«Coimas en el Congreso»: las acusaciones de Milei, el salteño Cantarero y la “Banelco”

Milei sugirió que hubo pedidos de coimas para aprobar el mega-DNU y la Ley Ómnibus y desde el peronismo lo exhortaron a denunciarlo donde corresponde. El caso de «La Banelco» que tuvo como protagonista a un senador por #Salta y el lobby empresarial.

Tras las críticas que surgieron luego de la presentación del mega-DNU y de la “Ley Ómnibus”, Javier Milei sostuvo que hay diputados y senadores nacionales que están pidiendo “coimas”. El legislador del bloque peronista “Unión por la Patria”, Sergio Palazzo, salió al cruce de las declaraciones del Presidente y en el plenario de sesiones pidió explicaciones a los presidentes de las tres Comisiones involucradas.

¿Alguno de ustedes tres, o algunos de los miembros o autoridades de las Comisiones, han recibido pedidos de coimas de algún diputado o alguna diputada? Quiero que me contesten para que quede registrado”, comenzó diciendo el dirigente de La Bancaria.

Y luego de que los legisladores de La Libertad Avanza intentaran esquivar la respuesta o bajarle el tono a la polémica, Palazzo bramó: “Yo no tengo ninguna denuncia en mi vida ni ningún procesamiento para que me venga a tratar de coimero un Presidente de la Nación”.

Las acusaciones de Milei no tuvieron su correlato en el Poder Judicial, a pesar de que al ser funcionario público está obligado a denunciarlo. Sin embargo, en la arena política existe un antecedente que generó una hecatombe años atrás.

Se trata del caso que tuvo en el centro de la escena a Emilio Cantarero, el senador por Salta que afirmó al diario La Nación haber recibido una coima por votar afirmativamente la Ley de Reforma Laboral a principios de siglo.

Cantarero es señalado por el matutino porteño como el “cerebro financiero” del “imperio político y económico” que supo construir el clan Romero, con Don Roberto primero y con Juan Carlos después, ambos ex gobernadores de la provincia. La relación empezó al ingresar como cadete del diario El Tribuno a los 15 años.

SOBRE EL TEMA: Reforma laboral: de cara al paro, se profundiza el enfrentamiento CGT-Milei

Un 29 de agosto del año 2000 Cantarero, presidente de dos comisiones clave en términos económicos, le confió a la periodista María Fernanda Villoso que había aceptado un soborno por la aprobación de la reforma laboral y le dijo que tenía “miedo de ir preso”.

Tras ello, la senadora Silvia Sapag denunció que Cantarero le dijo que “había plata de las petroleras” para aprobar la ley de hidrocarburos. Una semana más tarde, el senador salteño renunció a la presidencia de las comisiones de Combustible y Mixta Revisadora de Cuentas, reconstruye LN.

El caso es conocido como “La Banelco”, en referencia a las declaraciones del entonces ministro de trabajo Alberto Flamarique: “Para los senadores, tengo la Banelco”. Tal fue la respuesta a un planteo del dirigente camionero Hugo Moyano sobre la falta de votos para lograr la aprobación de la reforma laboral.

Además de Flamarique fueron acusados el ex presidente Fernando De la Rúa, el ex titular de la Secretaria de Inteligencia (SI), Fernando de Santibañes; los ex senadores Alberto Tell, Augusto Alasino, Remo Constanzo, Ricardo Branda, José Genoud y Cantarero; y el ex secretario parlamentario Mario Pontaquarto.

Pontaquarto terminó confesando que el 18 de abril de 2000 retiró los 5 millones de pesos de la SI, los llevó a su casa en General Rodríguez, y el 26 de abril los entregó en el departamento del salteño Cantarero, ubicado en la avenida Callao 1983 de la Capital Federal.

Tal como lo hizo el gobierno de la Primera Alianza, Milei quiere aplicar una flexibilización laboral que cercena derechos laborales y allana el camino a la precarización y a los despidos sin justa causa, entre otros cambios a la legislación vigente. 

Hay otros dos aspectos que coinciden con lo acontecido a principios de siglo. Por un lado, la presión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para aplicar el ajuste. Por el otro, que el oficialismo no tiene mayoría en ninguna de las Cámaras legislativas, de modo tal que necesita de la colaboración de aliados.

TE PUEDE INTERESAR:

Gobernabilidad y supervivencia: Sáenz se alinea con Milei y le aporta 3 votos en Diputados

La Justicia suspendió la reforma laboral del mega-DNU de Milei

Este lunes el periodista Roberto Navarro dijo que “un gobernador peronista del norte se comprometió” con el ministro del interior Guillermo Francos “a darle los votos de los legisladores de su provincia y a convencer a otro gobernador para que haga lo propio”.

Además, el director de “El Destape” sugirió: “El tipo tiene negociados con empresas mineras que bancan a Milei”. Son muchos los mandatarios auto-percibidos peronistas que mostraron un acercamiento al Gobierno nacional y son muchos los distritos con recursos mineros, de modo que la información revelada por Navarro abre el abanico de las interpretaciones.

Una de ellas permite recordar que Sáenz fue el primer gobernador “peronista” en reunirse con el ministro Francos y con el jefe de gabinete Nicolás Posse, los armadores de Milei. De hecho, hasta dio una conferencia de prensa con sus pares Raúl Jalil (Catamarca, distrito con reservas de litio, al igual que Salta) y Martin Llaryora (Córdoba) para garantizar el acompañamiento a las medidas de LLA.

Dicho acompañamiento fue reflejado en la conformación del bloque “Innovación Federal” con la integración de Pamela Calletti, Pablo Outes y Yolanda Vega, quienes responden directamente a Sáenz. Se sumaron 4 de Misiones (Carlos Fernández, Daniel Vancsik, Yamila Ruiz y Alberto Arrúa), uno de Neuquén (Osvaldo Llancafilo) y uno de Rio Negro (Agustín Domingo).

Jalil se enlista en los gobernadores «peronistas» por su filiación al Partido Justicialista. En cambio, Sáenz ha conformado su propio partido- PAIS- para intentar construir una suerte de frente provincialista en alianza, sí, con el PJ local.

El mandatario de La Rioja, Ricardo Quintela, cuyo distrito también tiene reservas mineras, decidió enfrentarse a Milei desde un principio, mientras que el jujeño Carlos Saadir– sucesor de Gerardo Morales– tributa en la Unión Cívica Radical (UCR). Por esas razones se descartaría el ofrecimiento aludido por Navarro.

Como sea, los señalamientos de Milei sobre supuestas coimas para convalidar sus iniciativas en el Congreso no hicieron mas que crispar la relación con diputados y senadores. El jefe de la bancada peronista German Martínez señaló directamente una extorsión por parte del Poder Ejecutivo.

Entretanto, los funcionarios de Milei no dejan de pronosticar un ajuste mas profundo que el aplicado hasta ahora en caso de no aprobarse el mega-DNU y el Ómnibus libertario. Tal vez el miedo de quedar «pegados» a una investigación futura pueda mas que las convicciones y el compromiso electoral y, así, el oficialismo no logre reunir las voluntades necesarias.

Facebook Comments Box
Instagram did not return a 200.