Ambiente negó flexibilización al control de desmontes: el contexto, entre soja e inundaciones

La deforestación no tuvo cuarentena en Salta - Imagen Ilustrativa, Greenpeace

El Secretario de Ambiente dijo que la resolución adoptada recientemente incorpora mayores requisitos para desmontar. «Al manejo silvopastoril se lo piensa siempre como un modelo ganadero y en realidad es un modelo forestal-ganadero», subrayó. ¿Cuál es el contexto? Periodismo de anticipación: en 2019 este medio puso en foco la política ambiental.

Por Emiliano Frascaroli

Una medida de la Secretaría de Ambiente referida a los Planes de Cambio de Uso de Suelo y a los Planes de Manejo de Bosques Nativos para Aprovechamiento Forestal despertó un mar de sospechas en torno a la política ambiental del gobierno provincial. Miles de hectáreas deforestadas en los últimos años, especies autóctonas allegadas a centros urbanos e incendios masivos en distintas provincias completan el panorama.

La resolución, como explicó este medio, exceptúa de la realización de audiencias públicas a las empresas que presenten proyectos con «baja intervención e intensidad sobre el bosque y/o impacto ambiental y social». De igual manera lo hace con las propuestas que quieran aplicar la modalidad silvopastoril inferiores a 1.500 hectáreas netas de intervención inclusive.

Además, la medida aumentó requisitos para quienes pretendan tumbar árboles en una zona de hasta 300 hectáreas, cosa que antes no estaba tipificado, y ahora se exige una Declaración Jurada de Aptitud Ambiental. Por tal motivo, el Ing. Alejandro Aldazábal, a cargo del organismo competente, dijo que la decisión apunta a desalentar los desmontes y fortificar los controles de manera preventiva.

En diálogo con BUUFO, Aldazábal explicó que la resolución se adecua a normativa nacional y convenios internacionales que tienen que ver con el cuidado del ecosistema y que está lejos de ser un aval a la deforestación.

De hecho, el funcionario adelantó que están realizando un registro de los empresarios agropecuarios que tumban los bosques de manera ilegal. «A nadie le gusta estar en un listado público» señaló el titular de Ambiente, quien detalló que han recibido al menos 45 denuncias por tala no autorizada que derivaron en multas. «Si lo hubiesen hecho antes no lo tendría que hacer yo«, ironizó.

Por otro lado, Aldazábal habló de un modelo forestal-ganadero que apuntaría a favorecer a los pequeños productores rurales y campesinos que tienen animales pero les falta lo verde natural que comen. Se trata del aprovechamiento forestal del cual se habló al principio respecto a las 1.500 hectáreas. «Si vos no le das un alimento al ganado que ya está ahí se va a comer el bosque», relató el funcionario tras mencionar que son demandas de los criollos del interior provincial.

Además, el titular de la Secretaría de Ambiente explicó: «Tenes que conservar la estructura de bosques. El 70% de las existencias forestales no podes tocar y tenés que respetar el 30% de las arbustivas en ésa área». «Al manejo silvopastoril se lo piensa siempre como un modelo ganadero y en realidad es un modelo forestal-ganadero. Es decir, vos tenés que conservar el bosque y la regeneración del mismo porque vos también, en determinado momento, podes hacer no solo un aprovechamiento de la pastura con ganado sino también el aprovechamiento del bosque conservando y reestructurando», subrayó.

Fuentes que entienden en la materia explicaron a este medio que de la normativa en cuestión lo más importante es lo que no está escrito; es decir, no especifican qué sucederá con el ordenamiento territorial y las zonas donde está vedada la tala de árboles, una problemática que se profundizó incluso en pandemia.

Al ser consultado al respecto, Aldazábal dijo que están trabajando con el equipo de la Secretaría en el ordenamiento territorial y descartó que pueda haber una recategorización masiva de la Categoría 2-Amarilla, que es la que permite el aprovechamiento forestal pero no así los desmontes. Mencionó, sí, a la zona del dique Cabra Corral, en Coronel Moldes, como posible escenario de cambio de categoría.

Críticas

Sobre las críticas a la medida el Secretario de Ambiente dijo que el origen puede ser la falta de información o una lectura que no se profundizó. Así, el funcionario dijo que pudo haber pasado que no se conocía que antes no se pedía la DDJJ de Aptitud Ambiental para deforestar zonas de hasta 300 hectáreas.

No obstante ello, una docente universitaria que trabaja desde hace varios años en la temática ambiental explicó a BUUFO que hay un aval a desmontes encubierto. Esa teoría fue ratificada por de la organización ambientalista Greenpeace. «La provincia, al quitar las audiencias públicas y los estudios de impacto ambiental para la mayoría de los agropastoriles, hasta 1.500 hectáreas dice la resolución, lo que está haciendo es quitándose obstáculos del medio para poder continuar su política de deforestación sin control«, espetó Noemí Cruz, referente de la ONG en Salta, en el programa «Así estamos» de FM La Patriada.

