El peronismo busca revertir el DNU de Macri que le quita frecuencias de celulares a ARSAT

La decisión presidencial de saltear el Congreso puede tener su revés en la primera reunión del año de la bicameral de trámite legislativo. Los beneficiados no tienen seguridad jurídica, a pesar del guiño que le hizo Cambiemos.

La mala costumbre de Mauricio Macri es firmar Decretos de Necesidad y Urgencia en pleno receso legislativo. Prácticamente nunca se exponen los requisitos que fija la Constitución, es decir la justificación del porqué se saltea al Congreso de la Nación con decisiones unilaterales del Poder Ejecutivo.  

Uno de los tantos textos firmados por el Presidente fue el que modificó la Ley de Desarrollo de la Industria Satelital por el cual se le quitó la facultad de administrar las frecuencias de celulares a la estatal ARSAT. El DNU habilitó la privatización de las radiofrecuencias relegándole al Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) su administración, algo que estaba a cargo del Poder Legislativo.

“En virtud del dinamismo del sector, es necesario implementar un marco normativo adecuado para generar condiciones de seguridad jurídica y fomentar nuevas inersiones mediante la adopción de criterios normativos orientados a mejorar la cobertura de los servicios”, describió el DNU 58/2019 como excusa de la competitividad empresarial.

Sin embargo, aquella seguridad que planteó Cambiemos podría tener un traspié si la oposición anula el DNU en el Congreso. El decreto se tratará en la primera reunión del año de la bicameral de trámite legislativo que preside el diputado Marcos Cleri, de La Cámpora. No obstante, cabe recordar que en el Senado el único bloque que votó en contra de la Ley Corta fue el de Cristina Kirchner. Resta ver el papel que jueguen los legisladores del peronismo federal.

Sobre el DNU

El proyecto vino a saldar deudas que el Gobierno tendría con las grandes empresas de las telecomunicaciones. Se trata de un fiel reflejo a un artículo de la Ley Corta que fue aprobada en el Senado pero que Diputados logró frenarla antes de terminar 2018.

A fines de diciembre de 2015, días después de haber asumido la Presidencia de la Nación, Macri publicó uno de sus primeros DNU por el cual disolvió los entes de control de los contenidos audiovisuales y trastocó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual para beneficiar al grupo Clarín. El lobby del grupo mediático se consolidó cuando el Gobierno permitió la fusión a Telecom-Cablevisión. Y ahora los tentáculos de las privadas buscan apropiarse de todo el mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram did not return a 200.