A días de cerrar alianzas, se reaviva la interna en el Frente de Todos salteño

Sergio Leavy (PV) y Verónica Caliva (PTP) en campaña para las elecciones de 2019 - Foto: P12

Referentes de cuatro partidos, por un lado, y el Partido de la Victoria, por otro, reservaron el nombre de la coalición nacional. Acusaciones cruzadas en el espacio.

El domingo se conoció una alianza electoral que ha pedido reservar el nombre «Frente de Todos» para las elecciones provinciales que por ahora están previstas para el 4 de julio y que, además, deja afuera a otros partidos que se identifican con ese proyecto en Salta.

Tal acuerdo fue suscripto por Diego Arroyo del Partido Kolina, Daniel Escotorín de Unidad Popular, Elia Fernández del Frente Grande y Nerina María Rivera del Partido del Trabajo y el Pueblo.

La noticia corrió como reguero de pólvora y reavivó la interna en el peronismo-kirchnerismo salteño. Es que, dicha alianza dejó afuera, por ejemplo, al Partido de la Victoria y al Partido Felicidad. Ambos espacios tienen funcionarios en el orden nacional que han sido electos por el voto o bien designados desde Casa Rosada.

Desde el PV sostienen que son la columna vertebral del Frente de Todos y por eso también reservaron el nombre del armado para la compulsa electoral ante la Justicia Electoral.

Para fundamentarlo recuerdan que su referente, el senador nacional Sergio «Oso» Leavy, protagonizó la ruptura del por entonces «Frente para la Victoria» con el exgobernador Juan Manuel Urtubey cuando éste se mostró cercano a Mauricio Macri en el 2017. Allí se conformó «Unidad Ciudadana«, la plataforma que lideró Cristina Fernández de Kirchner y que en la provincia encabezó Leavy.

Más adelante, en 2015, se conformó el Frente de Todos ya con la incorporación del Frente Renovador de Sergio Massa y la candidatura a presidente Alberto Fernández. A esa alianza se acoplaron los partidos salteños que ahora protagonizan la interna y sus referentes ocuparon distintos lugares, siendo Leavy el armador.

El PV quiere ratificar su conducción en el espacio y sus dirigentes ponderan los votos cosechados en las últimas elecciones. También aducen oportunismo político de los partidos que presentaron «por afuera» la inscripción como FdT y deslizan que detrás de la jugada estaría el saenzismo, como lo dijo Daniel Velázquez de la agrupación Azul y Blanca en el programa Sapo de Otro Pozo (FM Noticias 88.1).

En cambio, referentes de Kolina, UP, FG y PTP salieron a defender su decisión. “Nunca hubo una discusión franca en torno a cómo y quiénes podían encabezar las listas. Entonces sentíamos que estábamos llegando a un punto en donde la intención de ellos era no abrir el juego ni entender la nueva realidad política en Salta”, señaló Escotorín de UP en diálogo con el programa de Cuarto Oscuro (FM La Cuerda).

Escotorín se refirió tácitamente a Leavy y al dirigente José Vilariño, mencionó el «desastre electoral del 2019» y sostuvo que «no hay intención de diálogo ni de acuerdos, simplemente la pretensión de un partido de imponer sus criterios y sus candidatos«. «No se estaban cumpliendo acuerdos y hay clara voluntad de no hacerlo. Bueno, nos sentimos manoseados», subrayó.

Por su parte, Arroyo puso reparos a lo que considera un acercamiento entre el Gobierno Nacional y el mandatario salteño Gustavo Sáenz. «Nosotros, los compañeros y compañeras de Salta, que somos los que vivimos y pisamos acá viendo la neceisdad de la gente y viendo qué es lo que hace el Gobierno actual, tenemos que ser escuchados», sostuvo.

«El otro día vino el compañero ‘Wado’ De Pedro (Ministro del Interior), se sentó con el Gobernador y a nosotros nos dijo: ‘ustedes tienen que ir a una interna y competir con Sáenz’. Y me parece que su error fue no sentarse con los partidos que tienen una representación política dentro del Frente«, agregó el referente de Kolina en diálogo con Así Estamos de FM La Patriada.

Como sea, la interna en el FdT salteño está al rojo vivo. Será el Tribunal Electoral- que preside el Juez de Corte Guillermo Catalano– el que defina a qué espacio le corresponde la reserva de la inscripción de la coalición, o bien la madurez a la que pudieran llegar sus referentes políticos para dimitir en una disputa judicial que podría tener un revés para todos.

Instagram did not return a 200.