Deprecated: El gancho jetpack_check_mobile está obsoleto desde la versión jetpack-8.3.0 sin ninguna alternativa disponible. in /var/www/wp-includes/functions.php on line 5764
Contrabando de armas a Bolivia: ex gendarme complicó a Macri

Contrabando de armas a Bolivia: ex gendarme complicó a Macri

El jefe del primer contingente de gendarmes que se desplegó en La Paz declaró que fue una «orden de la conducción superior de Gendarmería» a instancias del gobierno de Macri. Con esas municiones se reprimió al pueblo boliviano durante el Golpe de Estado a Evo Morales.

La orden de llevar las municiones anti tumulto que terminaron en manos de la Policía de Bolivia mientras se gestaba el golpe de Estado a Evo Morales, en noviembre de 2019, fue una «orden de la conducción superior de Gendarmería» del gobierno de Mauricio Macri.

Así lo afirmó Martín Hidalgo, por entonces Segundo Comandante y Jefe del equipo de Operaciones Especiales que fue enviado a La Paz con el argumento de proteger la Embajada argentina ante las protestas sociales. Lo hizo al declarar como testigo ante el juez en lo Penal Económico Alejandro Catania, quien investiga qué pasó con las 70 mil balas de goma y otras municiones anti-tumulto que salieron de la Argentina.

El ex gendarme relató que en un primer momento se barajó la posibilidad de ir en un vuelo comercial pero finalmente lo hicieron en un Hércules de la Fuerza Aérea. Hidalgo también contó que «el comandante Caliba», agregado en Gendarmería en Bolivia, fue quien recibió las armas en La Paz.

«La orden para cargar los efectos en los vehículos para ir a El Palomar la dio el comandante mayor Salas. Me comunicó que por orden de la conducción superior de Gendarmería esos efectos iban a ir a Bolivia; y que no eran parte del equipo nuestro, el equipo que yo seleccioné. Me dijo que esos efectos eran una reserva operacional y que respecto de la gestión de esos efectos intervenía en Bolivia el Comandante Principal Caliba, que era el enlace de Gendarmería en Bolivia», sostuvo el testigo en la declaración a la que accedió Télam.

Salas- el mencionado en la declaración- es el exjefe del Grupo Alacrán; Caliba es Adolfo Caliba, a quien el gobierno boliviano de Luis Arce señala como quien repartió las municiones entre las fuerzas represivas del vecino país; y la «conducción superior» de Gendarmería apunta a Gerardo Otero, quien estaba a cargo de la fuerza nacional con aval de la exministra de Seguridad Patricia Bullrich.

Las municiones fueron distribuidas en cuarteles de todo Bolivia. / Foto ABI

A lo largo de su relato, Hidalgo explicó que a él lo notifican del viaje a Bolivia un 10 de noviembre de 2019. Le dicen que prepare un equipo, personal y medios para ir a La Paz. «Como habíamos estado el día 10 y 11 esperando para ver si salíamos o no, el día 12 de noviembre nos dieron unas horas por la mañana libres. El día 12 de noviembre teníamos que volver al mediodía a la Agrupación y estar listos para salir. Ese día que volvimos al mediodía a la Agrupación, yo no tenía conocimiento de ese vehículo que me dicen que salió a la Dirección Nacional de Logística. Cuando el vehículo volvió a la Agrupación yo ya estaba allí», detalló.

ANTES: El Gobierno amplió la denuncia por el envío de armas a Bolivia tras el Golpe

El testigo opinó además que el material podría haber sido pensado para ser utilizado en el futuro a modo preventivo por la posibilidad de escasez o bien destinarse a una fuerza boliviana para colaborar en tareas de defensa a la Residencia y Embajada Argentina. Aclaró que no sabe, pero «imagina» que terminaron en manos de efectivos de Bolivia.

Vale recordar que a mediados de 2021 el actual Gobierno Nacional amplió la denuncia judicial por el envío de armas, oportunidad en la cual aportó fotografías y documentación de 26.900 cartuchos de perdigón de goma; 28 gases aerosol; 19 gases aerosol; 55 granadas gas CN; 53 granadas gas H; 19 granadas gas CS y 2 granadas tipo béisbol; material producido por Fabricaciones Militares en Argentina.

«Esto significa que las municiones recibidas por la Policía Boliviana no pudieron tener otro origen que no sea el envío por parte de la Gendarmería, a través del desvío de una parte de las 70.000 balas de gomas que Gendarmería sacó del país el 12 de noviembre de 2019 con el argumento de defender la embajada en el Estado Plurinacional de Bolivia», advirtió el texto de entonces.

Macri est sospechado de contrabando de armas

El ministro de Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, Carlos Eduardo Del Castillo Del Carpio, brindó una entrevista en julio del año pasado al diario Página 12. Allí fue consultado si es que se puede considerar que la Argentina tuvo una participación necesaria en la sedición contra Evo Morales.

Del Castillo del Carpio respondió: «Hay una serie de hipótesis que se están manejando. Lo que aquí tenemos certeza es que hay armamento que llegó de manera ilegal a través de un tráfico ilícito de armas. Una gran cantidad de ellas fue a parar a la policía boliviana, la cual no se utilizó porque estaba muy escondida. Estamos esperando los informes de la Fuerza Aérea para ver si el material argentino se ha utilizado en las represiones y las masacres de Senkata y Sacaba. Existe una diferencia entre esta cantidad de municiones y pertrechos de la Fuerza Aérea y la Policía boliviana con la cantidad que nos manifiesta el gobierno argentino».

La declaración del ex gendarme Hidalgo podría echar luz sobre el destino de esas municiones enviadas por Argentina durante el Gobierno de Mauricio Macri en el marco del Golpe de Estado al líder del Movimiento al Socialismo (MAS).

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.