Aníbal Fernández nunca fue “La Morsa”: operación política-mediática con capítulo en Salta

Cayó otra mentira de Clarín. Esta vez, reveló al pasar que un espía de la ex – SIDE «era amigo» los asesinados en el conocido “Triple Crimen de General Rodríguez”. Fue en el abordaje de un operativo donde participó la DEA y en el cual la cocaína se compró en Salta.

Aníbal Fernández nunca fue “La Morsa”, como se le atribuyó desde Cambiemos y los altoparlantes del multimedios Clarín a días de las elecciones de 2015, de la cual el exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner era candidato a la gobernación de la Provincia de Buenos Aires.

Lo reveló una nota publicada, paradójicamente, por el diario Clarín: “La Morsa” sería un exespía de la ex SIDE, Julio César Pose, quien participó de un operativo antinarcóticos que comenzó en Salta, donde se compraron más de 44 kilos de cocaína.

Pose, un carapintada echado del Ejército, Ramón Ceferino Mendoza– quien hizo de nexo con narcotraficantes en la provincia norteña- y agentes de la DEA estadounidense crearon el llamado operativo “Flor de Acero”.

Ocurrió el 31 de diciembre de 2003, cuando Gendarmería (avisada por la DEA) interceptó un auto con 44 kilos de cocaína. La causa recayó en el Juzgado a cargo del extinto magistrado Claudio Bonadío. Pero recién ahora se conoció que Pose era amigo- según fuentes citadas por Clarín- de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo, las víctimas del conocido “Triple Crimen de General Rodríguez”.

“Pose se fue del lugar sin que nadie hiciera nada para detenerlo. Su presencia ni siquiera fue informada. Él había viajado a Salta para ultimar los detalles del envío de la droga. Instigó y participó del transporte de la sustancia. Incluso un testigo propuesto por su defensa sostuvo que por ese operativo cobró 22 mil dólares de la DEA”, dijo el fiscal Marcelo Colombo.

El triple crimen de General Rodríguez fue en 2008. Sin embargo, en plena campaña electoral, en el programa «Periodismo Para Todos» de Jorge Lanata señalaron que Aníbal Fernández era “La Morsa” para vincularlo al tráfico de efedrina. Por supuesto, se trató de una operación político-mediática que tuvo sus repercusiones adversas para el ahora interventor de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio. En esas elecciones ganó María Eugenia Vidal.

De esta manera, con el paso del tiempo se desarmó una mentira más fabricada por la oposición política y el multimedios de Héctor Magnetto. Ya habían sido desmanteladas, entre otras, la supuesta existencia de cuentas multimillonarias en dólares radicadas en el exterior por parte del diputado nacional Máximo Kirchner y de la exministra de Defensa, Nilda Garré, quienes fueron sobreseídos.

“En Argentina parte de la justicia, de la política y de los medios acordaron difamar y perseguir opositores. Cuando sus mentiras caen los mismos que hacían eso se corrigen como al pasar. Resulta que Aníbal Fernández no era “la Morsa”. En fin…”, replicó el presidente Alberto Fernández al compartir la nota de Clarín en cuestión.