Efecto «viralización» y «efervescencia», la estrategia de la campaña de vacunación

El Secretario de Modernización deslizó que el plan de vacunación desplegado el fin de semana, sin anuncio previo, tiene por objetivo cazar a los anti-vacunas o dubitativos mediante la adhesión masiva de sus conciudadanos.

La comunicación oficial en tiempos de pandemia nunca deja de sorprender. Más aún cuando, un domingo de confinamiento estricto, la ciudadanía se entera por redes sociales y medios de comunicación que el Gobierno ha decidido ampliar los grupos prioritarios en recibir la vacuna contra la Covid-19 incorporando a mayores de 40 años sin la necesidad de sacar turno. Es lo que sucedió este fin de semana en Salta en una jornada que incluyó al gobernador Gustavo Sáenz entre los inoculados.

Entre las razones sanitarias-epidemiológicas de esta intensificación de la campaña se encuentran la disponibilidad de un alto stock de vacunas- habida cuenta la llegada a la provincia de un cargamento con 72 mil dosis- y la baja en la demanda por parte de la ciudadanía, explicaron desde Grand Bourg. Sobre esta última hay distintos fundamentos: la imposibilidad de muchas personas para inscribirse por internet, el período ventana que deben cumplir quienes se contagian y la existencia aún de personas anti-vacunas (ver aparte).

Para el Secretario de Modernización, Martín Güemes, el despliegue territorial sin previo aviso realizado el fin de semana en distintos centros de salud funciona también como una suerte de ariete para convencer a quienes todavía piensan que la cura es peor que la enfermedad. «Esta viralización de mensajes cuando se condensan dos jornadas de la aplicación de la vacuna también vuelan por WhatsApp y hay personas que terminan de convencerse cuando ven la efervescencia que esto genera«, sostuvo el funcionario hoy.

La jefa del programa de Inmunizaciones, Adriana Jure, por su parte, descartó que se haya detectado a muchas personas que no se quieren inocular el antídoto contra la Covid-19. «La verdad que no es así. Hemos detectado pocas personas no vacunadas- especialmente adultos mayores, muy poquitos, que no están convencidos- pero son pocas. No son muchas personas«, manifestó, tras detallar que en el fin de semana se aplicaron más de 46.000 dosis.

En el Gobierno provincial seguirán adoptando ambas modalidades, tanto la de sacar turnos previamente a través de la página como así también la realización de campañas espontáneas en centros de salud.

«Los turnos han permitido un orden en la campaña, una atención adecuada, una previsión en cuanto a la inoculación posible. La idea es intensificar ambas cosas«, dijo el Secretario de Modernización al respecto. «Hay personas que no les gusta ir a hacer una fila, que prefiere que el trámite de la vacunación sea en cuestión de minutos como viene siendo, y eso fue muy valorado por la ciudadanía. Sobre todo ahora que entramos en segmentos de personas con un rango etario más productivo; los jubilados por ahí tienen más tiempo».

«Y vamos a pensar en nuevas estrategias. Ahora estamos por lanzar una página web para que las personas, en base a su índice de masa corporal- colocando peso y altura-, sepan también si se pueden vacunarse o no porque entendemos que hay muchas personas con obesidad que por ahí no lo saben o no tienen tanta conciencia de lo importante que es estar vacunado con este tipo de enfermedad», añadió Güemes.

Güemes habló de una «tasa de ausentismo» que les sirve de parámetro para ampliar la cantidad de turnos a cubrir- aunque no especificó sus coeficientes- y dijo que la campaña seguirá con ambas modalidades (sacando turnos o yendo al lugar cuando así lo dispongan) teniendo en cuenta la cantidad de dosis que lleguen a la provincia (y sus características para la logística) y la demanda ciudadana.

«En Salta, se continúa inmunizando a la población objetivo, entre ellos se encuentran profesionales de la salud, docentes y no docentes, personas mayores de 40 años, pacientes con insuficiencia renal, trabajadores de las fuerzas de seguridad y armadas y a personal del Servicio Penitenciario», precisaron fuentes oficiales.

Además, se sigue administrando las dosis a personas de 18 a 39 años que tengan algunas de las siguientes patologías:

  • Cirrosis.
  • Diabetes tipo 1 y 2.
  • Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).
  • Cardiopatías severas especificadas: Insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, reemplazo valvular y/o valvulopatía.
  • Obesidad grado 2 (Índice de Masa Corporal mayor a 35) y grado 3 (Índice de Masa Corporal mayor a 40).
  • Enfermedades respiratorias crónicas especificadas: Hernia diafragmática, EPOC, enfisema, displasia broncopulmonar, traqueostomizados crónicos, bronquiectasias, fibrosis quística, asma moderada y grave.
  • Pacientes oncológicos y oncohematológicos: con diagnóstico reciente o con la enfermedad activa.
  • Pacientes con tuberculosis activa.
  • Personas con discapacidad intelectual y del desarrollo y con Síndrome de Down.

Recordando que las personas deben presentar el certificado médico que acredite tal patología, sin excepción.

Instagram did not return a 200.