Avanza el proyecto que habilita la recusación a jueces por falta de perspectiva de género

La iniciativa de la senadora kirchnerista Fernández Sagasti modifica la normativa vigente con el objetivo de establecer nuevos parámetros como causales de recusación a jueces y fiscales. El bloque Juntos por el Cambio ni siquiera participo de la reunión. Si la norma estaba vigente años atrás, se podría haber recusado al juez Mariscal Astigueta y al fiscal Armando Cazón por el caso «Juana».

La Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado de la Nación firmó dictamen de mayoría para tratar el proyecto de ley que modifica causales para la inhibición, recusación y excusación de jueces y fiscales en casos en los que manifiesten posicionamientos contrarios a la perspectiva de género.

“Me hubiera gustado poder discutirlo, poder explicarlo y dar testimonio con distintas sentencias judiciales a lo largo y ancho del país porque entendemos que este proyecto de ley no solamente es necesario, sino también es urgente”, sostuvo la senadora Anabel Fernández Sagasti (Frente de Todos-Mendoza).

Fernández Sagasti hizo referencia a la ausencia del interbloque Juntos por el Cambio, cuyos integrantes no quisieron dar quórum para que la reunión avanzara, y recordó que es oportuno tratar la iniciativa ya que forma parte de la ‘Reforma judicial feminista’ que reclamó el movimiento de mujeres el Día Internacional de la No Violencia Contra la Mujer.

El texto modifica artículos del Código Procesal Penal Federal, del Código Procesal Penal Nacional y de la Ley de Violencia contra las Mujeres para garantizar procesos judiciales que respeten la perspectiva de género y no discriminen. “Algo que es sentido común; no creo que nadie en su sano juicio pueda estar en desacuerdo”, consideró la senadora kirchnerista autora del proyecto.

“A través de esta legislación se pone un granito más para seguir combatiendo esta cultura patriarcal que nos mata, que nos revictimiza, que hace que el 87,4% de los casos de abuso sexual en la niñez y adolescencia no se denuncian porque las mujeres no creemos en la justicia”, argumentó Fernández Sagasti tras citar casos testigos.

En ese sentido, la senadora del Frente de Todos mendocino ha calificado al Poder Judicial como un poder “viciado, corporativo, elitista, misógino y patriarcal” porque muchos de sus integrantes aplican en sus sentencias criterios que son discriminatorios para las mujeres y el colectivo LGBTQ.

La senadora oficialista puso de ejemplos casos como el ocurrido en 2012 en Chubut, cuando una joven de 16 años denuncio haber sufrido una violación grupal. El caso fue dilatado en el tiempo hasta que el Poder Judicial dispuso la condena solamente a tres de los seis acusados y absolvió al resto, razón por la cual la victima recurrirá a la Corte Suprema.

Para poner un ejemplo salteño, con las modificaciones propuestas ahora se podría recusar al juez Héctor Mariscal Astigueta– quien negó el acceso a un aborto a una nena wichi con retraso madurativo que fue violada por un grupo de criollos- y también para el fiscal Armando Cazón.

Facebook Comments Box
Instagram did not return a 200.