«¡El dinero debe servir y no gobernar!»: durísimo informe del Vaticano contra el sistema económico

El papa Francisco - Foto: Clarín

El documento elaborado por el Vaticano y aprobado por el papa Francisco critica el sistema económico mundial y el individualismo y egoísmo de la sociedad.

Oeconomicae et pecuniariae quaestiones.- Consideraciones para un discernimiento ético sobre algunos aspectos del actual sistema económico y financiero. Así es el título del documento.

Son más de treinta puntos en los cuales el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, aprobado por el Papa Francisco, cristaliza una fuerte crítica a las off-shore, el sistema financiero, la toma de deuda pública y la creciente desigualdad social.

La Santa Sede brinda una introducción para explicar que las cuestiones económicas y financieras exigen “una regulación adecuada de sus dinámicas” y “un fundamento ético claro, que garantice al bienestar alcanzado esa calidad humana”. Asimismo destacan que la “acción eclesial” debe estar orientada hacia “el amor social, civil y político”, el cual “se manifiesta en todas las acciones que procuran construir un mundo mejor”.

El orden ético al cual refieren desde el Vaticano debe estar regulado “por leyes inspiradas en la justicia real”. Y más adelante advierten: “Si bien es cierto que el bienestar económico global ha aumentado en la segunda mitad del siglo XX, en medida y rapidez nunca antes experimentadas, hay que señalar que al mismo tiempo han aumentado las desigualdades entre los distintos países y dentro de ellos. El número de personas que viven en pobreza extrema sigue siendo enorme”.

“La reciente crisis financiera era una oportunidad para desarrollar una nueva economía más atenta a los principios éticos y a la nueva regulación de la actividad financiera, neutralizando los aspectos depredadores y especulativos y dando valor al servicio a la economía real”, continúa. Además, critican que “minorías explotan y reservan en su propio beneficio vastos recursos y riquezas, permaneciendo indiferentes a la condición de la mayoría”.

Y desde el Vaticano sintetizan: “Es cada vez más claro que el egoísmo a largo plazo no da frutos y hace pagar a todos un precio demasiado alto; por lo tanto, si queremos el bien real del hombre verdadero para los hombres, «¡el dinero debe servir y no gobernar!»”.

En el mismo sentido apuntan contra el sistema económico que pondera los “parámetros de cantidad y eficacia en la obtención de beneficios” y olvida lo importante que es valuar también “la calidad de vida que produce y a la extensión social  del bienestar que difunde, un bienestar que no puede limitarse a sus aspectos materiales”. Y plantean que es “evidente que la libertad de la que gozan, hoy en día, los agentes económicos” conlleva a “generar centros de supremacía y a inclinarse hacia formas de oligarquía” que perjudican la eficiencia del sistema económico.

La crítica al sistema económico de la Santa Sede puntualiza que las jugadas económicas y los movimientos del capital con finalidades especulativas perjudican la estabilidad económica de países enteros y perjudican a millones de familias, a tal punto que obligan a las autoridades gubernamentales a “intervenir con grandes cantidades de dinero público” obtenidas a partir de la toma de deuda.

Y concluyen: “Frente a la inmensidad y omnipresencia de los actuales sistemas económico-finan­cieros, nos podemos sentir tentados a resignarnos al cinismo y a pensar que, con nuestras pobres fuerzas, no podemos hacer mucho. En realidad, cada uno de nosotros puede hacer mucho, especialmente si no se queda solo.

Muchas asociaciones con origen en de la sociedad civil son, en este sentido, una reserva de conciencia y responsabilidad social, de la que no podemos prescindir. Hoy más que nunca, todos estamos llamados a vigilar como centinelas de la vida buena y a hacernos intérpretes de un nuevo protagonismo social, basando nuestra acción en la búsqueda del bien común y fundándola sobre sólidos principios de solidaridad y subsidiariedad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram did not return a 200.