Casas y cosas de la Salta de antaño

Viajes por la ciudad contados por un memorioso ciudadano en el semanario Redacción. De restaurantes, hoteles y kioscos de mediados de siglo veinte.

Por El Viajante*

Amigos lectores: nos encontramos juntos nuevamente para remontarnos en el tiempo y poder iniciar un nuevo paseo por la antigua Salta. Ya en las postsimetrías de este año 2003 y en nuestra penúltima edición del mismo, nos daremos un imaginario viaje hacia el ayer, transitado por calles y negocios de la época para vivir un nuevo sueño que el progreso nos llevó.

Iniciemos nuestra andar semanal por calle España al 400, donde sus transeúntes que viajaban con algún apetito sabían instalarse en el conocido restaurante Flores donde se solía degustar una buena variedad de comidas; pasos más allá se encontraba el tradicional Restaurante La Madrileña propiedad de don Blas Giménez, quién por esos tiempos brindaba a sus comensales los más exquisitos platos de la cocina española; para no deambular largamente, los apurados hambrientos recalaban en el local de la famosa Taberna del Jockey, que funcionaba también como café en la calle Zuviría primera cuadra, y en la que se saborean sabrosos platos. Allá por calle Caseros a la altula del número 400 por donde hoy se encuentra el edificio de la Caja de Ahorro, estaba instalado el restaurante Del Plata muy concurrido por una selecta clientela; en calle Alberdi segunda cuadra don Francisco Suárez e hijos levantaba orgulloso su célebre restaurante «La Castiza» en cuyo lujoso comedor se podía probar un variado menú de cocina internacional; si caminábamos una cuadra más, nos dábamos con la archireconocida casa «Los Dos Chinos«, hoy existente en otra calle, y aquí sus tradicionales bifes o milanesas completas se convertían en estrellas del desfile culinario, sin entrar a hablar de sus comidas chinas o sus flanes simples y dobles; en Alberdi esquina Urquiza también existía un solar comedoril como lo era Casa Higa que también funcionaba como café.

Sin alejarnos del centro en demasía, por esos tiempos, no podíamos dar una vuelta por la calle Buenos Aires 88 donde la firma Bartolomé y Prat mostraban un restaurante «Internacional» donde se ofrecían variadas exquisiteces- Creo que pocos podrán olvidar al conocido restaurante El Rey del Bife de propiedad del señor Luciano SAnet y que estaba ubicado en calle Alvarado al 600, frente al hoy desaparecido Hotel California; en cuanto a otro nivel de comensales al punto de reunión se encontraba en los comedores del antiguo y paquete Hotel Salta, en lo referente a hoteles con restaurante en los que también se solía comer a buen nivel era el Hotel Plaza ubicado en España y Zuviría, donde su comedor recibía y complacía a exigentes comensales.

En esos años eran éstos algunos de los restaurantes céntricos que disponían de una variada cocina para quienes visitaban sus locales; existían también varios comercios del rubro, pero hoy quisimos quedarnos en el centro, en otro viaje nos llegaremos hasta ellos para degustar imaginariamente sus sabrosos platos.

Amigos hasta aquí llegamos con nuestros recuerdos, nos encontraremos el próximo sábado en el último viaje del año…

Me marcharé en busca de algún vino manso y amigo que me ayude a deshojar lentamente el almanaque en busca del fin de año. Hasta el sábados que viene, queridos amigos.

*El artículo fue publicado el 13 de diciembre de 2003 en Redacción.