El Gobierno imputa a empresas por generar desabastecimiento en góndolas

Comercio Interior acusó a once grandes firmas de consumo masivo por retener productos y disminuir producción. Se acentúa el conflicto con el sector privado por suba de precios.

El Gobierno nacional le imputó a grandes empresas alimenticias generar desabastecimientos en góndolas. Las firmas en la mira de Casa Rosada son Mastellone, Fargo, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, AGD, Unilever, P&G, Paladini y Potigian.

La Secretaría de Comercio Interior, que conduce Paula Español, indicó que las empresas habrían incumplido una normativa tendiente a incrementar el trabajo «hasta el más alto grado de su capacidad instalada» con retención en sus volúmenes de producción o falta de entrega de determinados productos para su comercialización.

Según han constatado inspectores de la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las/os Consumidores, hubo faltantes en góndolas de distintos productos de consumo masivo, por lo cual solicitaron información sobre stocks e inventarios durante los meses de noviembre y diciembre del 2020 y enero de 2021.

Del análisis de la información remitida por las empresas se comprobó una importante caída de la producción o en la distribución de diversas gamas de productos. Comercio Interior puso ejemplos. El de la empresa multinacional Unilever, que elabora alimentos, artículos de limpieza e higiene personal, donde se detectó una caída de casi el 100% en su inventario de aderezos. También la multinacional alimenticia Danone: se corroboró una disminución relevante en la producción y despacho de quesos cremas y postres durante el trimestre relevado.

«La panificadora y elaboradora de pastas Fargo también evidenció una reducción en el stock de diversas presentaciones de ravioles y ñoquis, tapas de empanadas y de pan lactal en todas sus variedades. En aceites, la empresa local Aceitera General Deheza (AGD) acreditó una baja de inventario en su totalidad de marcas y presentaciones.

De igual modo, en la empresa Molinos Río de la Plata se relevó «una importante reducción de inventarios de harinas, productos a base de arroz, arroz y aceites», informaron fuentes oficiales. Mientras que en la empresa Bunge, compañía global de agronegocios, también se corroboró una baja en el despacho de aceites envasados y una variación negativa de stocks de harinas.

Respecto a las empresas Mastellone (láctea), la distribuidora de golosinas Potigian, la empresa regional de alimentos agroindustriales Molinos Cañuelas y el frigorífico Paladini se informó que no aportaron los datos requeridos para realizar un análisis completo de imputadas por este motivo.

«En los casos en que se verificó una reducción de la producción o en la distribución de alimentos, bebidas, productos de higiene personal y limpieza que incumplen con lo establecido en la resolución 100 y modificatorias, las imputaciones intiman a las empresas para que en el plazo perentorio de 5 días hábiles acredite ante la SSADC de modo fehaciente haber dado cabal cumplimiento a la norma, y se les requiere que restablezcan los niveles de stock registrados a noviembre 2020 y arbitren las medidas conducentes para asegurar el transporte y provisión de los productos para su efectiva comercialización», concluyó Comercio Interior.

Las imputaciones se dan en medio de una cruzada del Gobierno con el sector privado para contener la inflación. En los últimos días hubo reuniones con empresarios para acordar precios y salarios, aunque algunas firmas enviaron a representantes como una señal de desacuerdo con la señalización de que son los formadores de precios.

Instagram did not return a 200.