UNSa: la toma del Rectorado llegaría a su fin en las próximas horas

El malestar en la comunidad es cada vez mayor. Existen múltiples trámites que se retrasaron tras la prohibición del ingreso al edificio central. Los gremios estudiantiles no forman parte activa de la toma.

Por Emiliano Frascaroli 

Luego de 14 días de acampe en el edificio central de la Universidad Nacional de Salta, estudiantes podría resolver el fin de la medida de fuerza. Es que la radicalización de las posturas hacia dentro provocó el descontento de gran parte de la comunidad universitaria que se vio afectada por la demora en la tramitación de distintas causales. Tras un fuerte rechazo al cierre de puertas, ahora sí se puede pasar a las bibliotecas. Los gremios estudiantiles de las seis facultades convocaron a una asamblea la próxima semana.

Representatividad

Los Centros de Estudiantes, es decir el gremio que representa al estudiantado, no participan formalmente de la instancia. Sostienen serias diferencias con la metodología implementada aunque participan de las marchas y las clases públicas acompañando la lucha docente.

“No hay ninguna representatividad. Es más, desconocen todo tipo de representatividad ajena a ellos”, dijo al respecto el vicerrector de la casa de estudios, Edgardo Sham. “Es un conflicto y una controversia al no reconocer cuáles son las autoridades legítimamente elegidas en la universidad”, agregó el ingeniero. (Audio gentileza de César Lazo de El Intra e Ignacio Carrizo de Canal 7).

Antes: Panorama UNSa: rechazo a la oferta del Gobierno y toma total de Rectorado

En rigor, las conducciones de los seis gremios estudiantiles (Ingeniería, Ciencias Exactas, Ciencias Naturales, Ciencias de la Salud, Humanidades y Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales) convocaron a una Asamblea para la semana próxima. Será el martes 18 a partir de las tres de la tarde en el Anfiteatro G-400.

Descontento

Una caja de vino sobresaliendo por la ventana del edificio; ofuscaciones verbales a estudiantes que se acercaban por alguna petición concreta y terminaban acusados de “individualistas”; planteos utópicos como el “No al FMI” y una fuerte campaña contra la Iglesia (capilla). Esas son algunas perlitas que acarrea la toma pacífica del Rectorado de la casa de estudios que, paradójicamente, son ampliamente cuestionadas en las redes sociales.

Con el pasar de los días el selecto grupo de estudiantes afincados en el Rectorado- con mayoría de la Facultad de Humanidades- se ganó el rechazo de gran parte de la comunidad.

“Nosotros nos enteramos de la toma por los medios. Cuando nos acercamos a acompañar vimos que había intereses personales y que no se escuchaba el reclamo de los compañeros que no estaban de acuerdo con alguna decisión”, dijo a Buufo un estudiante de Ciencias Económicas. Y agregó: “Nunca estuvimos de acuerdo con el cierre de las bibliotecas”.

La clausura del edificio central derivó en que se afecten- según indicaron autoridades de Rectorado- el pago de aportes y contribuciones a la Obra Social de la Universidad, el depósito de embargos judiciales incluidas las cuotas alimentarias, la emisión de cheques para compra de insumos para el comedor de estudiantes y trabajadores, el pago de las becas CRISCOS para estudiantes extranjeros y la liberación de fondos para los merenderos estudiantiles.

Te puede interesar: Chau entrada y postre: el comedor de la UNSa recorta el menú a estudiantes

En las últimas horas los representantes de la toma llegaron a un común acuerdo con el gremio APUNSA de liberar el paso a quienes trabajan en el edificio y la apertura de las bibliotecas. Confeccionaron una especie de ‘lista’ con nombres y despachos, al estilo de una vigilancia contrahegemónica. Pero no está todo resuelto.

“Me recibí pero todavía no puedo ejercer porque el título está en trámite. Necesito sí o sí el título. Pero el otro día fui a la UNSa y no me dejaron pasar ni siquiera a preguntar en qué estado se encontraba mi trámite”, explicó a este medio una reciente Licenciada en Nutrición. Su trámite debe ser resuelto por el Consejo Superior y luego transitar las distintas instancias hasta su entrega. Mientras tanto, no puede trabajar.

Lo que viene

La propuesta final de Educación, a cargo de Alejandro Finocchiaro, fue de un incremento del 25 por ciento promedio, sin cláusula gatillo y con un remunerativo no bonificable ‘en negro’. La federación que nuclea a la Asociación de Docentes e Investigadores de la UNSa, es decir la CONADU Histórica, rechazó la oferta salarial del Gobierno de Mauricio Macri. Algunos gremios aceptaron la magra propuesta, aún cuando las proyecciones inflacionarias a fin de año se ubicarán por encima del 40%.

Mañana habrá plenario de la federación docente donde resolverán cómo continúa el plan de lucha en defensa de la Educación Pública. Lo que resuelvan será materia de análisis por estudiantes de la toma que se encaminan a una asamblea gremial que podría resolver suspender la toma del edificio. Según pudo saber este medio varias agrupaciones estudiantiles llegaron a un acuerdo en que la toma debería levantarse y buscar medidas alternativas para “sumar voluntades en defensa de la educación pública”. El tiempo dirá.



2 comentarios sobre “UNSa: la toma del Rectorado llegaría a su fin en las próximas horas

  • el 13 septiembre, 2018 a las 5:04 pm
    Permalink

    Deberíamos movilizarnos todxs los compañerxs como ser una “marcha” dentro de la Universidad. Porque por lo que pelean lxs pibxs es algo real que sucede, pero no es la forma. Las autoridades se lavan las manos, nos ponen en una situación de conflictos entre lxs propios estudiantes

    Respuesta
  • el 13 septiembre, 2018 a las 8:42 pm
    Permalink

    Los muchachos de la toma son antidemocraticos, golpistas y no tienen ninguna representación actualmente.
    Muchos de izquierda y el PO.
    Lamentable. Una izquierda autoritaria y que cree que puede hacer la revoluciòn chavista.

    No ven que lo unico que hacen es dañar a toda la universidad.

    Por suerte la Universidad sobrevive o todo tipo de gobierno e ideología.
    Tienen que dejar la toma.
    Espero que les entre en el cerebro que esta toma ya no ayuda a los docentes ni a ellos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *