Bettina se opone al aumento del boleto de Saeta y presiona a Sáenz

Foto Agustín Ochoa

Defensa del Consumidor de la Municipalidad presentó reparos al incremento para viajar en transporte público. El boleto en el Área Metropolitana pasaría a valer unos $35. Define la AMT.

Hoy hubo audiencia pública para debatir sobre el precio del boleto en SAETA, luego de que el titular de la empresa Claudio Mohr solicitara un aumento en torno al 40%. Fue la Subsecretaria de Defensa del Consumidor, Emilia Calmenaje, quien llevó la postura de la Municipalidad de Salta y, por tanto, de la jefa comunal Bettina Romero.

«No es conveniente en estos momentos un aumento del boleto, el municipio se opone a dicha suba porque considera que no es oportuno. La empresa tiene que hacer un esfuerzo por los vecinos ante la difícil situación que se vive producto de la pandemia por Covid-19», manifestó Calmenaje al respecto.

SAETA S.A., que es la prestataria del transporte público en Salta, pidió a la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT) un incremento del boleto de 35 a 40 por ciento, con lo cual el coste de viajar en Capital pasaría de 25 a 40 pesos. Aunque esa suba significaría una disparada aún mayor para viajes hacia otros municipios. Por ejemplo, un boleto hacia o desde Chicoana cuesta $60, a El Carril, 50 pesos, y a La Caldera, casi 40 pesos.

Antes: Transporte público: SAETA pide aumentar unos $10 el boleto en Capital

Desde la empresa que presta el servicio del transporte público desde 2005 argumentan que la suba se debe al incremento de los costos y la caída en la recaudación producto de la menor circulación de personas durante la pandemia.

La decisión final quedará en manos de Marcelo Ferraris, presidente de la AMT, y más precisamente del gobernador Gustavo Sáenz, quien definirá la relación con la prestataria respecto a los subsidios que recibe (además de los ingresos por el cobro del boleto y partidas nacionales).

Sin embargo, el incremento solicitado por la empresa supera la proyección de inflación del Gobierno de la Nación, la cual se prevé en torno al 29% a fin de año. 

Por lo pronto, la intendenta capitalina ya puso reparos a un aumento que afectará a la población en plena crisis económica-social-sanitaria y, además, en año electoral. De manera tal que se diferencia de Grand Bourg, al menos en la cuestión del aumento del boleto en Saeta, y mete presión en la coalición de gobierno.

La audiencia pública se realizó en el complejo municipal «Juanillo López» de Campo Quijano y contó con la exposición de 13 personas referentes de distintas entidades.

Más reclamos

Calmenaje también planteó reparos a la prestación del servicio haciéndose eco de «la cantidad de reclamos» de la ciudadanía. «Pedimos que se garantice la información previa cuando se pretenda modificar el recorrido de los corredores, para evitar que se vean afectados los vecinos. Se debe garantizar el acceso al servicio público de transporte», sostuvo.

Otro de los puntos en cuestión fue el sistema de pago que comprende la prestación del transporte público. Hasta ahora SAETA cobra subsidios estatales por kilómetros recorridos y no por personas transportadas. Para Nicolás Zenteno, abogado y titular de la ONG «Protectora», se trata de un esquema que «beneficia al empresario y perjudica al usuario».

«Vemos que este sistema que establece el pago por kilómetro lo que hace es traer una certidumbre hacia los empresarios y a la vez encarecer las prestaciones hacia el usuario«, explicó Zenteno a El Tribuno.

De todas maneras, la audiencia pública- que no fue tan pública ya que no se garantizó la cobertura periodística de las exposiciones- no es vinculante. Esto es, los reclamos contra la suba del boleto sólo podrían influir en las decisiones a voluntad de las autoridades gubernamentales.

Instagram did not return a 200.