“El que coquea no hace un análisis legal”: Cornejo a favor de regular la hoja de Coca

El Procurador General habla de las leyes y convenios que impiden normalizar el comercio de la hoja y sostiene que el Estado pierde dinero con la ilegalidad. La discusión por el cannabis medicinal podría impulsar la de la coca.

Por Emiliano Frascaroli

Desde que el gobierno nacional decretó el cierre de fronteras para frenar la pandemia, Argentina sufre el impacto de la escasez de la hoja de Coca y la sociedad ve con bronca y asombro el fuerte aumento de precios. Un kilo pasó a costar entre 14 mil y 16 mil pesos, cuando un mes atrás valía unos 2 mil pesos; el ¼ trepó hasta 5 veces más, con picos de hasta 4.000 pesos.

A raíz de ello, la discusión por la regularización del producto volvió a escena. Es que si bien está permitido coquear, no es legal su comercialización. La coca es importada clandestinamente por pasos fronterizos con Bolivia y Jujuy para luego llegar a los mercados centrales de las principales localidades de la provincia. Ese nexo entre el origen productivo y la venta al usuario lo hacen los “bagayeros” y transportistas, el eslabón medio de una cadena con actores de todo tipo, difícil de dimensionar.

Ver también: Hablemos de la Coca: la escasez y el alza de precios despertó debate popular

El Procurador General de Salta, Abel Cornejo, fue consultado por BUUFO acerca del proceso que se debería seguir para adoptar normas que permitan legalizar la actividad y esclarecer el panorama cotidiano. Cornejo hizo un recorrido histórico a través de las distintas leyes nacionales- ponderando el proyecto del diputado salteño Juan Carlos Castiella que impulsó la despenalización del consumo hace más de treinta años- y planteó que sería necesario cambiar el concepto mundial para con la hoja de coca, ya que el país ha puesto la firma en Convenios Internacionales que la consideran un estupefaciente, como la Convención de Viena y la de Nueva York.

Más allá de los menesteres de tipo normativo, se pueden anticipar beneficios múltiples. “Si estuviera autorizada habría miles de puestos de trabajo”, dice el titular del Ministerio Público Fiscal luego de achacar contra el mercado negro y los circuitos clandestinos que genera la ilegalidad. Es por esto último que no le sorprendió, dice Cornejo, que hace poco efectivos de la Policía Federal de Orán impulsaran un falso operativo para secuestrar dinero en efectivo y kilos de hoja de coca sin aval institucional.

Por su parte, en alusión a los tributos que podría aplicar el fisco, el Procurador agregó: “El Estado pierde dinero”. Como la actividad no está regulada, no se sabe a ciencia cierta cuánto es el movimiento de dinero que genera el negocio de la hoja de coca ni mucho menos las personas que están detrás para que el acullico llegue a la boca de cualquier ciudadano. Pero un informe del Instituto de Ingeniería y Desarrollo Industrial de la Universidad Nacional de Salta estimó en 2018 que serían unos 14 mil kilos de coca diarios y 600 mil dólares

El que coquea no hace un análisis legal

En una entrevista telefónica (por fijo) con este medio, el Jefe de Fiscales sostiene que existe una suerte de error de prohibición en la aplicación penal ya que el coqueo es una práctica ancestral, arraigada a la cultura. “El que coquea no hace un análisis legal”, resume Cornejo para señalar que ni siquiera se condice con la producción de cocaína porque los procesos e insumos que se incorporan para esa droga ilícita son muchos mas complejos.

También está: Coca del monte chaqueño, un gran invento que es furor en el norte salteño

Por último, el Procurador General sugirió que el tratamiento institucional inminente por la planta de cannabis con fines medicinales podría impulsar, a su vez, el de la hoja de coca. Si bien Cornejo no precisó un solo camino a seguir, deslizó una remota posibilidad en torno al cultivo y el camino para autorizar la producción local. En esa línea, ayer el ingeniero agrónomo e investigador de CONICET, Mariano Gastón Gutiérrez Ríos, planteó: “Si Jujuy hace marihuana legal, ¿por qué Salta no podría hacer coca?”.

Las condiciones están. Y al parecer, la necesidad también. La regulación de la hoja de coca llegará más pronto que tarde. Ahora el debate fue acelerado por las consecuencias de la pandemia y la exhibición de lo que conlleva esta actividad que libra la paradoja de poder consumirla pero no producirla ni comprarla en el exterior.

Instagram did not return a 200.