Autoayuda y espiritualidad: la filosofía de Cánepa y Villada

Los ministros de Educación y de Gobierno ensalzan en sus redes sociales conceptos de pensadores de todo el mundo, al estilo de Mauricio Macri con Ghandi. ¿Practican tan buenas reflexiones en su gestión? La proliferación de frases rimbombantes y reflexiones improductivas.

Por Paté Moritai

Para hacer política hay que buscar los canales de expresión y, así, persuadir a la sociedad, que en definitiva son quienes deciden en cada elección el conjunto de personas de carne y hueso que llevarán adelante esas aspiraciones cotidianas de una mejor vida.

En ese afán por simpatizar con la ciudadanía, quienes cumplen un rol en la función pública o bien aspiran a hacerlo navegan por distintas estrategias de comunicación. Al mismo tiempo, deben sortear con la despolitización de la sociedad y el estigma que construye percepciones negativas.

Quizás una reacción- acertada- es bajar al llano y demostrar que se es uno más en la vida en sociedad. Es decir, “humanizar al político”. Demostrar que es una elección de vida, que se practica con pasión o no, con determinados intereses. Y que todo lo que se haga tiene un propósito. De repente, la política es una lucha de intereses.

Así lo hizo el expresidente Mauricio Macri cuando invocó al gran líder indio Mahatma Gandhi y dijo que les regaló un libro de él a sus ministros. ¿Qué influencia tuvo el pensamiento de Gandhi en la posición de Macri? Ninguna: mientras el primero luchó por la independencia de su pueblo contra los ingleses el otro rendía homenaje al Rey de España diciendo que los líderes de la revolución independentista argentina debieron haber estado angustiados de romper lazos de dependencia con la Corona española.

Los ministros salteños de Educación y de Gobierno también tienen sus pensadores de referencia. En sus redes sociales, Matías Cánepa y Ricardo Villada, respectivamente, hacen publicaciones con frases de grandes pensadores y planteos filosóficos.

“UNUNTU: SABIDURÍA AFRICANA”, se titula un posteo en Facebook Cánepa, quien se explaya en el significado de la palabra “que podría traducirse en la idea de que una persona se hace verdaderamente humana sólo a través de relacionarse positivamente con los demás”. “Es opuesto a la indiferencia del que sólo vive para sí o que desprecia, humilla u odia”, agrega.

En la sinopsis del libro “Ubuntu. Lecciones de sabiduría africana para vivir mejor” señalan que esa actitud sudafricana ante la vida se basa en la creencia de un vínculo humano universal y en la importancia del respeto y la atención hacia los demás. Cualquiera podría pensar que Cultura no forma parte de la cartera educativa, ya que artistas locales continúan reclamando por una política que contenga al sector.

Cánepa también comparte fotos de niños que a cualquiera le causan ternura, o invita a pensar la relación personal con el tiempo y preguntarnos por nuestra existencia. También comparte frases de Siddharta Gautam, Martín Luther King y Mathama Ghandi.

El titular de la cartera Gobierno, Derechos Humanos, Justicia y Trabajo no se queda atrás, pese a tener un rol más activo en la gestión. “Nuestro propósito principal en esta vida es ayudar a otros. Y si no puedes ayudarles, al menos no les hagas daño – Dalai Lama / si tan solo intentaríamos ponerlo en práctica en estos tiempos tan difíciles, todo sería más fácil…”, tuiteó Villada la semana pasada.

Más allá del sentido filosófico, la frase de Villada podría haber estado dirigida de forma directa al senador nacional Sergio “Oso” Leavy, quien achacó dos días antes por la situación sanitaria y pidió a Nación preste atención al impacto de la pandemia en la provincia. El funcionario salteño le respondió que cuando habló de “miserias de la política” se refirió a “la presentación que hizo en la corte de justicia para intentar complicar el accionar de las fuerzas de seguridad provinciales”, a que debía haber coordinado el pedido con la cartera sanitaria local, y otras cuestiones de tinte político. No había mucha intención de filosofar, como lo hace Cánepa.

Al igual que en el caso anterior, cualquiera podría pensar que la cartera que de gobierno que conduce Villada no incluye al Trabajo, la Justicia y los Derechos Humanos. Es que se multiplica la pérdida de empleo sin avizorar un programa de gobierno que sea capaz de llevar aunque sea esperanzas y se suman denuncias por violencia institucional.

Como sea, nadie puede estar en contra de que funcionarios inviten a la sociedad a reflexionar citando a sus pensadores favoritos. Son libres de hacer lo que les plazca. El ex gobernador Juan Manuel Urtubey, como tantos otros, invocó al gurú hindú Swami Paramtej, maestro espiritual al igual que el famosísimo Ravi Shankar.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto para evitar la propagación de la pandemia del coronavirus habilitó, a su vez, la propagación de frases rimbombantes y pensamientos libertarios-reflexivos acerca de la vida. Los que tiran papeles en la calle se volvieron ambientalistas, los que son agresivos con sus parejas piden respeto de sus vecinos, los que se ríen de las personas en situación de vulnerabilidad que cobran una Asignación Universal por Hijo le llevan croquetas a los perros callejeros y así sucesivamente.

Después de todo, cada uno elige a qué pensador y corriente filosófica adherir, como así también qué intereses defender desde la política y como ciudadano al fin. El filósofo popular, docente y divulgador Darío Sztanjnszrajber fue consultado una entrevista con el diario Tiempo Argentino acerca de cómo se vive y se piensa una pandemia. “Es un tema que permite reflexionar montones de cosas. En principio, creo que las situaciones límites potencian lo que uno ya es: si sos un tipo choto vas a ser más choto; si sos un tipo copado, vas a ser más copado. Quizás pueda aparecer algún leve cambio, pero considero que son circunstanciales. No soy muy optimista al respecto”, contestó. ¿Cómo aplicaría ello a los ministros salteños?