Caso Agustina Nieto: vecino dijo escuchar que Gololo «se había mandado una cagada»

El testigo sostuvo que Joaquín Octavio Viñabal, alias “Gololo”, estuvo con por lo menos dos personas más la noche en que la joven fue asesinada, según la versión de uno de ellos. “Me dijo que Gololo se había mandado una cagada”, declaró en referencia a lo que habría escuchado de uno de los presentes.

La causa por el crimen de Agustina Fernanda Nieto continúa en debate en la Sala VII del Tribunal de Juicio. El principal acusado es Joaquín Octavio Viñabal (25), alias “Gololo”, imputado por homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y por femicidio.

Ayer declararon vecinos de la zona donde ocurrió el hecho, una casa abandonada en el barrio San Benito. Uno de ellos dijo conocer a Gololo y reprodujo una versión de lo ocurrido en la madrugada de 2018 que escuchó de la boca de “V”.

V. es uno de los testigos que todavía no pudo ser ubicado. La defensa de Viñabal insistió para que comparezca en persona en la audiencia de debate.

“Un jueves, V. me dijo que Gololo estaba con C. en un baldío. Con ellos estaba una chica flaquita (la víctima). Me dijo que Gololo se había mandado una cagada, que se habían ‘moqueado’. Según V., la chica le había sacado un par de bolsitas de pasta base a Gololo y él empezó a exigirle que se las devuelva”, relató el testigo.

Y luego continuó: “V. dijo que le tenían tapada la boca y que le pegaron con un bloque en la cabeza. Después, cuando la estaban por violar, V. decidió irse”.

El testigo dijo que, por la forma en que V. le relató los hechos, supone que estuvo esa noche en el baldío y que presenció la escena descripta. Dijo que V. le contó esto para que se cuidara de Gololo, pero que eso terminó siendo un problema para él.

Además, el vecino sostuvo que el tal “C.” que fue mencionado por “V” en el lugar del hecho “estuvo en la cárcel, pero ya salió”. Y que a veces pasa “y lo mira con bronca”.

Luego de contar que en  el 2018 consumía sustancias prohibidas y que solía comprarles a “Los poseídos”, el testigo sostuvo que al ver la foto de Agustina Nieto en los medios recién pudo reconocerla.

“La veía en la calle. Pero era más flaquita. Se amanecía, tomaba… Andaba con otras chicas. Se juntaban en una esquina y de ahí se repartían para buscar clientes. Le silbaban a la gente”, recordó. Así, dijo que las chicas se prostituían para conseguir dinero para seguir consumiendo.

Ahora resta escuchar a tres testigos más- uno de ellos de identidad reservada- que no pudieron ser notificados. Las declaraciones de otras cinco personas serán incorporadas por lectura o mediante la reproducción de vídeos registrados cuando comparecieron por primera vez en fiscalía.

El juicio unipersonal es presidido por el juez Federico Diez, mientras que por el Ministerio Público Fiscal interviene Mónica Poma. En tanto que la defensa de Viñabal está a cargo de Roberto Adrián Reyes.

Facebook Comments Box

About Post Author

Instagram did not return a 200.