Argentina ratificó su postura de que el Mercosur negocie en bloque con otros mercados

Así lo determinó el Canciller Felipe Solá, quien definió a la actualidad de la organización como un «futuro ya no con los límites nacionales sino en una región de casi 200 millones de habitantes»

El canciller Felipe Solá ratificó la postura del Gobierno argentino sobre la necesidad de que el Mercosur encare en conjunto negociaciones con otros mercados, de cara a la cumbre de ministros de Relaciones Exteriores del bloque del 26 de abril próximo, que tendrá a la flexibilización comercial entre los principales puntos de discusión entre los Estados miembros.

«Nosotros creemos que es el momento de unirnos más que nunca. Es el momento de ir mirando con prudencia dónde podemos ayudar, no es el momento de cortarse solos. Esa es la idea que vamos a llevar el 26 a la reunión de cancilleres del bloque», aseguró Solá, quien llamó a defender el «activo muy fuerte» que representa el Mercosur para el desarrollo de los Estados parte.

El canciller indicó que «podemos pensar nuestro futuro ya no con los límites nacionales sino en una región de casi 200 millones de habitantes y casi 12 millones de km cuadrados. Esa instalación social sólo ha sido frenada por la pandemia. La posibilidad de desinstalarlo surge de algunos gobernantes, no de la población», informó el Palacio San Martín, en un comunicado.

Al encabezar este lunes un encuentro organizado por la Fundación Embajada Abierta y la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), Solá planteó la necesidad de que el Mercosur encare en conjunto negociaciones con otros países o bloques comerciales.

Los ministros de Relaciones Exteriores del Mercosur se reunirán el 26 de abril próximo para evaluar una agenda de temas que tiene a la flexibilización comercial del bloque regional entre los principales puntos de discusión entre los Estados miembros.

Los cancilleres de los socios plenos del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) volverán a verse las caras, luego del contrapunto que se produjo hacia el interior del bloque regional a raíz del reclamo del presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, para que se «flexibilicen» las condiciones de comercio de los Estados miembros.

«Hacer política es ponerse de acuerdo con el que tiene otra ideología. Debemos volver a tener la certeza de estar construyendo algo más grande que nosotros», afirmó el canciller al exponer en forma virtual en la reunión que llevó de título: «Política exterior argentina y Mercosur».

«Hacer política es ponerse de acuerdo con el que tiene otra ideología. Debemos volver a tener la certeza de estar construyendo algo más grande que nosotros»

Del encuentro participaron académicos, políticos, diplomáticos como el embajador argentino en EE.UU, Jorge Arguello; el secretario general de la OEI, Mariano Jabonero, el ex ministro del interior chileno Rodrigo Peñailillo; la embajadora de la Unión Europea en nuestro país, Aude Maio-Coliche entre otros.

Acompañado por el jefe de gabinete de Cancillería, Guillermo Justo Chaves, Solá analizó que «el Mercosur no se expande como debería expandirse, pero no solamente por falta de acuerdos comerciales, sino por falta de convicción y problemas de crecimiento que en los últimos años impactan sobre los gobiernos».

En ese contexto, entendió que «las posiciones internacionales empiezan a ser tomadas como posiciones locales, empiezan a dividirnos de afuera hacia adentro. Se toman los temas de otros países como elementos de división interna, y eso condiciona e ideologiza las posiciones externas».

El encuentro virtual de presidentes por el 30 aniversario de la creación del Mercosur evidenció diferencias entre sus miembros con respecto a la política comercial del bloque, a partir del reclamo de Brasil, Uruguay y Paraguay para que los Estados socios pueda entablar acuerdos comerciales directos con otros países o bloques del mundo.

Sobre ese punto, Lacalle Pou sostuvo que su Gobierno «no está conforme» con las condiciones actuales y que genera «frustración» la imposibilidad de avanzar en acuerdos extrarregionales, al considerar que esos límites son un «lastre» y un «corsé» para el desarrollo.

Esas definiciones motivaron la respuesta del presidente Alberto Fernández, que sostuvo que el Mercosur no debe ser una «carga ni un lastre para nadie» e invitó a quienes puedan sentirse disconformes a «tomar otro barco».

En el encuentro, Solá advirtió que «pareciera que el mundo va hacia una regionalización, va a un cierre económico que no sabemos cuánto puede durar, con más prudencia con la cuestión arancelaria y más protección por la cuestión de la pandemia, y al mismo tiempo la posibilidad de acuerdos regionales más fuertes».

Por otra parte, el canciller defendió la propuesta argentina de una disminución focalizada del Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur.

«Creo que vamos a negociar mejor si partimos de un AEC alto y después decidir entre nosotros en conjunto qué aranceles bajar y cuánto bajarlos de una manera realista», sostuvo.

Vía: Télam, agencia estatal de noticias

Instagram did not return a 200.