo, Elisa Carrió tuvo que volver  al ruedo con los mismos delirios místicos de 2014 y 2015.

Otro conspicuo lame botas de la embajada norteamericana como Eduardo Dualdhe, salió a comparar el clima  gubernamental en curso con la última semana del gobierno de la llamada Alianza, diciendo que  el presidente Alberto Fernández está igual que Fernando De la Rúa, llegando ya a una expresión superlativa de la miseria humana.

Y como el plan de socavamiento de la gestión de gobierno tiene como actor fundamental a la prensa canalla, La Nación –cuando no- publica una supuesta carta de Mauricio Macri, literalmente obscena.

Comienza diciendo que rompe el silencio recién ahora, cuando ya mostró antes inquietudes golpistas en Junio de 2020 firmando con otros personajes (Laura Alonso, Patricia Bullrich, etc.) un absurdo llamamiento de los 500.

También había ya publicado en Agosto de 2020 otra carta abierta afirmando, contra todos los archivos televisivos en contra, que él nunca había priorizado las variables de la economía ante la pandemia, y que sí le importaban los muertos, aclaración que lo expone obviamente, de lo contrario.

En esta nueva aparición grotesca   reafirma  –entre otras temeridades- que la Constitución es nuestrano de todos los Argentinos, es de ellos– con los derechos individuales primero y con pánico a un nuevo contrato social, exponiendo su egoísmo a ultranza y su condición de ricos violentos que no necesitan de un  nuevo orden, porque justamente quieren seguir en el actual, donde tienen todos los privilegios.

Y luego de variarse por toda clase de agravios, el supuesto ingeniero remata histéricamente que no se altere el status de su clase, al que él llama “Nuestro Orden Social” –con mayúsculas- y reclama por el Estado de Derecho contra la jungla, en una trasnochada reedición del aluvión zoológico, que acuñara un radical también golpista en los años cuarenta.

Si se repasa someramente en las columnas del mismo diario –también histórico conspirador de todos los gobiernos y adorador de todas las dictaduras- se concluye sin dudar que ese resumen de atentados a la democracia que se publica como retórica del ex presidente, es una perfecta síntesis de las editoriales del año.

Es, hay que decirlo, una prolija retahíla de argumentos conservadores, de las diatribas de la Sociedad Rural y del Club del Progreso, con mucho estilo, gramática, ortografía, y puntuaciones. En definitiva desde el punto de vista de los discursos políticos, algo bien elaborado.

Por eso, no es para nada creíble que el orador de ”Querido Rey” “Esa te la debo” “No sé si fueron 9 mil o 30 mil”, el equipo de fútbol tucumano “Atlético Cumán”, el tren “Verano Cargas” la “Virgen del Recreo” en vez del Rosario, o  las “Islas Sánguches del Sur”  pueda ser, ni por casualidad, el autor de esos párrafos, donde se adivina la pluma de un Carlos Pagni, o  peor aún, de un Daniel Santoro.

Pero más allá de las falsedades de la autoría, está totalmente claro y fuera de discusión, que esa carta es otro eslabón más de la sofisticada maquinaria desestabilizadora que busca desde Diciembre de 2019 un golpe institucional en Argentina.

Un golpe que a menos de un año de la gestión gubernamental en curso, se perfila sin pausa hacia el objetivo, degradando, insultando, mintiendo, desinformando y alentando el descontento social con todo y por todo.

Son tiempos de redoblar esfuerzos  para contrarrestar la intentona facciosa que otra vez más, sin resignarse a no tener el poder institucional que creyeron retendrían por siempre, no va a escatimar dinero y recursos para arrebatar, a cualquier precio, el orden constitucional imperante.

Pero no solamente habrá que estar atentos, sino que inevitablemente habrá que estar preparados, con todas las armas a nuestro alcance, porque si logran consolidar su objetivo, no será con la pasividad ni silencio del pueblo que, con absoluta legitimidad, va a defenderse de la oligarquía golpista.

No habrá que dudar un instante.

Esta vez, no pasarán.

*El autor es abogado y conductor del programa La Madre Que las Parió. Viernes por FM Noticias 88.1

Instagram did not return a 200.
A %d blogueros les gusta esto: