Coronavirus: pese a confirmar circulación viral, Sáenz descartó vuelta a Fase 1

El gobierno salteño aceptó que hay transmisión comunitaria en Capital y Orán pero no habrá vuelta a la fase de aislamiento estricto. El caso de Río Negro que desdibuja lo que podría suceder.

Luego de que la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, anunciara el regreso a la Fase 1 por el repunte de casos de coronavirus se desataron reclamos en las ciudades de Cipolletti y General Roca. Los vecinos salieron en sus autos a tocar bocina envueltos en la bandera argentina, como los enérgicos antiperonistas del 17 de agosto pasado.

A raíz de ello, y tras pedidos de algunos intendentes, Carreras desistió de la medida estricta del aislamiento social, preventivo y obligatorio y dispuso un esquema “intermedio” de restricciones. Por ejemplo, habilita servicios esenciales y comercios no esenciales con delivery y take away en bares, restaurantes y confiterías hasta las 19 horas de lunes a viernes. Las actividades recreativas están permitidas sólo viernes, sábados y domingos.

Ese esquema relajado es el que funciona en Salta desde el domingo pasado, cuando la administración Gustavo Sáenz resolvió el cierre de actividades económicas abiertas al público, como la gastronomía, y la dimisión al preciado turismo interno. Antes habían prohibido la circulación de personas entre las 00 y las 06 y las actividades deportivas grupales.

Finalmente, y luego de esas medidas escalonadas, el Gobierno confirmó que hay circulación viral comunitaria en Capital y Orán. Era un secreto a voces que tal condición epidemiológica había llegado hace varios días (lo dijeron hasta médicos especialistas) pero se confirmó oficialmente ayer en un mensaje sin previo aviso a la prensa.

Sin embargo, el gobierno descartó el regreso a fase 1. “No vamos a volver a cerrar todo. El desafío es convivir con el virus”, dijo hoy el ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Villada, en FM Aries.

Desde el sector gastronómico-hotelero ya manifestaron su descontento por las idas y vueltas con los horarios: primero limitaron hasta las 20 horas, luego extendieron hasta las 00, y la más reciente canceló la actividad el domingo.

Por otro lado, cabe recordar que la reapertura de actividades en el comercio en mayo fue anticipada por el referente empresarial Daniel Betzel incluso antes que el mismísimo Sáenz. Entonces, se presume que la postura de ese rubro es la reticencia a cerrar las puertas y volver a fase 1.

El gobierno salteño está en una encrucijada. Las medidas escalonadas de restricción que fueron anunciadas, sumada la confirmación de transmisión comunitaria en Capital y Orán, exigen decisiones firmes y concretas para que el sistema de salud no colapse. Al mismo tiempo existe una presión por parte de entidades empresariales y de una realidad económica complicada. De seguro, Sáenz no quiere que pase lo mismo que en Río Negro, por ello no anunció la vuelta a fase 1. ¿Cuál será la repercusión en la salud de la población? Todo está por verse. Pero hasta ahora ganó el peso de la economía.

Instagram did not return a 200.