Donó una máquina para extraer plasma a Orán, pero no la usan: «Es una pena»

El salteño Luis Pinola, que actualmente vive en Estados Unidos, decidió enviar gratuitamente una máquina para extraer plasma a pacientes de Covid-19 recuperados en su ciudad de origen. Pero hasta ahora no la utilizan. Si sigue así, pedirá su devolución para relocalizarla.

La provincia de Salta, y particularmente el departamento Orán, atravesó momentos críticos en materia sanitaria. El coronavirus desbordó la capacidad operativa del hospital San Vicente de Paul y por varios días se mantuvo el crecimiento de contagios y fallecimientos.

Por ese entonces, además de la asistencia brindada por el Gobierno Nacional, fueron muchas las personas y entidades que extendieron una mano para ayudar a atravesar la situación. Uno de ellos fue Luis Pinola, oriundo del norte provincial y hoy radicado en Nueva York, Estados Unidos. Donó una máquina de aféresis para extraer plasma a pacientes recuperados, pero que aparentemente autoridades sanitarias no estarían utilizando.

«Yo escuché al doctor Guido Flores en una entrevista. Realmente muy decepcionado con la gente del hospital de Orán, con la gente de Provincia, porque no están haciendo absolutamente nada«, apuntó Pinola en referencia al gerente del nosocomio del norte provincial.

Luego, Pinola profundizó acerca de los kits que se utilizan para esta práctica y afirmó que los que se utilizan en la máquina del Centro Regional de Hemoterapia de Salta son los mismos kits que usa la máquina donada a Orán.

En diálogo con el programa Sapo de Otro Pozo (FM Noticias 88.1), dijo que habló con el ministro de Salud Juan José Esteban y acordaron «básicamente en todo», es decir el envío de los kits en cuestión, pero «lo que tienen que hacer es mandar los pagos porque estos kits no son gratis«. «Yo ya doné la máquina; es más, voy a donar 6 mil dólares más en kits para el hospital de Orán», indicó, al tiempo que explicó el «ahorro» que significa comprar los insumos directamente desde EEUU.

Asimsimo, el salteño en Norteamérica sostuvo que si la máquina no es utilizada hasta fines de noviembre, según lo acordado en el comodato gratuito, pedirá que se le devuelvan para donarla a otro lugar. «Hay muchos lugares esperando ayuda«, consideró Pinola luego de lamentar los idas y vueltas.

Por su parte, desde el hospital San Vicente de Paul indicaron- tras conocerse las críticas- que «ya está lista para usarse».

Más allá de la máquina de aféresis, Pinola explicó que tiene una centrifugadora para la Gemonetik 2000 de Salta, la única que hay. El CEO de Owner-Arggroup dijo que tiene la base central nueva. «Si ese centrifugador se quema en Salta, se quedan sin máquina. Y ese centrifugador no lo pueden comprar de Buenos Aires, tienen que ordenarlo» a la empresa central, que «no tiene esas piezas a menos que la pidan con anticipación, quién sabe cuándo la tienen disponible porque hay demasiadas demandas», explicó.

Instagram did not return a 200.