En contexto

El cuidado al medio ambiente recobró importancia llegada la pandemia de la Covid-19. La paralización de actividades y la consecuente baja de circulación de personas derivaron en que muchos animales recorrieran zonas antes sólo transitadas por humanos. Al mismo tiempo, la crisis climática adquirió especial sentido en Argentina: unas 200 mil hectáreas se incendiaron y hasta ahora se intenta frenar la propagación de los focos ígneos.

Siguiendo ese marco, lo que está en debate es el modelo productivo. En cada verano, lamentablemente, es común ver las inundaciones en zonas donde se practica el monocultivo de la soja. Soja que, dicho sea de paso, es exportada casi en su totalidad al exterior y que funciona como ariete de las patronales agropecuarias que especulan con el valor del dólar. Tales son los casos de las localidades Apolinario Saravia, Las Lajitas, Luis Burela y General Pizarro.

Te puede interesar: Deforestación, soja e inundaciones: ¿Por qué la primer lluvia afectó tanto al departamento Anta?

En Anta se produce más de la mitad del trigo, el maíz y la soja del total provincial, según una publicación de la Bolsa de Comercio de Rosario. Fue allí donde, en 2018, una brutal inundación obligó a que unas 400 personas sean evacuadas. Por aquel entonces, quien suscribe este artículo apuntó que si bien la incursión en el monocultivo no necesariamente conlleva la tala indiscriminada de árboles, son prácticas que lamentablemente se volvieron inseparables. Lo cierto es que el agua no penetra: corre y arrastra esperanzas.

La deforestación del Chaco Salteño 2004-2015”, un informe elaborado por Andrés Leake, Omar Enrique López y María Cecilia Leake para la Fundación Refugio en base a la convocatoria de audiencias públicas, señaló que la superficie deforestada a causa de proyectos para el cambio del uso del suelo (PCUS) alcanzó a 1.252.978 hectáreas de las cuales un 36% se concentró en Anta, un 24% en San Martín y un 20% en Rivadavia.

Este año, la organización ecologista denunció que entre el 15 de marzo y el 15 de abril se desmontaron 6.565 hectáreas en todo el país, de las cuales 1.194 fueron tumbadas en Salta. Completaron el mapa con mayor deforestación Santiago del Estero y Chaco. La ONG señaló como uno de los casos más graves las 130 hectáreas taladas en la finca San Francisco, ubicada en el departamento San Martín, cuyo propietario es Ignacio García del Río, presidente de la Sociedad Rural de Salta y miembro de la Asociación de Productores de Granos del Norte. «Los desmontes en dicha estancia ya habían sido denunciados por Greenpeace en 2013″, explicaron.

Conclusiones

Así las cosas, huelga repetirlo, lo que está en boga es un modelo productivo. El escenario actual respalda toda sospecha que surja de políticas ambientales adoptadas por los distintos gobiernos, las cuales están bajo la lupa ya no sólo de organizaciones ambientalistas sino también de la ciudadanía toda que ha padecido las consecuencias de la crisis climática. Quizás esas suspicacias que generó la resolución de Ambiente se deba a un problema de comunicación, puesto que «blanquear» desmontes no puede acarrear buena imagen más allá de quienes hacen lobby por sus negocios.

Sin embargo, ya en diciembre de 2019, cuando se supo que el extitular del PRO Martín De los Ríos sería Ministro de Producción, el colega Carlos Córdoba advirtió que la política oficial de la cartera tomaría un rumbo hacia la primarización de la economía vía explotación de recursos naturales más que en el industrialismo. «Habrá que estar atentos a la política respecto al cuidado de los bosques nativos y el avance de la frontera agrícola y las (des)regulaciones en el sector minero y el del litio. Los recursos naturales de la provincia despiertan interés global», agregó. Y así fue.

De momento, «alejado» de la política partidaria y en un silencio estratégico, De los Ríos baja línea a sus funcionarios: «Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada». Se trata de una frase de Juan Domingo Perón. Más bien el ministro debería leer- y recomendar su lectura- el mensaje que escribió el expresidente en su exilio en Madrid, España, cuyo título fue “Mensaje a los Pueblos y Gobiernos del Mundo» y que en su primer párrafo decía así: “Creemos que ha llegado la hora en que todos los pueblos y gobiernos del mundo cobren conciencia de la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medioambiente y la biósfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobrestimación de la tecnología. Es necesario revertir de inmediato la dirección de esa marcha, a través de una acción mancomunada internacional”.

Instagram did not return a 200.