Crisis Hídrica: Sáenz admite “desinversión y falta de obras”, pero no denuncia

El Gobernador estuvo en el norte provincial, desde donde reconoció que hay obras “que nunca se hicieron pese a que se prometieron”. Sin embargo, durante su gestión no se realizó ninguna denuncia formal para investigar a la administración Urtubey.

Salta atraviesa una profunda crisis hídrica en la Capital y en el norte provincial, donde la situación se agrava. En ese marco el gobernador Gustavo Sáenz recorrió Tartagal, Mosconi y Aguaray para supervisar las tareas que vienen llevando a cabo desde el Comité de Emergencia Hídrica.

Al ver la bajante del Dique Itiyuro que abastece agua a distintas localidades del departamento San Martin, Sáenz reconoció que, si bien es “la más grave de los últimos 50 años” por la sequía, también hay otros factores para explicar la problemática: la precaria infraestructura.

Más allá de que la crisis hídrica es la peor por falta de lluvias, está provocada por décadas de desinversión y obras de infraestructura que nunca se hicieron, pese a que se prometieron”, apuntó el mandatario en suelo norteño.

Y añadió: “Es una situación a la que no se debería haber llegado. Pasaron muchos gobiernos y el tema del agua en el departamento San Martin no se resolvió. Estamos trabajando para darle una solución definitiva a partir de un plan de obras que estamos ejecutando”.

Sáenz en el norte provincial, que atraviesa una profunda crisis hídrica

Las críticas de Sáenz no estuvieron acompañadas de nombres propios, pero es de suponer que apuntó sus misiles verbales al exgobernador Juan Manuel Urtubey. Sucede que en la gestión “U” la Provincia adquirió un préstamo millonario para llevar a cabo obras de agua y saneamiento en el norte salteño.

Dichas obras y su financiamiento se canalizaron por el famoso “Fondo de Reparación Histórica” y por el Plan Bicentenario. Allí estuvo a cargo Rodolfo Urtubey, hermano del exmandatario y luego senador nacional. La mayoría de las obras quedaron paralizadas, como los acueductos de Tartagal, donde se abastecen con camiones cisterna y comprando bidones de agua.

Sin embargo, a pesar de las críticas en discursos públicos, el gobierno de Sáenz no investigó ni denunció la paralización de las obras en materia de agua y saneamiento para conocer las razones y analizar una suerte de auditoría. De hecho, todo lo contrario: el oficialismo aprobó la refinanciación de la deuda contraída por Urtubey.

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.