Urtubey en 2008: “Hemos decidido cambiar esos viejos tiempos por tiempos de esperanza”

En el primer año de su mandato, el gobernador brindó un discurso de apertura de sesiones en el cual destacó el rumbo económico del kirchnerismo, señaló la importancia de invertir en educación, prometió transparentar la administración pública, se posicionó en defensa de los bosques nativos y apuntó a la necesidad de disminuir la pobreza e indigencia.

Por Emiliano Frascaroli

Hoy será el último discurso del gobernador Juan Manuel Urtubey en la Asamblea Legislativa que inaugura el período de sesiones en el parlamento local. Luego de tres períodos al frente de la Provincia, realizamos una breve reseña de su discurso de hace 11 años y contraponemos algunas cifras y situaciones de actualidad.

Nadie quiere cambiar si está conforme con lo que tiene”: en 2008, Urtubey destacó que los salteños elegimos un cambio de gobierno con la esperanza de disminuir las desigualdades. Por entonces, el mandatario asumió dentro del espacio político que lideraba Néstor y Cristina Kirchner, oportunidad en la cual resaltó la expansión de la economía nacional en un 50% y la reducción de la pobreza, indigencia y desocupación, aunque señaló que “la pobreza se afianzó sembrando desesperanza en nuestros niños, en nuestros jóvenes, en nuestros abuelos y en miles de familias”.

Urtubey llegó a Finca Las Costas en una época de bonanza económica nacional que, sin embargo, recibía el cimbronazo de la crisis económica-financiera internacional. En sintonía con el proyecto a nivel país, el gobernador puntualizó la necesidad de expandir el Estado entendiendo a éste como el ordenador de la vida en sociedad, citó a Juan Domingo Perón y Arturo Jauretche y destacó la ruptura con el Fondo Monetario Internacional que “consolidó nuestra soberanía e independencia económica”.

“Queremos ser la Salta en la que cada niño es educado en nuestras escuelas y sanado en nuestros hospitales. La Salta en la que cada mujer y cada hombre tienen un trabajo digno que le permite volver a su hogar, al calor de su familia, con la frente alta. Queremos que Salta la linda sea también Salta la justa”, dijo en su momento.

Urtubey enfatizó sus críticas a la administración de Juan Carlos Romero desde el eje Educación: “Nos encontramos con docentes mal pagos, establecimientos escolares sin mantenimiento y una situación social que ya les describí: familias sin los recursos mínimos para dar a sus hijos los útiles necesarios para asistir a clase”. Pero repitió la represión a la protesta social en varias oportunidades.

Te puede interesar: Violenta represión y detención de docentes en Cafayate

Como si fuera un espejo de la actualidad, en 2008 ya se hablaba de las inundaciones y, por tanto, de la necesidad de llevar adelante “la construcción de las defensas y obras hídricas necesarias para prevenir estas catástrofes”.

Asimismo, Urtubey anunció el compromiso en la defensa de los pueblos originarios, los bosques nativos, la apuesta a los sectores productivos locales, la refundación de la administración pública, “una verdadera reforma política” sin asistencialismo a los pobres y la mejora de nuestra justicia.

Deforestación, soja e inundaciones: ¿Por qué la primer lluvia afectó tanto a Anta?

Actualidad

Los tiempos son otros. El signo político de Urtubey cambió al compás del recambio en el Poder Ejecutivo Nacional: abandonó al kirchnerismo y aportó “gobernabilidad” a Cambiemos. Y si bien desplegó un plan de gobierno teniendo en cuenta la fiscalización de los municipios, la pobreza estructural en muchos de los Departamentos sigue vigente.

La pobreza en Salta trepó al 37,7% al cierre de 2018, según informó el Indec. El crecimiento estrepitoso de la desigualdad fue impulsado por políticas económicas de Nación, aunque no se pueden desligar responsabilidades provinciales cuando legisladores que responden al espacio que lidera Urtubey (Kosiner y Zottos en Diputados y Urtubey y Fiore en el Senado) dieron luz verde a decisiones contrarias a los intereses de las mayorías, por caso la Reforma Previsional y el último Presupuesto.

Presupuesto 2019: Salta pierde $4.000 millones, pero Urtubey quiere “ayudar” a Macri

En tantos años no ha habido una industrialización que haya permitido crear trabajo y, así, lograr independencia en la generación de recursos que contribuyan al mercado interno. Sí, por ejemplo, se llevaron a cabo medidas atendiendo a la territorialización de las instituciones públicas de las distintas carteras, aunque hayan tenido serios problemas en la comprensión de las necesidades de las distintas culturas, con claras falencias en el respeto a los pueblos originarios. Aún existen familias que no tienen acceso a los servicios públicos, un derecho humano fundamental para la autodeterminación de los pueblos.

La apuesta a las economías regionales que prometió Mauricio Macri no llegaron nunca; la expansión de la frontera agrícola y la falta de infraestructura están a la vista cuando se producen inundaciones en zonas donde se ha deforestado a gran escala. La inversión en Educación no logró sortear las necesidades de la comunidad y el Poder Judicial continuó su cause, con un recambio importante de nombres y creación de tribunales en la Provincia. Previa finalización del mandato, Urtubey realizó movimientos que encendieron duras críticas, como ser el recambio en la Corte de Justicia de la Provincia.

Urtubey postuló a López Viñals a La Corte de Justicia

Urtubey mantuvo su postura respecto al FMI luego de que Cambiemos decidiera adquirir un préstamo que compromete la independencia económica y la soberanía política. En su reunión con el staff del Fondo mencionó que la realidad es la que mandará la rediscusión o no del acuerdo en un próximo gobierno.

En materia de práctica política demostró tener cintura para conducir su espacio sin muchas alteraciones; expandió su territorialidad afianzando vínculos con caciques comunales; sedimentó acuerdos claves que le permitieron sostener el poder político; y se permitió bendecir y bajar el pulgar a quien considerara necesario.

Aquél romerismo defenestrado y sepultado en la historia en abril del 2008 vuelve hoy a las filas de un programa conjunto de gobierno a sabiendas de la necesidad de que los administradores provinciales durante los últimos 24 años deben coincidir para retener.

Ahora el gobernador salteño aspira a la Presidencia de la Nación con el peronismo federal, sin querer competir en las internas con candidatos alineados a Cristina Kirchner, al menos hasta el momento. Si los resultados- o las encuestas- no le favorecen, intentará buscar una vía alternativa para seguir en la arena política con años de carrera en su porvenir.

Con las expectativas sobre la mesa, resta mucho para analizar los once años de gobierno de un Juan Manuel Urtubey que supo aplicar y expandir su poder, que no titubeó para criticar a quienes lo apadrinaron y que atraviesa una realidad económica-social que invita a lanzar duras críticas por las desigualdades vigentes. Muchas promesas incumplidas. Y mucha esperanza de cambios, tal como en el 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *